A presunto atracador en El Pozón le salió mal la "jugada"

09 de febrero de 2018 08:04 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El viejo refrán que dice “fue por lana y salió trasquilado” tomó fuerza ayer y dio justo en la vida de Germán Ballesteros Ortiz, de 23 años, quien fue asesinado cuando, supuestamente, despojaba de sus pertenencias al conductor y el pasajero de un furgón de una empresa de transporte de alimentos. Un presunto cómplice resultó herido.

El hecho ocurrió en la calle Santo Eduvigen del sector San Nicolás de El Pozón.

“Le pusieron el ojo”

Eran las 11 de la mañana cuando el conductor y su acompañante, llegaron en el furgón, del cual se desconoce la placa, al abasto que está en la entrada de la calle, a dejar un pedido solicitado por los tenderos. Todo parece indicar que desde el momento en el que los hombres llegaron a la tienda, Ballesteros Ortiz y su compañero, le ‘pusieron el ojo’ y  se pusieron de acuerdo para llevar a acabo su objetivo sin pensar que saldrían mal librados y mucho menos que Germán, estaba próximo a encontrar la muerte.

Luego de que los distribuidores cumplieron con la entrega del pedido, salieron con la intención de continuar con su recorrido pero justo antes de llegar al final de la calle, el Kiko, como también llamaban a Germán, y su acompañante, los interceptaron. Sin embargo, quienes eran atracados dieron muestras de un arrojo superior al de los supuestos atracadores.

Un tiro al pecho

“Ellos se les atravesaron con la moto y al chofer le tocó frenar. Dicen que cuando el hombre frenó enseguida se bajó el Kiko apuntándoles y se fue acercando hasta llegar a la ventanilla del conductor. Justo cuando apuntaba, el acompañante sacó un revólver y le disparó tres veces. El primer tiro se lo dio en el pecho y el muchacho enseguida cayó al suelo, dijo un testigo a Qhubo.

Según se conoció, luego de que el pasajero disparara contra Ballesteros Ortiz, se bajó del vehículo y volvió a accionar el arma en contra del muchacho de quien se cree que era el cómplice del ahora fallecido. Este, para resguardar su vida, corrió dejando su moto abandonada. Se presume que resultó herido y que a unas pocas cuadras fue capturado por las autoridades.

A pesar de las versiones que se conocieron nada está claro y todo es materia de investigación.

“En el mismo instante que el señor se bajaba a dispararle a quien esperaba a Kiko, el conductor se bajó, le quitó el arma a el Kiko, se la metió en la pretina del pantalón, se montó en el carro y se marchó”, indicó otro testigo de los hechos, añadiendo que al escuchar las detonaciones todos los vecinos del sector salieron corriendo ya que tenían temor de que se presentara un intercambio de disparos.

“Los tienen azotados”
“Por aquí no puede entrar ningún vehículo porque lo atracan. Al carro de la leche y la Coca Cola, los rateros del sector, los han atracado más de 3 veces. Esa pobre gente también se expone y están cansados de lo mismo porque a ellos después les toca responder”, sostuvo un vecino del sector.

Primer caso

Durante el 2017 la ‘justicia’ por mano propia dejó unas 8 víctimas mortales. El primer caso del año pasado ocurrió en el barrio El Toril, donde un hombre identificado como Jorge Luis Gómez Vega, quedó en manos de una turba luego de que supuestamente despojara a un transeúnte de sus pertenencias.

El segundo y tercer caso fueron en agosto, donde mataron a dos presuntos autores de un sicariato en el sector Ricaurte de Olaya Herrera. Las víctimas fueron William Flórez Loaiza y Dairo Romero Díaz. Seguidamente, en el mes de septiembre, el turno fue para  Keiner Blanco Revollo por, supuestamente, robar en Almirante Colón y por último, dos  linchamientos en el corregimiento de Bayunca.

En 2018, el de Ballesteros Ortiz sería el primer caso en el que una víctima de atraco responde y asesina a su supuesto victimario.
 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS