Sucesos


Muerte de cucuteño en Canapote sería por drogas

Yerson Sánchez Sierra fue asesinado a bala el viernes. Testigos aseguran que la víctima sabía que sicarios lo perseguían y por eso buscó refugio en una frutera, donde fue baleado. Tenía detención domiciliaria.

JAVID MARTÍNEZ M.

14 de junio de 2020 12:00 AM

Fueron múltiples los disparos que se escucharon en la calle 62 del barrio Canapote, todos desde el interior de una frutera, donde un hombre ingresó y con arma en mano le quitó la vida a sangre fría a Yerson Alfredo Sánchez Sierra, de 32 años.

Desde ese momento, las autoridades iniciaron las pesquisas para dar con el paradero del homicida, teniendo como base un video de seguridad del mismo establecimiento comercial. En dicho material, que ha estado circulando en redes sociales, se ve a la víctima, sorprendida por un sicario que tenía la cara cubierta con un tapabocas y que, sin pensarlo dos veces, le propinó varios balazos a Yerson. Este intentó salvarse, pero no fue posible, pues la ráfaga de disparos no se detuvo hasta verlo muerto.

“Se adelantan pesquisas verificando las cámaras de seguridad para identificar al autor del homicidio y a su cómplice, quien aguardaba en las afueras del establecimiento”, reza un comunicado de la Policía.

¿Por drogas?

En medio de las indagaciones, las autoridades no han confirmado los posibles móviles del hecho, sin embargo, manejan una hipótesis relacionada con una retaliación presuntamente relacionada con el tráfico de estupefacientes.

Todo esto basado en que Sánchez Sierra había sido capturado el pasado 11 de febrero, cuando pretendía transportar alucinógenos. La incautación de la droga durante la captura del cucuteño, habría sido la causa del ataque sicarial. Según reportó la Policía, Yerson gozaba de medida de aseguramiento con detención domiciliaria por el delito de tráfico de sustancias estupefacientes.

El día de su captura, pretendía abordar un vuelo comercial desde el Aeropuerto Internacional Rafael Núñez, hacia Ámsterdam -Holanda- y Madrid -España-, en poder de 8 kilos 588 gramos de clorhidrato de cocaína, avaluados en 43 millones de pesos. Estos estaban distribuidos en tres paquetes ocultos al interior de un equipaje de bodega, en la modalidad de doble fondo.

Aquel día, junto al fallecido, fueron capturados un hombre de nacionalidad venezolana y otro de Cúcuta, quienes también fueron cobijados con medida de detención domiciliaria.

El hecho

Eran las 9:30 de la mañana y los residentes de Canapote estaban en sus labores, pensando en todo, menos en que habría un homicidio. A esa hora, Yerson, quien vestía camiseta y pantalón negro con una gorra, ingresó a una frutera, al parecer, para ocultarse de sus perseguidores. “A ese tipo lo venían siguiendo hace rato y se metió allí para refugiarse”, narró un testigo. Con lo que no contó Yerson es que hasta el local ingresaría su verdugo, quien al ubicarlo y acercársele desenfundó un arma de fuego y le disparó. Aunque Sánchez Sierra intentó esquivar los disparos no pudo. Finalmente al caer al suelo, el sicario lo remató con varios disparos y huyó del lugar, subiéndose en la moto que conducía su cómplice que lo esperaba a las afueras del establecimiento.