Sucesos


Hay justicia con víctima de ‘falso positivo’ en El Carmen

A Israel Mendoza Gutiérrez “lo presentaron como muerto en un supuesto combate con la guerrilla” y 14 años después han sido condenados todos los militares que participaron en ese hecho.

EDWIN TORRES PADRÓN

02 de octubre de 2019 12:00 AM

El impacto por aquella noticia fue tan fuerte que apenas los familiares de Israel Arturo Mendoza Gutiérrez vieron su cadáver vestido con un uniforme camuflado “y con unas botas que brillaban de lo nueva que todavía se veían” dijeron que su muerte era un montaje y que el caso lo iban a llevar a las últimas consecuencias.

Corría el 2005 y los ‘falsos positivos’ salían a la luz pública a nivel nacional. El 20 de agosto de ese año, la Primera Brigada de Infantería informó que la muerte de Mendoza Gutiérrez, de 41 años, fue en medio de una operación militar.

“Como resultado de la llamada operación Omega que se desarrolla contra los grupos armados al margen de la ley que delinquen en la región de los Montes de María, tropas del Batallón de Contraguerrillas de Infantería de Marina No.1 dieron de baja a un presunto guerrillero en combates en el sector de El Aceituno, en jurisdicción del municipio de El Carmen de Bolívar”, decía en aquel entonces el boletín de prensa.

La ejecución extrajudicial del agricultor ha llegado a sus últimas consecuencias. La Sala de Decisión Penal del Tribunal Superior de Cartagena ratificó la condena de 390 meses de prisión (32 años y 5 meses) por el delito de homicidio en persona protegida contra el suboficial Víctor Miguel Salazar Jiménez y revocó la libertad contra otros cuatro militares que hacían parte del Grupo de Reconocimiento Cobra 15 del Batallón de Infantería No. 31 con sede en Corozal, Sucre.

Con su decisión, el Tribunal también declara responsables como coautores del mismo delito a Samir Elías Romero Pérez, Nelson Rafael González Luna, Luis Guillermo Quiroz Jaraba y Edison Corrales Ruiz, y los sentencia a 32 años y 5 meses de prisión.

En su fallo, el Tribunal ordenó la captura de Samir Romero Pérez, Nelson González Luna, Luis Quiroz Jaraba y Edison Corrales Ruiz, toda vez que ellos fueron absueltos en una decisión de primera instancia del Juzgado Promiscuo del Circuito de El Carmen de Bolívar de Descongestión el 12 de noviembre de 2014. Esa decisión fue apelada por la Fiscalía 33 Especializada de la Unidad de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario.

Con la nueva decisión han sido condenados todos los militares que participaron ese día en la muerte de Israel Mendoza Gutiérrez.

La historia

El día que lo mataron, Israel Arturo se levantó más temprano que de costumbre. Según sus familiares, que hablaron unos días después con El Universal, Israel Arturo era un campesino que a diario se trasladaba a la vereda San Rafael, en la vía que va de El Carmen a Zambrano, para cuidar los cultivos de pancoger que tenía en esa zona y así ganarse el sustento para su mujer e hijos.

Ese sábado de agosto de 2005, Mendoza Gutiérrez se trasladó a San Rafael a eso de las 8 de la mañana del sábado. Unos 10 minutos después, se escucharon los disparos.

“De inmediato las tropas de Infantería de Marina que siempre han permanecido cerca formaron todo un escándalo que daba la sensación de que había un combate. Nosotros, al escuchar eso, abandonamos enseguida el lugar y cuando llegamos a la carretera unos infantes de Marina nos montaron en un vehículo para que nos viniéramos, sin saber que había pasado con Israel y el burro donde iba montado a buscar el agua”, relató en aquella oportunidad un testigo.

Uno de los hermanos de Israel contó, por su parte, que una vez se enteraron de la situación empezaron a indagar, asegurando que en horas de la tarde les informaron de un muerto que había sido trasladado por la Infantería de los lados de Zambrano al casco urbano de El Carmen.

“Fuimos a la morgue del Hospital Montecarmelo y nos enteramos que se trataba de él. Pero la indignación más grande me dio fue ver su cadáver vestido con uniforme camuflaje. Eso es un montaje, mi hermano era un humilde agricultor”, señaló esa vez el familiar.

Catorce años y dos meses después, la justicia está de su lado.

  NOTICIAS RECOMENDADAS