Sucesos


Murió mujer quemada por su hijo en el barrio 7 de Agosto

La tragedia para la familia Ardila Duarte ocurrió el pasado martes 7 de julio en el barrio 7 de Agosto.

EDWIN TORRES PADRÓN

17 de julio de 2020 12:00 AM

Nueve días luchó Zoila Rosa Duarte Torres contras las quemaduras de segundo y tercer grado que sufrió en más del 50 por ciento de su cuerpo aquella mañana del pasado 7 de julio en su casa, en el barrio 7 de Agosto, cuando su hijo, en un acto de rabia, le roció gasolina a tres de sus familiares y todos quedaron envueltos en llamas.

Zoila, de 62 años, falleció ayer en el Hospital Universitario del Caribe. Allí la recibieron ese martes con graves quemaduras en el pecho, el rostro, piernas y la espalda.

Junto con ella también resultaron con quemaduras su hijo mayor, Elvis Antonio Ardila Duarte, de 40 años; y su nuera Wendy Loraide Torres Cumplido, de 25. Esta última es la mujer de otro hijo de Zoila, Carlos Ardila Duarte, de 25 años, quien fue presuntamente el causante de la tragedia.

Carlos sufrió quemaduras de segundo y tercer grado en las piernas y el abdomen. Pese a que aún sigue internado en un centro asistencial, un juez penal municipal de Cartagena con funciones de Control de Garantías legalizó su captura el viernes pasado. Solo cuando su estado de salud mejore, el juez realizará la audiencia de imputación de cargos.

La Policía Metropolitana confirmó que Carlos Ardila fue puesto a disposición de la Fiscalía por cinco comportamientos delictivos: homicidio en grado de tentativa, violencia intrafamiliar, lesiones personales, incendio y daño en bien ajeno. Esos delitos se le suma ahora el de homicidio.

Según versiones de testigos a la Policía, cuando su madre le exigió a Carlos que abandonara su casa por la discusión que tuvo con su mujer, quien le dijo que se iba de viaje; atacó a golpes a su progenitora y a todos los integrantes de la familia que la defendían. Eso desató la furia del agresor, quien les lanzó combustible almacenado en un tanque.

El galón cayó cerca de una estufa donde calentaban café y eso hizo que las llamas alcanzaran rápidamente a quienes estaban en una habitación.

La Policía Metropolitana confirmó que Carlos Ardila tiene registros judiciales por extorsión y por ese delito fue cobijado con medida de detención intramural. Recuperó su libertad hace diez meses.