Holandés deberá responder por homicidio de su mujer en Isla Grande

17 de junio de 2018 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El responsable del asesinato de la holandesa Durdana Bruijn, a bordo de un velero en Islas del Rosario, podría ser el hombre al que amaba, el padre de sus hijos: Peter Putker.

El crimen de la extranjera ocurrió en el año 2015 y esas sospechas de las autoridades sobre la presunta responsabilidad de Putker por el hecho fueron expresadas por funcionarios desde un principio, pese a que este asegura que fueron “piratas” quienes subieron a su velero y asesinaron a su mujer en medio de un robo.

Y esas sospechas contra Putker se compactaron hace unos días, cuando un equipo de la Fiscalía Seccional Bolívar, entre ellos algunos fiscales, viajó a Holanda.

Los funcionarios llevaron entre maletas un compendio de relación de todos los elementos materiales probatorios que hay contra Putker, sobre quien pesa desde hace muchos meses atrás una circular de la Interpol que le restringe la posibilidad de salir de sus país de residencia, Holanda.

Investigaciones paralelas

La Fiscalía tiene hace algún tiempo los elementos materiales que relacionarían a Putker con el asesinato, pero habría estado imposibilitada de empezar un proceso judicial contra el extranjero por la falta de acuerdos legales o tratados de extradición entre Colombia y Holanda.

Pero eso, precisamente, es lo que está tratando de resolver la Fiscalía Seccional Bolívar con el grupo de funcionarios enviados a Holanda.

Está buscando las maneras legales de poder procesar a Peter. Hay que recordar que la policía de Holanda también inició un proceso de investigación contra él.

Seis meses después del asesinato de Durdana, miembros de la policía de ese país llegaron a Cartagena y realizaron una inspección técnica en el “Lazy Duck”, el bote en el que estaban los esposos holandeses cuando ocurrió el asesinato.

Esa información que recolectaron sirvió para que en Holanda se esté llevando un proceso investigativo contra Peter, paralelo al que se hace contra este en Colombia.
La Fiscalía tiene gran recaudo probatorio contra Putker, habrá que esperar qué se resuelve en las conversaciones con las autoridades de Holanda.

Horror en el paraíso

Durdana tenía 54 años y en el 2015 decidió salir de Holanda para hacer una travesía junto a su esposo Peter, un veterinario retirado. Zarparon en su velero “Lazy Duck” (pato perezoso), y dieron marcha. La búsqueda de aventuras los trajo hasta Colombia, haciendo un recorrido por hitos turísticos. El 15 de septiembre de 2015 llegaron a la bahía de Cartagena, provenientes de Santa Marta.

Solo cuatro días después, fondearon su nave en Isla Grande, sector Bahía de Las Mantas. Peter dijo a las autoridades colombianas que en la noche tenía preparada una cena romántica para su mujer, cuando al barco subieron cinco sujetos encapuchados y lo golpearon en la cabeza. Al despertar y salir a la proa, encontró a su mujer muerta. Indicó que se trataba del ataque de piratas y que le habían hurtado varios elementos. Sin embargo, las autoridades tuvieron dudas, pese a que Peter indicó que varios elementos de valor habían sido robados por los delincuentes.

“Pese a lo que dijeron las autoridades en un principio, sabemos que en ese sector de las islas sí puede haber piratas, como pasó hace un par de meses -a principios de julio de 2016- cuando intentaron atracar a una pareja de españoles que estaban en su yate en ese mismo sector”, puntualizó en su momento el abogado defensor de Putker.

Luego de la muerte de Durdana, el velero en el que ocurrió el hecho quedó a disposición de la Fiscalía Seccional Bolívar y quedó anclado en la bahía, junto a la estación de Guardacostas de la Armada en Bocagrande. Seis meses después, investigadores de la policía de Holanda llegaron a Cartagena y realizaron una inspección al velero, para tener sus propias conclusiones en la indagación que empezaron contra Putker.

Con rastros de piel en las uñas

Luego de la muerte de Durdana Bruijn, se conoció que el cadáver de esta tenía rastros de piel humana en las uñas. Ello indica que se habría enfrentado a su agresor o agresores. Sin embargo, las autoridades aún no revelan los resultados de dichas pruebas o si han sido comparadas con muestras de ADN de Peter Putker.

Aunque en un principio las autoridades indicaron que había sospechas sobre Peter porque en el bote hallaron todas sus pertenencias, este explicó en una entrevista exclusiva con este medio que los sujetos que subieron a su barco sí se llevaron varios elementos, entre ellos una cámara y lentes de cámara.

La vida de Peter en Holanda

En el 2016, pudimos conversar con Nienke Boerdijk, esposa de Roderick Putker, hijo de Peter y Durdana. Ella explicó cómo siguió la vida de Peter en Holanda, luego de la muerte de su esposa.

“Está ocupado con la familia. Visita a sus familiares y a los de Durdana. Su preocupación ahora son sus hijos, está pendiente de ellos todo el tiempo, apoyándolos en todo lo que puede. Pero, también está estudiando. Así mismo, sigue preocupado porque haya justicia y por saber cómo va la investigación por el asesinato de su esposa. Quiere que atrapen a los hombres que le hicieron eso”, indicó Nienke en ese entonces.

Así mismo, Roderick señaló que creen en la inocencia de Peter y que este tiene todo el apoyo de la familia. Cree en la versión que indica que ladrones subieron al bote y mataron a Durdana. “Después de todo este tiempo aún tenemos esperanza en que las autoridades van a detener a los asesinos de mi madre. Hasta este momento, la investigación no está finalizada. No importa si tenemos mucho o poco dinero, fue un acto inhumano, punto. Vamos a seguir con la búsqueda de los responsables, no solo para nosotros, sino también para los habitantes de la Islas del Rosario”, indicó Roderick.

Regresó a Cartagena

En abril de 2016, casi siete meses después del crimen de Durdana Bruijn, su hijo Roderick regresó a Cartagena para, por primera vez, llegar a la Bahía de Las Mantas, en Isla Grande, e inspeccionar la zona donde mataron a su madre.

Estuvimos con él, acompañándolo en ese recorrido doloroso. Tuvo la oportunidad de ir por su cuenta a casas de lugareños a preguntar si el día del asesinato habían escuchado algo raro, alguna discusión entre Peter y Durdana, pero con quienes habló le indicaron que cerca había un festejo y que esa noche no notaron nada raro.

Roderick comentó que creía firmemente en la versión de su padre y que no había motivos para que este intentara agredir a Durdana. Hay que recordar que en un principio un vecino, quien no se quiso identificar, indicó a este medio que a lo lejos había visto a Peter y a Durdana en el bote. Que Peter manoteba y que todo parecía indicar que, presuntamente, estaban discutiendo.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS