Sucesos


¿Qué les pasó? 5 casos en Cartagena, del 2021, que están sin resolver

Desapariciones, un vil asesinato y un crimen de película. Estos hechos han causado conmoción este año y aún no hay respuestas.

EDWIN TORRES PADRÓN

05 de octubre de 2021 12:00 AM

Cinco hechos ocurridos este año en Cartagena aún no han sido esclarecidos por las autoridades. Tres de esos casos tienen que ver con desapariciones y dos con homicidios cuyas investigaciones parecen estancadas.

Sus familiares sufren, lloran, pero también están esperanzados de que en algún momento alguien le diga que pasó con sus seres queridos.

Para todos ellos, el 2021 ha sido un año lleno de incertidumbre en medio de una pandemia que también ha provocado un temor generalizado. Estos son los cinco casos que esperan por una respuesta.

¿Dónde está Alexandrith?

Aunque el presunto responsable de su extraña desaparición está preso en la Cárcel de Ternera con medida de aseguramiento, todavía no se sabe qué pasó con Alexandrith Sarmiento Arroyo.

El 19 de marzo de 2021, la adolescente, de 16 años, fue vista por última vez cuando estaba con su tío político en las playas del corregimiento de Punta Canoa.

Lea: Otra vez capturado el tío político de Alexandrith: ¿Dónde está ella?

“No vamos a dejar que se salga con la suya, nos tiene que decir dónde está mi hija”, le dijo a El Universal Alexander Sarmiento, papá de la menor, al referirse a Wainer Ayola Torres, detenido mediante orden judicial el 18 de septiembre al presentarse de manera voluntaria en la estación de Policía de Los Caracoles.

El juez Quinto Penal del Circuito de Cartagena -en segunda instancia- revocó la decisión del Juzgado Cuarto Penal Municipal de Control de Garantías de esta ciudad que se abstuvo de imponer medida de aseguramiento en contra de Ayola Torres como presunto responsable de la desaparición de su sobrina política tras una apelación de la Fiscalía.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

“En consecuencia, el despacho impuso medida de aseguramiento en centro de reclusión para el procesado por el delito de desaparición forzada agravada”, afirmó el ente acusador.

Los más de 180 días en que el paradero de Alexandrith ha sido desconocido, su familia ha vivido con zozobra y a la vez llena de esperanza. Lo que teme es que esa angustia se prolongue por más tiempo.

“Creemos que detrás de todo esto hay algo turbio, algo oscuro. No nos vamos a dar por vencidos”, asegura Alexander.

Incertidumbre y esperanza

He soñado muchas veces con él. Siempre lo veo bien, tranquilo y feliz, por eso es que no perdemos la esperanza de que esté con vida. Confiamos en que vuelva a la casa sano y salvo”.

Neibis no pierde la fe, desea con su corazón volver a abrazar a su papá, el conductor Omar Salguedo Pautt, quien desapareció en la tarde del 23 de marzo frente a la Terminal de Transportes, mientras trabajaba haciendo carreras. Le puede interesar: Omar Salguedo: cinco meses de incertidumbre y dolor

Han pasado más de seis meses y para esta familia del barrio El Pozón lo más duro es no sentirse apoyada por las autoridades.

Omar Salguedo Pautt desapareció en la tarde del 23 de marzo frente a la Terminal de Transportes.

“La Fiscalía solo dice que está investigando, que es un proceso lento, que hay que tener paciencia, pero pasan las semanas y seguimos sin pistas”, agrega la mujer.

En mayo, los hijos de Omar encontraron un carro abandonado en Malagana -Mahates-, y aseguraron que tenían las pruebas suficientes para decir que era el vehículo de su papá, pero hasta ahora las autoridades no lo confirman.

El misterio del Carmen I

¿Dónde están? Se debe luchar no solo contra la desaparición, sino contra la impunidad y el olvido. Si los olvidan, si los olvidamos, mueren. Exigimos una explicación”.

Desesperadas, abandonadas y con muchas ganas de conocer la verdad. Así dicen sentirse las esposas de los 10 tripulantes del Carmen I, el barco que desapareció el 21 de enero en aguas del Mar Caribe, cuando iba de Colón (Panamá) a Puerto Bolívar (La Guajira) con mercancías de todo tipo, principalmente electrodomésticos. Lea aquí: [Video] Desaparición del barco Carmen I: “Si naufragaron, que nos den pruebas”

Todo indica que el barco se habría hundido por problemas técnicos y por la carga pesada que llevaba; sin embargo, no lo han hallado en las profundidades del mar. Pastor Jaramillo Robles, abogado especializado en asuntos marítimos, dice que la carga que transportaba el buque que era más de lo normal, estaba mal distribuida y al enfrentarse a unas pésimas condiciones meteomarinas eso pudo hacer que el barco perdiera estabilidad y terminara hundiéndose.

2 años
tenía Sharik Johana Villeros González, la menor asesinada en La Esperanza.

“En una primera audiencia, el armador dijo que se lo habían robado, pero eso es mentira. No aportó ninguna prueba. La única verdad es que ese barco estaba en mal estado”, señala Jaramillo.

La víctima más pequeña

La muerte a bala de la pequeña Sharik Johana Villeros González, de apenas 2 años, aún tiene sufriendo a su familia en el barrio La Esperanza.

La niña fue baleada el 31 de mayo en un atentado que, según la Policía Metropolitana de Cartagena, era contra su papá. Padre e hija apenas salían de la casa en moto cuando un sicario se les cruzó y les disparó. Sharik iba en los brazos de su papá. Lea: ¡Hay justicia! Un capturado por crimen de niña de 2 años en La Esperanza

“Todos quedamos demasiado afectados con esta situación, una niña tan inocente, alegre, juguetona. Sus Hermanos, abuelos, tíos, padrinos, primos, todos siguen muy tristes”.

Aunque hace mes y medio fue reportada la captura de un sospechoso, no se ha informado de manera oficial si un juez lo mandó a la cárcel por ese atroz crimen.

El 1 de junio, un mes después de la muerte de Sharik, sus familiares y conocidos marcharon con globos, pancartas y camisetas blancas desde la casa de la menor hasta el Centro Histórico para pedir celeridad en la investigación.

Sharik fue baleada el 31 de mayo en un atentado que, según la Policía Metropolitana de Cartagena, era contra su papá.

En respuesta a esa marcha, la Policía Metropolitana ofreció una recompensa de cinco millones de pesos a quien diera la ubicación e información de los actores criminales de este hecho.

La Policía aseguró que las versiones sobre el hecho indicaban que el ataque a bala iba dirigido contra el papá de la niña. Ese 31 de mayo, Edilberto Villeros llevaba a Sharik de la calle 39, en La Esperanza, al barrio La María para que desayunara con tres hermanos que son por parte de papá.

Crimen de película

El 11 de febrero en la mañana, en la vía de La Cordialidad, cerca del municipio de Santa Catalina, fue asesinado el recluso Abraham Romano Márquez, de 31 años y oriundo de Sabanalarga (Atlántico), mientras era trasladado de la Cárcel de Ternera a esa población por miembros del Inpec.

Ocho meses atrás, Romano fue capturado en Cartagena en un allanamiento contra el tráfico de estupefacientes. Otras dos personas fueron retenidas con él. Le interesa: No hay claridad en asesinato de recluso cuando era trasladado a su casa

Ante las restricciones por la pandemia por la COVID-19, los traslados a la Cárcel de Ternera disminuyeron y por eso Romano Márquez estuvo en una estación de Policía en Cartagena hasta febrero, cuando su abogado logró conseguirle en una audiencia virtual que un juez de Control de Garantías le diera el beneficio de detención domiciliaria.

Para que el traslado fuera oficial había que finiquitar una serie de requisitos y por eso Romano debió estar unos días en la Cárcel de Ternera. Ese día, a las 5 de la mañana, mientras iban por La Cordialidad, Abraham murió al ser atacado a bala.

Una versión deja entrever que le dispararon los ocupantes de una moto cuando iba en un carro oficial del Inpec. Otra información indica que en Santa Catalina, mientras hacía el transbordo para otro vehículo, fue sorprendido por el pistolero.

Medicina Legal confirmó que el cadáver de Abraham Romano fue ingresado a la morgue por muerte violenta causada con arma de fuego. Las investigaciones aún no revelan quién le disparó al recluso.

  NOTICIAS RECOMENDADAS