Preguntan por el dueño de la camioneta y le disparan

29 de marzo de 2010 12:01 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Pierre Alexander Insignares Ariza observaba sentado en un banco de madera el arreglo que le hacían a la camioneta de su patrón. En ese momento, un hombre entró al taller y le preguntó a un mecánico de quién era el vehículo que había acabado de entrar. Él estaba tan concentrado que no se dio cuenta que las miradas se dirigieron a él. Sólo pudo reaccionar cuando el supuesto cliente se quitó su "mascara" y le disparó al pómulo izquierdo con una pistola 9 milímetros, con silenciador. Pierre forcejeó con el sicario e intentó quitarle el arma, pero su esfuerzo duró poco. El agresor lo doblegó rápidamente y volvió a dispararle, esta vez en forma repetida. Los cuatro balazos también fueron al rostro. La víctima quedó tendida junto a la camioneta que no era suya mientras que su agresor huyó ante la mirada atónita de quienes reparaban carros en ese taller, en la calle principal de Paseo Bolívar. Pierre quedó vivo por unos minutos. Los médicos dicen que llegó sin signos vitales a la Clínica San José de Torices, a menos de cuadras del sitio de los hechos. El sicario escapó como parrillero en una moto Yamaha RX-115, según testigos. Nadie ha vuelto a saber de él desde entonces, ni siquiera la Policía. Para sus familiares, amigos y allegados, lo que ocurrió con Pierre Insignares el sábado, a las 9 de la mañana, fue “simplemente” una equivocación mortal. “Estaba trabajando” Pierre Insignares, de 27 años y padre de dos niños –4 años y 9 meses-, trabajaba repartiendo los pedidos de un almacén especializado en productos eléctricos. Laboraba de lunes a sábado. Anteayer, como lo hacía de costumbre, se despidió de su esposa e hijos a las 7 a.m. y se marchó al trabajo. Pierre residía en el barrio Santa Clara. Su jefe, cuenta su familia, le encomendó la misión que no pudo terminar el viernes: concluir el arreglo eléctrico a una camioneta. Media hora antes de salir del trabajo, Pierre se comunicó con su esposa. Le contó donde iba a estar y que se disponía a realizar. Fue la última conversación entre ambos. Una hora después, la mujer de Pierre fue avisada de la tragedia. Quienes conocían a Pierre aseguran que “era un muchacho sano, trabajador y sin problemas”. Otros, con argumentos que conocieron de parte de la Policía, dicen que el atentado no era contra él, que, al parecer, fue víctima de la “desinformación” de aquel sicario que entró buscando al dueño de la camioneta. Sus allegados afirman que a Pierre nunca le hicieron atentados ni le conocieron problemas. La Policía dice que tiene “información importante” que permitiría el esclarecimiento de los hechos. Esa versión corroboraría lo que dicen los parientes de Pierre. De ser así, comenta un conocido de la víctima, el problema no ha terminado.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS