Sucesos


La desgarradora muerte de una niña de 7 años que aún está sin respuestas

Hoy se cumple un año del hecho que acabó con la vida de la pequeña Yarelfi en Magangué. A las 2 p.m. hay una marcha de protesta.

EDWIN TORRES PADRÓN

26 de noviembre de 2021 09:00 AM

Ha sido un año difícil para Yadira Mercado, de sufrimiento y de incertidumbre. El silencio ha sido para ella la repuesta de quienes llevan la investigación por la muerte de su hija Yarelfi Paola Jiménez Mercado, baleada en un procedimiento policial que ocurrió hace exactamente un año, el 26 de noviembre de 2020, en el barrio El Tesoro de Dios, en Magangué.

El anuncio de que iban a decomisar las armas de dotaciones de los policías para establecer si alguno de ellos había disparado esa tarde de jueves ha quedado en veremos. Le interesa: Tragedia en Magangué por muerte de niña en persecución policial

Yadira asegura que ni la Fiscalía, ni la Policía se han acercado a ella y a su familia. Dice que el proceso no avanza, no hay capturas y, lo peor, no tienen claro quién acabó con la vida de Yarelfi. “No conocemos la cara de quien disparó. A nadie suspendieron ni han procesado, todos siguen en sus puestos y nadie nos dice nada. Ni siquiera he recibido ayuda sicológica, nadie se ha acercado a mi. Ha sido un año terrible para mi. Yarelfi apenas tenía siete años y me la mataron en el patio de mi casa”, relata Yadira, madre de otros seis hijos.

26 de noviembre
de 2020 murió Yarelfi Jiménez en medio de un procedimiento policial en Magangué.

Para pedir respuestas y celeridad en esas investigaciones hoy habrá una marcha en Magangué, que comenzará a partir de las 2 de la tarde en el estadio de fútbol Diego de Carvajal y finalizará en el parque de Las Américas.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

“La Policía se metió”

Yadira recuerda con precisión lo que sucedió ese día. “Yo estaba preparando el almuerzo, mi esposo estaba en la sala y las niñas jugaban en el patio llenando de agua las bombas de un cumpleaños que habíamos celebrado un sábado antes. En eso se sintió el alboroto. Aún ni sabemos por qué los policías se metieron a la casa de nuestros vecinos para capturar Wilmer Fonseca Centeno”. Lea: Así despidieron a la niña Yarelfi en Magangué

Relata Yadira que Wilmer almorzaba en la vivienda de sus padres cuando llegaron los policías con gases lacrimógenos. Otra versión deja entrever que Fonseca se habría escondido en casa de sus padres tras ser perseguido por los uniformados luego de haber participado presuntamente en un robo.

En medio de ese procedimiento de captura y de confusión salió el proyectil que impactó a Yarelfi en el tórax. “Yo me asomé por la ventana cuando sentí el alboroto. Las calles estaban llenas de policías. De pronto viene otra hija mía y me dice ‘mami, corre, corre’. Yo voy al patio y encuentro a Yare tirada y con los ojos medio abiertos. Ya estaba desmayada y nunca más despertó. Cuando la vi así, sabía que iba a morir”, cuenta Yadira.

Hoy habrá una marcha que comenzará a partir de las 2 de la tarde en el estadio de fútbol Diego de Carvajal.

Tras confirmarse la muerte de la niña en el Hospital de la Divina Misericordia, de Magangué, vecinos bloquearon por varias horas la vía aledaña a la Estación de Policía en el barrio La Esmeralda. El ambiente de tensión se mantuvo hasta altas horas de la noche. A Wilmer lo liberaron veinticuatro horas después y desde entonces reina la impunidad en este atroz crimen que dejó muerta a una niña que jugaba dentro de su vivienda.

El comandante en ese entonces de la Regional 8 de la Policía, general Mariano Botero Coy; y el jefe de la Policía en Bolívar, coronel Tahir Rivera Suescún, se trasladaron a Magangué ante la situación de orden público. Entre las medidas que se tomaron estuvo el decomiso por parte de la Fiscalía de las armas de dotaciones de los policías que participaron en el procedimiento. Lea aquí: Nueva versión sobre el hecho donde murió niña en Magangué

El general Botero indicó que con esa medida iban a identificar al policía que accionó el arma para iniciar en contra de ese uniformado las acciones legales a las que hubiese lugar. Aún los familiares de Yarelfi esperan respuestas.

“No estaba armado”
Wilmer Fonseca, ‘el Pingui’, y a quien supuestamente perseguía la Policía, dijo que no tiene antecedentes. “Mi mamá me fritó unos pescados y me los estaba comiendo en el patio de la casa, que está al lado de la vivienda de la niña. Estaba con mi papá y mis hijos cuando entraron policías preguntando por alguien que se había volado una pared. Les dije que no sabíamos, luego tuvimos una discusión y me agredieron, entonces me defendí porque me estaban ahorcando. Es mentira que estaba armado, yo no uso eso. Ellos me tenían agarrado cuando escuché los disparos”, relató.
  NOTICIAS RECOMENDADAS