"Quiero que la justicia sea justa": papá de niña que cayó de edificio

27 de agosto de 2016 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Aunque sus gestos y su hablar pausado no delatan algún tipo de resentimiento contra el hombre señalado de agredir a su segunda hija, quien debido a intimidaciones se lanzó del piso 26 de un edificio y sobrevivió tras caer en una piscina, Milciades Manuel Mendoza Manga tiene claro que no sabe qué podría pasar si lo tiene al frente.

Ese hombre es Urbano Pineda. Este había sido aprehendido el 10 de agosto en el edificio Palmetto Eliptic en Bocagrande, cuando ocurrió el suceso, pero luego de ser llevado ante un juez de Garantías este lo dejó en libertad tras considerar que hubo fallos en el procedimiento de captura.

Sin embargo, las autoridades empezaron a reunir material probatorio en contra Pinedo, apoyados en exámenes que le practicaron a la menor en Medicina Legal. Investigadores de la Sijín ubicaron en Santa Marta a Urbano y se conoció que lo atraparían el domingo, pero hubo situaciones que debieron sortear y el procedimiento fue postergado. El jueves, ya con todos los documentos en orden, los investigadores llegaron hasta la cancha de fútbol del barrio Cundi, en Santa Marta, y allí recapturaron a Urbano cuando el reloj marcaba las 9 de la noche. Pero no estaba solo, la Fiscalía señaló que un hombre, que portaba un arma de fuego, lo acompañaba.

Pineda fue traído a Cartagena ayer en la madrugada y en la tarde lo presentaron ante un juez de Garantías, para las audiencias preliminares. Los líos que tiene Urbano con la justicia no son menores, pues la Fiscalía pedirá que se le imputen los delitos de tentativa de homicidio, tortura, acto sexual violento contra menor de edad, demanda de explotación sexual con menor de edad y suministro de estupefacientes a menores.

El padre de la menor de 15 años afectada prefirió no asistir a la audiencia. “Yo no quiero asistir a esa audiencia. Uno es un ser humano y le duele lo que le hagan al hijo de uno, no quiero estar ahí. Es justo que una persona que haga una cosa de esas pague por sus hechos. No me alegro del mal de otro, solamente le digo que busque de Dios. Que la justicia sea justa”, comentó ayer Milciades antes que comenzara la cita pública en el Centro de Servicios Judiciales que está en el Centro Histórico.

Agregó que con la recaptura del presunto agresor, su hija está más tranquila. “Ella se alegró -con la recaptura- porque andaba con miedo y de noche se asustaba mucho. Al saber la noticia me dijo ‘papi gracias a Dios que lo cogieron’. Está más aliviada”.

Dura recuperación

El hecho en el que salió herida la menor de 15 años ocurrió el 10 de agosto cuando llegó al apartamento de Urbano Pineda en el edificio Palmetto Eliptic, en Bocagrande. Arribó al inmueble porque hacía parte de un grupo vallenato contratado para amenizar una parranda. La menor indicó a las autoridades que Urbano la habría obligado a consumir drogas y que además de eso habría intentado tocar sus partes íntimas. También que le robó un dinero y que cuando este se dio cuenta la habría golpeado y amenazado con un arma de fuego.

La versión deja ver que ante las amenazas de muerte, la niña se lanzó por la ventana y cayó en la piscina del lugar, ubicada en el quinto piso. La caída fue de más de 60 metros, a una velocidad cercana a los 40 kilómetros por hora. Los médicos no se explican cómo se salvó la niña ante una caída de tal magnitud. La menor fue llevada al hospital de Bocagrande y luego remitida a la Fundación Hospital Infantil Napoleón Franco Pareja (Casa del Niño). Estuvo varios días internadas por múltiples lesiones internas y fracturas. Sus padres estaban en Cali y llegaron a la Heroica con ayuda de las autoridades, debido a sus precarias condiciones económicas.

Pocos días después, la menor le dieron de alta y ahora está en casa, pues su familia recibió un subsidio de arriendo por parte de la Gobernación. Allí la acompañen sus padres y tres de sus cuatro hermanos. Están en condiciones precarias, duermen en el suelo, sobre sábanas.

“La niña no puede caminar y sea como sea el suelo maltrata. Le hicieron placas en la cadera y posiblemente hay que operarla. Arrastra una pierna para poder caminar. Estos días han sido duros, lleva todo un proceso médico y con psicólogos”, relató el padre de la menor.

Tras la situación que viven, los parientes de la niña dicen que tienen apoyo de las autoridades, pero que pese a ello sienten temor. Sin embargo, la niña no desfallece en sus ganas de salir adelante y ante la proximidad de su cumpleaños (16 de septiembre), les dice a sus padres que quiere estudiar música y está esperanzada en una beca que le prometieron. 

Ayer, al cierre de esta edición, el juez de Garantías que lleva el caso había legalizado la captura de Urbano Pineda y estaban en audiencia de imputación de cargos.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS