La historia de un linchamiento que aún conmociona en Bayunca

10 de julio de 2020 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Un asesinato, tres capturados y un motivo que tiene todas las características de un ajusticiamiento, pese a que nueve meses después no está claro si la víctima, Tomás de Jesús Arias Jiménez, fue responsable del grave acto criminal que le señalaron.

El hecho se remonta a la noche del domingo 6 de octubre de 2019 en el corregimiento de Bayunca, un poblado que bordea la vía de La Cordialidad, entre Cartagena y Barranquilla.

A las 11:30 p. m., tres sujetos irrumpieron violentamente en la vivienda de Arias Jiménez, de 49 años, y tras sorprenderlo mientras dormía, lo acuchillaron tantas veces que pudieron. Su muerte fue en el acto.

Lo que de una vez se rumoró en Bayunca es que al oriundo de San Pedro, Sucre, lo asesinaron con sevicia por presuntamente abusar sexualmente de una niña, de 10 años, que jugaba en uno de los computadores que Tomás instaló en una parte de su casa. Allí tenía un negocio parecido a lo que es un café-internet.

Los supuestos tocamientos de Tomás hacia la menor aún no están comprobados legalmente. La familia de la víctima dijo en su oportunidad que no hubo denuncia como tal.

Lo único que hasta ahora si está claro es que hay ya tres personas retenidas por ese homicidio, que por sus características conmocionó a Bayunca.

La última en caer es Miriam De Horta Cárdenas, de 54 años. El miércoles, en la madrugada, miembros de la Policía Metropolitana de Cartagena la sorprendieron mientras se ejercitaba caminando sobre el kilómetro 15 de la vía La Cordialidad, sector conocido como Pacho Pan. A la mujer le manifestaron en ese momento que es requerida mediante orden judicial por el delito de homicidio agravado.

Según la Policía, las pruebas recolectadas por la Sijín, con apoyo de la Fiscalía 16 Especializada, demostrarían la presunta participación de Miriam en ese asesinato. Ella sería la que habría entregado el arma cortopunzante con la cual fue atacado mortalmente Arias Jiménez.

Por este hecho, la Policía confirmó que ya habían sido aprehendidos Pedro José Correa Villar, de 54 años y esposo de Miriam; y Gaudis Jiménez Murillo, de 26. Al primero lo capturaron el 19 de noviembre del año pasado y al segundo el pasado 18 de marzo. Ambos están presos en la Cárcel de Ternera tras ser cobijados con medida de aseguramiento por un juez de Garantías.

“Estas tres personas fueron capturadas gracias a la labor desplegada por la Seccional de Investigación Criminal e Interpol y la Fiscalía 19 Especializada como los presuntos autores del homicidio por linchamiento de Tomás de Jesús Arias Jiménez, a quien señalaban de realizar tocamientos a una menor de 10 años. El hombre fue muerto delante de su familia, en el interior de su vivienda”, señala el reporte policial.

“Todo se paga”

Eran las 11:30 de la noche de ese domingo cuando Tomás estaba en su casa, en el barrio San Rafael, con su mujer y otros familiares. Los tres presuntos homicidas, supuestamente bajo los efectos del alcohol, llegaron con su sentencia de muerte. La puerta cerrada no fue impedimento para ocasionar la tragedia.

Los hombres derrumbaron parte de una pared e ingresaron con cuchillo en mano. Mientras atacaban a su víctima, según testigos, decían “todo en esta vida se paga”. Nadie pudo detenerlos.

“Una señora se paró frente a la casa a decir que mi papá había violado a su nieta. Eso es algo absurdo, mi papá no salía de aquí. La mujer dice que eso fue hace tres días”, aseguró un día después, con voz entrecortada, una de las hijas de Tomás.

“No sabemos de dónde salió ese cuento. Si en verdad eso fue así, por qué no denunciaron. Por qué no fueron a acusarlo con su familia para dejarlo al descubierto”, agregó el familiar.

¿Víctima o culpable? En Bayunca nadie da certeza a lo que ocurrió con la niña. Lo único claro ocho meses después es que hay un crimen con tres capturados.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS