“Mi hermano no tenía enemigos”: familia de asesinado en La Esperanza

21 de octubre de 2019 12:00 AM
“Mi hermano no tenía enemigos”: familia de asesinado en La Esperanza
Édgar Jiménez Tejedor deja tres hijos. Tenía 50 años.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

¿Atraco o ajuste de cuentas?

Bajo esas dos hipótesis, la Policía Metropolitana de Cartagena investiga el asesinato del vendedor ambulante Édgar Jiménez Tejedor, ocurrido el sábado en la noche en el barrio La Esperanza.

“Él era un hombre serio y trabajador. Si fuera un hombre con amenazas o líos, uno dice, vaya y venga, pero no, no era de problemas”, manifestó ayer en la mañana Ever Jiménez, hermano del difunto, antes de retirar su cuerpo de la morgue de Medicina Legal, en Zaragocilla. Esa versión fue confirmada por vecinos y conocidos de la víctima, quienes aseguraron que no se metía con nadie.

El crimen

A Édgar Jiménez, de 50 años y vendedor de plátanos en el Mercado de Bazurto, lo mataron de dos balazos mientras departía con varios amigos en un parque en la calle Tomás Bustillo Arrieta, en La Esperanza.

A eso de las 4 de la tarde del sábado, cuenta un pariente, Édgar salió de su casa, en la calle 39, en el sector La Navidad, hacia el parque donde acostumbraba estar con sus amigos para jugar al popular parqués (ludo). “Era muy frecuente que él fuera a jugar. Todos los fines de semana juegan allí”, dice Éver Jiménez Tejedor.

Esa tarde no fue la excepción y ‘el Boquilla, como le decían por cariño, salió a divertirse un rato.

En el parque, mientras jugaban, Édgar, sus amigos y algunos residentes se percataron de que en una moto sin placa iban dos tipos vestidos de negro.

Según el pariente del fallecido, fueron varias veces las que los dos sujetos en moto pasaron por el parque de manera sospechosa; sin embargo, nadie le prestó mucha atención a ese detalle. “Lo que nos dijeron fue que a los dos tipos los vieron pasar varias veces. Estaban vestidos de negro y con cascos”, expresó el familiar.

Al poco rato, a las 6:30 de la tarde, los dos hombres volvieron al sitio, pero esta vez uno de ellos bajó de la moto, y tras supuestamente amenazar a todos los que estaban jugando ludo, desenfundó un arma de fuego y le disparó por la espalda en dos ocasiones a Jiménez Tejedor. Una bala se alojó en la cabeza y otra en uno de los brazos. El pistolero subió al vehículo y huyó.

Varios de sus amigos auxiliaron a Édgar y trasladaron al CAP de La Esperanza, donde los médicos manifestaron que había llegado sin signos vitales.

Al sonar los disparos, vecinos y familiares de Édgar pensaron lo peor. Y los rumores de que habían matado a una persona empezaron a llegar a oídos de todos.

“La bulla y el escándalo en la calle que decían que habían matado a una persona nos alertó, y luego empezaron a decir que era ‘el Boquilla’. Después confirmamos lamentablemente que era él”, recuerda Ever Jiménez.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS