Sucesos


"Lo del robo es algo inusual": Armada sobre caso holandesa asesinada

REDACCIÓN SUCESOS

21 de septiembre de 2015 12:00 AM

Todo pintaba bien para una pareja de holandeses que arribó a Cartagena el 15 de septiembre pasado, a bordo de un velero de su propiedad. Planeaban pasar cinco días fondeando su nave en distintas partes, y qué mejor lugar para pasarla bien y descansar que las paradisiacas Islas del Rosario.

El sábado fondearon su velero en la ensenada de Isla Manta, a solo 50 metros de una de las orillas de Isla Grande, donde hay cabañas y hoteles. Todo parecería ir bien hasta que una llamada a las 9 de la noche de ese día, a la línea de emergencia de la Policía Nacional, cambió el idilio de amor de Durdana Bruijn, de 54 años, y Péter Pútker, su marido, de una edad similar, por una historia macabra. (Lea: Extranjera murió durante asalto a una embarcación en las Islas del Rosario)

A esa hora, el marido de Durdana llamó a informar que encapuchados habían matado a su mujer estando a bordo de la nave, indicando además que estos le hurtaron unos $200 mil (67 dólares). Las autoridades investigan dicha hipótesis, pero no descartan ninguna posibilidad, dentro de estas la idea de que haya podido tratarse de un asunto pasional. “Ahora no descartamos ninguna hipótesis, todos los aspectos los estamos analizando”, dijo el general Carlos Rodríguez, comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena, quien ayer dio detalles del hecho en una rueda de prensa, en la que también dio declaraciones el capitán de fragata Jorge Herrera, comandante de Guardacostas del Caribe de la Armada Nacional.


Este último indicó que al recibir la alerta del crimen, Guardacostas llegaron al sitio donde estaba el velero. El marido de la víctima informó entonces al personal de la Armada que seis sujetos subieron a la embarcación, de unos 12 metros de eslora y de nombre Lazy Duck, de bandera holandesa. “Dijo que él estaba en el baño cuando fue sorprendido por los sujetos encapuchados, que lo golpearon en la parte de atrás de la cabeza, al parecer con la cacha de un arma, causándole una herida”, señaló el capitán Herrera.

Sin embargo, las autoridades cuestionan cómo el hombre no se dio cuenta cuando los enmascarados subían a su velero, dado que este es pequeño y solo subiéndose una persona más (además del holandés y su mujer), el movimiento se hubiese sentido. El holandés dijo que cuando reaccionó y salió del baño, encontró a su mujer muerta y llamó de inmediato a las autoridades. Indicó que lo único que se llevaron los supuestos “piratas” fueron $200 mil, e informó que todas sus demás pertenencias estaban en el velero. (Lea: Autoridades buscan esclarecer muerte de holandesa en las Islas del Rosario)

Golpes severos

El capitán Herrera confirmó que Durdana tenía fuertes contusiones en distintas partes y que, aparentemente, no tiene heridas de arma de fuego o de arma blanca. El Universal conoció que la extranjera habría sido maniatada, además de los golpes que sufrió. También que en el velero hallaron rastros de sangre, que son analizados. 

Cerca de la medianoche del sábado, agentes de la Sijín llegaron al sitio y realizaron la inspección técnica del cadáver de Durdana, que solo hasta las 9:40 de la mañana de ayer fue ingresado a la morgue de Medicina Legal, en Zaragocilla. Allí, los peritos forenses tendrán la labor de determinar si las lesiones de la mujer fueron causadas con trompadas o patadas, con un arma contundente o por una caída.

Pero hay otra inconsistencia en el testimonio del marido de la víctima, que llama la atención de las autoridades. El extranjero dio aviso de la muerte de su mujer llamando a la línea de la Policía, a través de su celular, y no del radio de su nave, aduciendo que no servía. Empero, este medio se enteró que al hacer la revisión de la embarcación, las autoridades constataron que el radio sí funcionaba. “La información que entrega el extranjero es incompleta, muy difusa, por eso se están estableciendo las versiones que él entrega inicialmente, de cómo llegaron esas seis personas, qué características tienen y qué se llevaron”, puntualizó Herrera.


Ayer, se esperaba que miembros de la Embajada de Holanda realizaran los trámites para retirar el cadáver de Durdana, para así llevarlo a su país de origen.

Mientras tanto, su marido está en calidad de testigo dentro de la investigación por el homicidio. “Este ciudadano está a disposición de la policía judicial. Está en enlace con la Embajada holandesa para todo lo que necesite. La versión del robo es una cosa inusual, en esta zona nunca hemos atendido un robo en el mar. La Bahía y las islas constantemente son patrulladas por Guardacostas. Tenemos 5 dispositivos en todas las islas, uno en San José, uno interior en la bahía y uno por Barú. Hay una unidad tipo URR que permanece las 24 horas del día en las Islas para atender cualquier tipo de evento o emergencia que se reporte por parte de turistas o embarcación que se haga a esa área”, explicó el Comandante de Guardacostas.

  NOTICIAS RECOMENDADAS