Sucesos


Mujer fue brutalmente atacada por su marido en Santa Ana

En medio de una discusión, el hombre agarró un cuchillo y la atacó cortándole el cabello. También le propinó dos cuchilladas, una en el brazo izquierdo y otra en la mano.

ENEYDA CASTRO

12 de mayo de 2021 03:59 PM

“Me tenía a mi hija amenazada, no la dejaba salir, ni para ver a su hijos”. Esas son las palabras de la madre de Ingrid Martínez Jaramillo, una joven (25 años) que fue brutalmente agredida por quien sería su pareja sentimental.

El pasado jueves, Ingrid fue a visitar a una amiga en el corregimiento de Santa Ana, zona insular de Cartagena, muy cerca de donde vivía con su novio. “Él, cuando llegó de trabajar y ver que ella no estaba dentro de la casa, se volvió como loco, la mandó a buscar y le tiró la ropa a la calle” cuenta con impotencia la familiar.

Ingrid, al llegar a la casa, trató de calmar a su pareja, pero este en medio de la discusión agarró un cuchillo y la atacó cortándole el cabello. “Me cortaba el cabello a pedazos, y por cada vez que me cortaba el pelo, también me hería en la cabeza”, relata la víctima.

Al parecer, el hombre se encontraba bajo sustancias alucinógenas, por lo que cortarle el cabello no fue suficiente; también le propinó dos cuchilladas, una en el brazo izquierdo y otra en una mano. Martínez Jaramillo, como pudo, logró salir corriendo de la vivienda. Rápidamente llegó a un centro medico de la población y allí fue atendida.

“Me cogieron 40 puntos, solo le faltó matarme, sus familiares escucharon mis gritos, pero no me ayudaron, yo sola tuve que ir a la clínica”, asegura la mujer.

Cuatro años de calvario

La mamá de Ingrid dice que “desde que ella se fue a vivir con él duraba hasta tres meses sin verla, y cuando la veía la notaba rara”.

Al parecer, no era la primera vez que su hija recibía maltrato físico y psicológico por parte de su compañero de vida. “Yo sospeché cuando un día la fui a visitar y me di cuenta de las condiciones de la vivienda donde la tenía”, afirma la familiar.

Ingrid y su entonces novio vivían en un cambuche en el patio de la abuela del hombre. “Su familia siempre presenció cuando él me pegaba, pero nunca se metieron, dejaban que hiciera conmigo lo que él quisiera” cuenta la joven.

Con la voz entrecortada, la madre de la mujer afirma que “yo no tenía idea de lo que ese hombre le hacía a mi hija, ahora es que ella me cuenta todo lo que pasó; una vez hasta intentó ahorcarla en una cerca de alambre de púas”.

Investigación

Las autoridades iniciaron las investigaciones pertinentes luego de recibir la denuncia por parte de la joven. Entre tanto, Ingrid recibirá acompañamiento psicológico con el fin de superar este hecho traumático.

Ingrid solo pide justicia: “yo espero que la Policía me ayude, porque él aún me manda amenazas”.