Sucesos


Lo que se sabe del choque que dejó dos muertos en Pie del Cerro

Las víctimas son Luis Sierra, mototaxista venezolano, y Wilberto López, transportador de plátanos de Lorica.

ZULEIMA BALAGUERA

13 de junio de 2021 03:36 PM

Disfrutar de una noche mágica por las estrechas calles del Centro Histórico de Cartagena era lo que quería el cordobés Wilberto López Quintana.

Hacía poco había llegado de su natal Lorica con una carga de plátanos que vendió en el Mercado de Bazurto. Cerca a ese sector se hospedó en un hotel, pero no quería irse del Corralito sin dar un recorrido.

El sábado, en la tarde, llegó al Centro, comió, caminó y se divirtió viendo sus atractivos. A las 10:40 p. m., decidió volver a casa. Llegó hasta la India Catalina y tomó una mototaxi.

Quien le ofreció sus servicios primero fue Luis Fernando Sierra, un joven venezolano que tenía 4 años ejerciendo este oficio en la ciudad y vivía en el barrio La María. Parece una historia normal, común y corriente, pero no, estas personas, desconocidas entre sí, subieron a la moto para morir juntas.

¿Qué pasó?

Según las autoridades, cuando la moto iba por el sector Pie del Cerro, justo en el semáforo que está a un costado del Castillo San Felipe de Barajas, una camioneta de placas EDX-669 marca Volkswagen, de la línea Amarok, la arrolló, lesionando de gravedad a Wilberto y a Luis.

También aseguró que los vehículos fueron inmovilizados y los heridos remitidos a las clínicas Barú y de Fracturas, pero minutos después murieron. El conductor del carro fue sometido a una prueba de alcoholemia que, al parecer, salió negativa.

Los familiares de las víctimas llegaron en la mañana de este domingo a Medicina Legal para reclamar los cuerpos. Hablamos con ellos.

“Lo que sé es que esa camioneta se voló el semáforo y chocó la moto. No sabemos dónde tienen al conductor o al carro, no estamos seguros si están en manos de las autoridades, esperamos que esto se investigue bien”, dijo un primo de Wilberto, residente en Cartagena.

También contó que el cordobés deja dos hijos y vivía en el barrio San Carlos de Lorica. “Él transportaba plátanos, tenía años haciéndolo”, contó.

Los allegados a Luis manifestaron que “era un muchacho muy joven, trabajador y alegre. Siempre se dedicó al mototaxismo, su estación era en el Centro Histórico y trabajaba todo el día para enviarle dinero a su familia en Venezuela. Tenía un niño pequeño”. Ambas familias esperan que las autoridades investiguen el caso y se haga justicia.