Sucesos


La cruel muerte de Alex: 30 cuchilladas y lo atropellaron

El asesinato de Alexander Martínez Rubio ocurrió en la madrugada del 4 de noviembre de 2018 en El Pozón, y por ese hecho tres de los presuntos responsables ya están en la Cárcel de Ternera.

EDWIN TORRES PADRÓN

15 de octubre de 2020 12:00 AM

Las fiestas novembrinas apenas comenzaban y Alexander Martínez Rubio no quería perderse los días que antecedían al tradicional festejo cartagenero.

Era el primer puente festivo de aquel noviembre de 2018 y el joven decidió aprovecharlo al máximo junto con su novia. Tras departir toda la noche del sábado y parte de la madrugada del domingo 4 en una fiesta familiar, Alex y su pareja decidieron regresar a casa evitando ser involucrados en una riña que se había formado entre otros invitados.

A la 1 de la madrugada caminaban por la llamada Curva Peligrosa con rumbo al sector Miramar, en el barrio El Pozón, cuando la pareja fue acorralada por presuntos delincuentes que intentaron quitarle el bolso a Alexander. Él enfrentó a los maleantes, cuatro en total, pero en el lance fue acuchillado delante de su novia unas 30 veces, según confirmó días después el dictamen de los peritos forenses de Medicina Legal.

No conforme con eso, dicen las investigaciones de la Fiscalía, los delincuentes le pasaron por encima un carro las tantas veces que pudieron mientras el joven agonizaba en el pavimento.

La novia de Alexander lo vio morir esa madrugada y reponerse de aquellas imágenes violentas no le ha sido fácil.

Casi dos años después de aquel crimen, uno de los cinco que ocurrieron ese fin de semana en Cartagena, la Fiscalía ha logrado judicializar a quienes participaron en la cruel muerte de Alexander Martínez.

Uno de los presuntos responsables, Yordi Andrés Blanco Morales, fue cobijado con medida de aseguramiento por parte de un juez con funciones de Control de Garantías y enviado a la Cárcel de Ternera por el delito de homicidio agravado.

Los otros sujetos que habrían participado con Blanco Morales son Rafael Antonio Romero Martínez, Kevin Cohen Muñecas y Yonifer Martínez Pérez, quienes fueron capturados en un operativo simultáneo el pasado 17 de septiembre. Los dos primeros fueron cobijados con detención en la cárcel, mientras que a Martínez Pérez le dieron detención domiciliaria.

“Lo esperaron”

Las pruebas recolectadas por la Fiscalía indican que esa madrugada del 4 de noviembre “la víctima se encontraba en una fiesta, y tras formase una riña, decidió irse con su acompañante. En el sector conocido como Curva Peligrosa, Rafael Antonio Romero Martínez y Kevín Cohen Muñecas abordaron a Blanco y a su pareja para hurtarles sus pertenencias. En su huida, los presuntos ladrones se escondieron en una reunión privada, cerca al lugar de los hechos.

“Las víctimas del hurto aguardaron afuera, y cuando los dos hombres salieron, los cuatro se enfrascaron en una pelea. Yordi Andrés Blanco Morales, según versiones de testigos, subió a un taxi junto con Yonifer Martínez Pérez, este último como copiloto, para poco después arrollar en, al menos, cuatro oportunidades con el vehículo a Alexander Martínez Rubio.

“El dictamen de Medicina Legal, respecto a las causas de la muerte de Martínez Rubio, evidenció, además de golpes y traumatismos, que la víctima habría recibido 30 cuchilladas por parte de Romero Martínez y Cohen Muñecas”, dice el ente acusador en su reporte oficial.

Así cayó
A Yordi Blanco, según la Armada, lo sorprendieron en el corregimiento de Punta Canoa en cumplimiento de una orden de captura del Juez Cuarto Penal Municipal con funciones de Control de Garantías de Cartagena. “El sujeto de 27 años, al parecer pertenecía al grupo de delincuencia común llamado ‘los Amarillos’ y está sindicado de una presunta participación en varios homicidios en Cartagena. Fue puesto ante las autoridades para su judicialización por el delito de homicidio agravado”, dice la Armada.