Sucesos


Investigan triple crimen en el barrio El Rubí

REDACCIÓN SUCESOS

28 de septiembre de 2015 12:00 AM

Por uno, pagaron tres. Eso es lo que indican las investigaciones de la Policía Metropolitana, sobre el asesinato de dos mujeres y un hombre, que ocurrió ayer en la madrugada junto a la Transversal 54, en el barrio El Rubí, en los alrededores de la Bomba El Amparo. Las víctimas son Johana Lagares Hernández, Vanesa María Chinchilla Herazo y Ubaldo Arévalo Roy. Un pistolero los mató a los tres a balazos.

Además de ofrecer una recompensa de $30 millones a quien dé información que conlleve a la captura de los responsables, el general Carlos Rodríguez, comandante de la Metropolitana, señaló que el posible móvil del hecho es una retaliación contra una de las dos mujeres asesinadas. [Lea aquí: 30 millones por información sobre triple homicidio en la Bomba del Amparo]

“Es una posible retaliación contra una de las personas, las otras dos estaban departiendo con ella. Las investigaciones las están haciendo la Sijín con apoyo del CTI de la Fiscalía”, dijo el general Rodríguez. 

SEIS NIÑOS SIN MADRE

De Johanna se conoció que vivía en Chiquinquirá y que deja cuatro hijos. El mayor tiene 10 años y el menor solo seis meses. Sus parientes contaron que trabajaba como mesera en una de las terrazas que está en el sector del Amparo. Adelaida Hernández, su madre, dijo que el sábado Johanna salió de su casa a las 7 p.m. “Ella salió, pero no habló conmigo. Ahora no la volveré a ver”, relató su madre, entre lágrimas. Esta también indicó que su hija se fue al sector donde ocurrió el crimen porque su exmarido la llamó y le dijo que fuera a ese lugar porque le iba a entregar dinero. Lagares estuvo en el sitio hasta la madrugada de ayer, cuando (a las 2 a.m.), se encontró junto a la Transversal 54 con Vanessa Chinchilla, de 29 años, y Ubaldo Arévalo, de 44. Los familiares de este último aseguran que se conocía con las dos mujeres. [Lea aquí: Asesinan a dos mujeres y un hombre en la Transversal 54]

Ubaldo charlaba tranquilamente con las dos, en un sector donde la vida nocturna abunda. La música inundaba el lugar cuando un sujeto a pie sembró el terror. Llegó a donde estaban las tres personas conversando. Sacó una pistola y baleó a una de las dos mujeres. La otra corrió junto a Ubaldo, pero el pistolero no tuvo compasión y los persiguió, dándoles varios balazos.

El pistolero acertó con sus balas, matando a las tres personas de inmediato. Luego, corrió hasta donde lo esperaba otro sujeto en una moto, con el que huyó. Instantes después, miembros del CTI llegaron al lugar y realizaron la inspección técnica de los cadáveres, que fueron ingresados como NN a la morgue de Medicina Legal. Luego, sus parientes los reconocieron.

De Vanessa se supo que residía en San Francisco y que deja dos hijos, mientras que los parientes de Ubaldo revelaron que este se ganaba la vida vendiendo distintos productos, dependiendo de la temporada. “El estaba vendiendo flores ahora, pero ya estaba pensando en vender juguetes por la época de fin de año”, dijo una hermana de este.

Según su hermana, Ubaldo no dormía en la casa familiar porque habían tenido inconvenientes.

“Él tenía problemas con la droga, nunca lo saqué de la casa, él mismo tomó distancia. Ahora dormía donde una tía, pero justo la noche del sábado, la tía no le contestó el teléfono y decidió dormir en otro sitio, cerca de su casa, en el barrio Ternera”, añadió la hermana. Ubaldo no especificó el sitio donde iba a dormir. Conocidos avisaron de su tragedia a sus familiares, que ayer mismo en la mañana llegaron a Medicina Legal a reclamar su cadáver.

La Policía adelanta las investigaciones para aprehender a los responsable del hecho.