Lo señalan de “violar a niña” y lo matan en su casa, en Bayunca

08 de octubre de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

¿Víctima o culpable? En el corregimiento de Bayunca hay dudas de si el trágico final de Tomás de Jesús Arias Jiménez fue merecido o si por el contrario es un grave error.

Al hombre, de 49 años y oriundo de San Pedro, lo mataron tres sujetos que lo señalaron presuntamente de abusar sexualmente de una niña, de 13 años.

Eran las 11 de la noche del domingo cuando Tomás estaba en su casa, en el barrio San Rafael, con su mujer y otros familiares. Los tres individuos, supuestamente bajo los efectos del alcohol, llegaron con su sentencia de muerte. La puerta cerrada no fue impedimento para ocasionar la tragedia.

Los hombres derrumbaron parte de una pared e ingresaron con cuchillo en mano y atravesaron el metal en el cuerpo de Tomás una y otra vez mientras le expresaban, según testigos, “todo en esta vida se paga”. Nadie pudo detenerlos.

Dos sujetos más entraron escena para detener a los agresores, pero el daño ya estaba hecho. Tomás estaba muerto.

“Violó a mi nieta”

El caos reinó en San Rafael hasta que la Policía llegó a hacer la inspección técnica del cadáver. Poco a Poco apareció el silencio en medio de una sola pregunta, ¿por qué mataron a Tomás?

“Una señora se paró frente a la casa a decir que mi papá había violado a su nieta. Eso es algo absurdo, mi papá no salía de aquí. La mujer dice que eso fue hace tres días”, asegura con voz entrecortada una de las hijas de Tomás.

En el momento de los hechos todo fue confusión, pero con la llegada de la madrugada corrió la voz de que Tomás había sostenido una encuentro sexual con una menor, de 13 años.

“No sabemos de dónde salió ese cuento. Si en verdad eso fue así, por qué no denunciaron. Por qué no fueron a acusarlo con su familia para dejarlo al descubierto”, manifestó un hermano de la víctima.

Lo que llama la atención de la familia y de allegados a Arias es que Tomás puso su negocio de internet en su casa y nunca salía. “Este negocio lo puso hace años y ahí permanecía. Cuando cerraba era porque se iba a dormir”, explicó una familiar.

Si es cierto o falso el móvil, serán los investigadores quienes despejen la duda. Una duda que ni los presuntos agresores ahora pueden aclarar, pues tras la muerte de Tomás “huyeron del pueblo”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS