Sucesos


Muere otra pasajera de bus que se accidentó en vía a Turbaco

Fueron 11 días en los que Cruz María Hernández batalló para aferrarse a la vida. El accidente presentado el 28 de febrero dejó otros dos muertos.

SAMUEL ÁLVAREZ BELEÑO

11 de marzo de 2020 12:00 AM

Fueron 11 días en los que Cruz María Hernández batalló para aferrarse a la vida. Sus familiares coinciden en afirmar en que sus ganas de vivir seguían intactas, pues siempre fue una mujer guerrera que siempre se preocupó por sacar a su familia adelante.

El lunes, a las 4:05 de la tarde, esa batalla por mantenerse entre los suyos la perdió con la muerte. Desde el pasado 28 de febrero permaneció hospitalizada como consecuencia de las heridas y golpes que sufrió en el fatal accidente del bus de Turbaco que ocurrió frente al puesto de control de la Policía de Carreteras y que dejó inicialmente dos muertos y 45 heridos.

El bus implicado en el siniestro vial fue el de placas UAE-985, modelo 86 y de la ruta Turbaco-Paraíso. Era conducido por Alberto Luis Puello Moreno.

“Ella luchó hasta lo último. El 28, en la clínica de Barú, donde estaba inicialmente, nos dijeron que había sufrido varias lesiones graves, entre esas estaba su hígado. Le hicieron una cirugía. Posteriormente la trasladaron a la clínica de Torices y de allí la llevaron de nuevo al Hospital Universitario, donde le hicieron un TAC. Allí nos manifestaron que tenía muerte cerebral”, explicó su nuera Lesly Baena.

El dolor en la familia García Hernández es mucho más profundo ahora. La señora Cruz María era la madre de Francisco Manuel, el joven que el día del accidente falleció en el lugar de los hechos.

Ellos dos se sentaron en la silla delantera del bus e iban acompañados por otro hijo de la señora, Julio Rafael, quien resultó con varias heridas y quemaduras como consecuencias de varios termos llenos de café que llevaba y que se partieron con el accidente.

Lo que se conoció es que estas personas iban para su sitio de trabajo, en la entrada del barrio El Rodeo, en donde tenían una venta de empanadas, arepas, jugos, tintos, choco lates y otros productos.

Alejandrina Cedeño Montalván, de 80 años y residente en el barrio Bellavista de Turbaco, murió el día del accidente.

  NOTICIAS RECOMENDADAS