Investigan muerte de joven en Escallón Villa

20 de agosto de 2018 07:26 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Una gran incógnita rodea la muerte de Óscar Arrieta Maturana, y sus familiares buscan una respuesta que los ayude a entender lo sucedido.

Eran las 4 a. m. de ayer, y la tranquilidad que tenían los vecinos del barrio Escallón Villa se vio interrumpida de manera abrupta. ¿El motivo? Una persona yacía tendida en el suelo tras caer desde el quinto piso del edificio Antonela, muriendo de manera inmediata.

Una nube de incertidumbre rodea a los familiares del difunto. Ellos no están seguros que él hubiese atentado contra su vida, como se rumora. De hecho, El Chori, como era conocido de cariño, según un pariente, le había dicho a su abuela que iría hoy a pasarse la tarde en casa de ella con unos amigos.

“No creo que haya querido hacer eso, porque él era un niño muy tranquilo y calmado. Ayer (sábado) estuvo donde su abuela y se motiló”, anotó una pariente de Arrieta, mientras lloraba desconsoladamente.

Adicional a esto, manifestaron que las ventanas del apartamento donde él vivía, son muy altas como para caer de manera accidental.

Llegó a las 3 a. m.

Óscar había salido de su casa nuevamente a las 7 de la noche y regresó a su residencia a las 3 de la madrugada de ayer en compañía de su novia, pero esta lo dejó y siguió su camino, mientras él ingresaba al edificio.

“Él saludó de lo más normal a mi compañero cuando llegó. Pero a las 4 a. m. más o menos sintió el estruendo y al ir a ver se dio cuenta que era el muchacho”.

El compañero de habitación también dijo que no se percató de lo sucedido, pues en ese momento se encontraba dormido.

Sin embargo, la novia le habría dicho al compañero de cuarto de Óscar, que lo notó raro la noche anterior al suceso, pero que no sospecharon nada, y que si tenía problemas, los supo disimular porque nadie sospechó nada.

Por el momento las investigaciones por parte de la Sijín avanzan, para esclarecer qué fue lo que realmente sucedió en torno a la muerte del joven.

Arrieta Maturana era licenciado en educación física, y actualmente era el administrador de un reconocido gimnasio de la ciudad.

Deja un hijo de 12 años, que vive en San Andrés con la mamá y tenía cuatro hermanos.

Familia y amigos lo recuerdan como alguien sociable, muy alegre y responsable en sus labores.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS