Sucesos


Investigan crimen de carnicero

REDACCIÓN SUCESOS

07 de agosto de 2012 12:01 AM

“Mamá no dejes que me muera. Mamá ayúdame mamá. Ayúdame que me muero”. Eso fue lo que le gritó a Edith Guerrero su hijo, Alfonso Barrios Guerrero, segundos después de que el parrillero de una moto lo tomara desprevenido en la entrada de su carnicería y le diera tres balazos entre pecho y abdomen.
Cuando Edith salió a ver qué pasaba halló al carnicero tendido en el piso y agonizando. Los dos delincuentes huyeron y luego vinieron los gritos y el llanto.
La esposa de la víctima, de 34 años, salió casi de inmediato y la tomó en sus brazos. El hombre también le dijo a ella que no lo dejara morir, pero su destino ya estaba marcado con sangre y falleció abrazando a su mujer y madre de sus dos hijos.
Sobre los móviles del crimen aún no hay nada claro. Las autoridades descartan que lo hayan matado para atracarlo y los parientes de Barrios Guerrero aseguran que nunca había tenido amenazas de muerte o problemas personales. El caso se investiga.
Un hombre trabajador
Alfonso nació en Santa Rosa de Lima y su familia cuenta que desde que terminó el bachillerato se puso a trabajar.
Allá mismo conoció a su mujer y formó un hogar con ella, en el que luego vinieron los hijos, que hoy tienen 13 y 11 años.
Los parientes de la víctima cuentan que el hombre tenía su tienda y carnicería, de nombre La Fe en Dios, hace más de seis años.
“Él se levantaba a las 4 de la mañana casi todos los días para recibir la carne de su negocio y algunas veces la iba a comprar al matadero. Era un hombre que no se metía con nadie y solo se le oía gritar cuando espantaba a los perros que se acercaban a buscar sobras en la carnicería”, relata una sobrina de la víctima.
Los parientes del carnicero dicen que en los últimos días lo notaron igual de alegre y despreocupado que siempre, por lo que nunca esperaron que le pasara algo así.
“Hoy- ayer- se levantó un poco más tarde a recibir la carne. En la mañana él siempre está con su hijo menor en los brazos porque el pequeño siempre quería estar con él. Menos mal que ayer, cuando llegaron los sujetos, el niño no se había levantado y no lo tenía en los brazos, sino le dan al niño también”, explica otro familiar. Por el hecho no hay capturas.

  NOTICIAS RECOMENDADAS