Le rebajan condena al coronel Joaquín Enrique Aldana

21 de enero de 2020 03:00 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El ex-comandante del Departamento de Policía Tolima, coronel Joaquín Enrique Aldana Ortiz, en prisión por asesinar a su esposa, la sincelejana Erika Yeneris Gutiérrez, recibió el beneficio de una rebaja en su condena.

Al castigo impuesto a Aldana Ortiz, de 33 años y 7 meses, le restarán 4 meses y 23 días, por buen comportamiento, trabajos y estudios realizados durante el tiempo que lleva tras las rejas.

Así lo decidió el Juzgado Segundo de Ejecución de Penas y Medidas de Bogotá, desarrollandose así otro capitulo en el sonado caso que enlutó a una familia sucreña en el año 2009.

El Coronel Joaquín Aldana, quien ya ha recibido permisos de 72 horas por buen comportamiento para disfrutar con su familia, asesinó en una casa de la ciudad de Ibagué a la madre de sus dos hijas.

“Hay cinco grandes indicios que llevaron a creer que el acusado era culpable, además de las inconsistencias y contradicciones de dos patruleros, que hacieron despertar sospechas”, expresó en su momento Jesús Vergara Padilla, abogado de las víctimas.

Pero, quizá uno de los alegatos más fuertes lo realizó la entonces Procuradora judicial Penal Martha Patricia Peñaloza, quien de una forma clara y basada en posibilidades, expresó su deseo de fallo condenatorio.

También le puede interesar: Condenan a 10 años exalcalde de Tierralta por sus nexos con paramilitares

En su exposición la jurista dividió el crimen en dos etapas, una inicial que parte desde el momento mismo en que la sincelejana Erika recibe cuatro golpes en su cráneo que la dejan inconsciente y otra posterior donde se realizó el descuartizamiento del cuerpo y el posterior desplazamiento de las partes.

“Estamos ante un crimen que expresa pasión humana, un hombre se enteró de la infidelidad de su esposa, infidelidad que fue confirmada a través del Messenger Detect, el programa espía instalado en el computador de la occisa”, aseguró en esa ocasión Peñaloza.

Este hecho llevó a creer a la Procuradora en el móvil del asesinato: “Estas conversaciones explícitas no dejaban duda de la infidelidad de Erika, es evidente que Joaquín Enrique Aldana no es un psicópata ni un monstruo, es un marido dolido que sin tener la intención de matar a su esposa le propinó la muerte”.

Según la teoría expuesta, después de que el estado de alteración de Aldana pasó, quiso desaparecer a la víctima y es cuando decide descuartizarla y deshacerse del cuerpo arrojando las partes en varios lugares.

Lo que vinieron después fueron conjeturas e hipótesis acerca de cómo habrían ocurrido los hechos, descartando las partes que “no tenían asidero lógico”, de acuerdo con la jurista.

Finalmente, “considero que Erika no merecía morir de la forma cruel en que lo hizo; por eso pidió un sentido de fallo condenatorio para el acusado.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS