Sucesos


Los retos que enfrentó la Mecar en un año de pandemia

El general Henry Sanabria Cely habló de su gestión como comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena durante el 2020. Llega al frente el general Luis Carlos Hernández Aldana.

ZULEIMA BALAGUERA

28 de diciembre de 2020 12:00 AM

En febrero del 2019 fue designado el general Henry Armando Sanabria Cely como comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena, llegaba tras un exitoso desempeño como director de Sanidad de la Policía Nacional y una gran trayectoria en la institución. Desde el primer momento trabajó para reducir los índices de criminalidad, la delincuencia común y el crimen organizado, además de fortalecer la Red de Participación Cívica.

Luego de 32 meses, el General asegura que cumplió gran parte de sus metas en la Mecar. Eso le llena de tranquilidad pero, sobre todo, agradece a los que le han acompañado, en especial en este 2020 en el que la Policía Nacional tuvo pruebas difíciles. Sanabria Cely ya no estará en el cargo y llega al frente el general Luis Carlos Hernández Aldana.

“Este año la Policía, junto con la Fiscalía y la Alcaldía Mayor, logró impactar en la seguridad de los cartageneros, reduciendo delitos como hurtos y homicidios, entre otros. Esto no solo se debe a la pandemia, sino a los controles que la institución ha realizado en escenarios sociales y criminales, en especial del tráfico de estupefacientes que desencadena sicariatos, riñas, hurtos y violencia intrafamiliar”, comentó el General en entrevista con El Universal.

Agregó que la lucha contra el Clan del Golfo ha sido fuerte este 2020. “Continuamos con las estrategias programadas en años anteriores, también fue importante la información recopilada y la planificación por sectores de la ciudad, eso nos ayudó a planear 19 operativos exitosos y para el próximo año serán 36. Con estos golpes debilitamos el aparato sicarial y las rutas de abastecimiento que vienen de Antioquia y Norte de Santander. Fueron tan fuertes los golpes que sus cabecillas se reunieron en la ciudad para atentar contra la Mecar, pero luego de diálogos entre ellos desistieron de la idea y solo publicaron carteles amenazantes en Cartagena y algunos municipios”, dijo.

Labor en pandemia

Para el General, los patrulleros enfrentaron con valentía una pandemia histórica que ha dejado miles de muertos en todo el mundo. “En la institución se reportaron 375 casos positivos de COVID-19 en el primer semestre del año; en el segundo fueron 30. Con tristeza despedimos a seis compañeros. Las medidas establecidas por el Gobierno y los controles realizados ayudaron a reducir la criminalidad de manera notable.

Sobre las pandillas, hay un balance positivo porque se redujeron las riñas entre estos grupos y se debe al trabajo social, pedagógico y de acercamiento a la comunidad que hemos realizado”, señaló.

Sin embargo, resaltó el aumento de la violencia intrafamiliar, asegurando que “la pandemia hizo más visible esta problemática pues muchos agredidos decidieron denunciar. Llama la atención que los vecinos de las víctimas también alzaron su voz para delatar a los agresores”.

Sobre las fiestas clandestinas señaló que fue uno de los retos más complejos. “Fue mucho el rechazo por parte de la comunidad hacia la Policía. En el primer semestre hubo 32 policías heridos y en este van siete. La medida que tomamos para mitigar las situaciones que terminan de manera violenta es que los uniformados lleguen temprano a las fiestas, porque después que hay aglomeración es muy complejo hacer que las personas acaten las órdenes. Los domingos y martes son los días que más eventos organizan; y las riñas se presentan más los lunes”.

“Cuando expiden un decreto, los cuadrantes hacen una labor de dialogar con los propietarios de las tiendas y ciudadanos en general para informar sobre las novedades. Tenemos caravanas que llevan la información a los sectores que más realizan aglomeraciones”.

“Mayor confianza”

Para nadie es un secreto que los abusos policiales o de autoridad fueron protagonistas en Colombia y el mundo, creando una sensación de desprotección y desconfianza. De la misma manera, Cartagena es una de las ciudades con mayor número de abatidos este año, según la Mecar.

“Fueron 20 abatidos este año, una cifra histórica para la ciudad que el año pasado reportó cuatro. Los uniformados fueron capacitados sobre sus límites. Sucedía algo antes y era que no tenían claro esto, ahora conocen sobre el restablecimiento del orden público, saben que la defensa debe ser proporcional a la agresión y deben saber retenerla, causando el menor daño. Debo enfatizar en el principio del respeto a la autoridad por parte de la ciudadanía”, añadió.

Nuevo comandante

Bajo las directrices del presidente de la República, Iván Duque, el Ministerio de Defensa Nacional y la Director General de la Policía Nacional, se dio a conocer la nueva línea de mando de la Policía Nacional.

El general Luis Carlos Hernández Aldana fue designado como nuevo Comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena. El general Henry Sanabria Cely ahora se encargará de la Dirección Administrativa y Financiera de la institución.

El general Hernández nació en Fusagasugá, Cundinamarca, egresó de la Escuela de Cadetes de Policía ‘General Francisco de Paula Santander’ como Subteniente, siendo integrante del curso 062 de oficiales ‘Mayor Elkin Román Cifuentes Gómez’, en noviembre del 1992. Es administrador policial y profesional en criminalística, especializado en planeación educativa, seguridad y en investigación criminal y cuenta con maestría en seguridad pública.

Ha realizado diplomados en Policía Judicial, docencia universitaria con énfasis en Pedagogía, Política y Relaciones Internacionales, Apropiación e Implementación del Código Nacional Convivencia y Seguridad Ciudadana y diplomado en Talento Humano Táctico, entre otros.

Durante sus 29 años de servicio, se ha desempeñado en diferentes unidades, entre ellas: la Policía Metropolitana de Bogotá, Dirección de Investigación Criminal e Interpol, Dirección de Inteligencia y Dirección General de la Policía.

  NOTICIAS RECOMENDADAS