Pandilleros profanaron la tumba de un enemigo

12 de abril de 2017 12:05 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El entierro de Ányelo José Díaz Bustos llegó al cementerio de Ternera el domingo a las 5 p. m. Amigos, familiares y conocidos acompañaban el cofre café donde reposaba el cadáver de este joven, de 22 años.

Todo marchaba bien, hasta que, según manifestó un vocero de la Policía Metropolitana de Cartagena, lo asistentes al velorio la emprendieron contra la tumba de uno de los cuerpos sepultados en aquel lugar.

A GOLPES
Testigos del hecho le aseguraron a la policía y a Q’hubo que mientras despedían el cuerpo de Ányelo, algunos de los asistentes se alteraron por la forma en que había muerto su amigo y decidieron sacar su rabia dañando la lápida de la tumba donde sepultaron a Luis Fernando Torres Díaz, quien, supuestamente, había sido su enemigo.

Testigos aseguraron que los agresores daban cuchillazos, patadas y puños al mármol, hasta que lograron derrumbarlo.
Torres Díaz falleció el 16 de julio de 2016 en La Esperanza,  después de recibir una cuchillada del que era su mejor amigo. Por su parte, Ányelo Díaz recibió un tiro mientras jugaba en el mismo barrio. Esto ocurrió el 7 de abril de este año.

“Estamos investigando quiénes fueron las personas que atentaron contra la lápida, alterando el orden público en el cementerio. Hasta ahora, solo tenemos información de que, supuestamente, eran enemigos y por eso atacaron la tumba”, manifestó el general Luis Humberto Poveda Zapata.

En esta lápida reposan los restos de Luis Fernando Torres Díaz. Los sepultureros la arreglaron de inmediato.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS