Jóvenes se enfrentaron con la Policía en bando improvisado

08 de noviembre de 2012 01:53 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La falta de tolerancia y el caso omiso de las normas vigentes originó los disturbios en el barrio Santa Mónica, sector de la Plazuela, donde se han levantado conjuntos residenciales a los que solo es posible acceder por una única vía que comunica a los edificios con el centro comercial la Plazuela.
En este callejón es normal ver en fines de semana carros parqueados con equipos de sonido y personas departiendo sin mayores inconvenientes. Desde hace algunos años, estas pequeñas agrupaciones de personas se convierten en grandes conglomeraciones de fiesteros que se ponen de acuerdo para celebrar las fiestas de noviembre y continuar los “banditos” internos que se hacen en los conjuntos residenciales de la zona.
Estas fiestas callejeras dependen de dos o tres personas que prestan sus carros con potentes sistemas de audio instalados, e inician verdaderas celebraciones al aire libre.
Lo que inicia como una reunión de amigos prontamente se convierte en una concentración de habitantes del sector y amigos de quienes incitan estas celebraciones privadas, que en la mayoría de los casos no resultan en inconvenientes.
Falta de tolerancia
Lo ocurrido en la noche de miércoles en este sector de la ciudad, según versiones de vigilantes de la zona y agentes de la Policía, inició por el descontento de un grupo de personas que acusaban a la fuerza pública de haberles “dañado” la fiesta, al pedirles a los propietarios de los carros que apagaran sus maquinas y cesaran con un tipo de celebración que no estaba autorizada para estas fiestas de la independencia.
Presentes en la celebración aseguraron que el descontento se generó por la forma en que la Policía solicitó la finalización de la fiesta. Denunciando que había sido de forma hostil y con las armas de dotación desenfundadas. Al ser apagados los equipos de sonido, un grupo de inconformes empezó a tirar botellas contra los agentes y empezar una persecución hacia la fuerza publica, que al ver la reacción de la comunidad, solicitó refuerzos móviles.
Estas versiones se contradicen con las de otras personas presentes en el lugar, que acusan al vandalismo como el desencadenante de los hechos porque en el lugar no se encontraban solamente residentes del sector.
Cadenas por redes sociales
Por medio de cadenas de Blackberry y publicaciones en Facebook, se hicieron invitaciones abiertas a todas las personas que quisieran asistir al “bando de la Plazuela”, lo que generó una gran afluencia de jóvenes que llenaba el callejón de acceso a los conjuntos residenciales.
Versiones oficiales de los hechos indican hacia roses presentados entre residentes del sector y desconocidos, lo que habría generado peleas que posteriormente llegaron a su punto más álgido cuando la fuerza pública dio la orden de finalización de este bando improvisado.
Aproximadamente 20 patrullas motorizadas de la Policía llegaron al lugar para contener los desmanes de los jóvenes que se atrevieron a desafiar a la fuerza pública debido a la ventaja numérica que tenían en el momento. Al ser contenidas las agresiones, las personas presentes en el lugar se dispersaron y la celebración finalizo hacia las 10 de la noche.
Daños y heridos
No se presentaron heridos de gravedad como en otras celebraciones locales que terminaron con graves consecuencias (Lea aquí Riñas y disturbios en Torices dejan más de seis heridos de gravedad). Algunas personas cortadas por la cantidad de botellas arrojadas en el sector fueron las únicas afectadas por los hechos que generaron pánico durante escasos minutos.
Los más afectados fueron los vidrios panorámicos de una papelería del sector y un carro de un residente de torres de la Plazuela, que resultó con ventanas partidas y algunas abolladuras por las botellas lanzadas al aire.
La medida de la Policía Metropolitana de acabar este bando improvisado obedeció a las medidas preventivas que se vienen tomando en la ciudad durante las celebraciones de noviembre, donde la cantidad de personas y el excesivo consumo de licor siempre resultan en riñas callejeras. Razón por la que se han cancelado tradicionales bandos de los barrios (Lea Aquí Prohíben los banditos de San Diego, Las Gaviotas y La Princesa).
Los disturbios no dejaron personas detenidas según informó la Policía encargada de la vigilancia del sector.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS