Racha de homicidios en Cartagena

07 de julio de 2015 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Tenía 24 años y era madre de cinco niños, entre ellos dos mellizos de apenas 6 meses. Sin embargo, la filosa hoja de metal que se incrustó en su cuello y en su hombro derecho no tuvo reparos.

Fue la hoja de intolerancia empuñada por otra mujer la que le quitó la vida a Mayelsi Guzmán Correa y la convirtió en una de las cinco personas asesinadas en Cartagena, entre la tarde del domingo y la mañana de ayer. Las demás víctimas son hombres que perecieron en tres ataques a bala y uno con arma blanca.

Mayelsi vivía en La María junto con sus hijos. Además de los bebés, tenía otra pareja de mellizos, de 9 años, mientras que su hijo mayor tiene 10. Por varios años vendió chances, pero ahora se dedicaba a vender artículos por pedidos. Sus parientes contaron que una joven de 18 años, a la que apodan ‘la Niña’, la metió en un chisme. “Se puso a decir que Mayelsi estaba saliendo con un tipo, que no es su marido”, explicó una hermana de la víctima. Por eso, el domingo, a las 6 p. m., Mayelsi estaba decidida a reclamarle a ‘la Niña’, quien era vecina suya, por el lío que tenía en su hogar debido al chisme. Fue al barrio San Bernardo, junto a La María, y allí encontró ‘la Niña’,

“Mayelsi llegó a reclamarle y enseguida ‘la Niña’ sacó un cuchillo y le dio en el cuello y en un hombro. ‘La Niña’ huyó y a Mayelsi la llevaron al CAP de La Esperanza. De allí la pasaron a la Clínica Crecer, donde murió dos horas después”, relató la hermana de la víctima. Las autoridades buscan a la agresora.

Frente a discotecas

Entre las personas asesinadas también están Wallis Rojas Torres y Dairo Javier Heredia Martínez, quienes tenían órdenes de captura por el delito de hurto agravado. Ambos fueron asesinados a balazos, frente a establecimientos públicos. El primero vivía en Amberes y era ayudante de albañilería. Sus parientes dicen que el domingo, a las 9 p.m., salió de su hogar rumbo a Canapote. Dicen que entró a una discoteca. “No tenía mucho de estar allí cuando fue un momento al baño. Ahí se armó una balacera en una pelea.

Cuando Wallis salía del baño una bala perdida le dio en una pierna. Lo llevaron a la Clínica San José de Torices, donde murió”, relató un pariente, quien dijo que la víctima tenía 26 años. Sin embargo, la Policía indicó que Wallis acababa de salir del lugar y se sentó al frente, cuando un hombre y una mujer entraron a la discoteca a buscarlo. Luego salieron y al verlo, la mujer sacó un revólver y se lo dio al hombre, quien de inmediato le disparó a Wallis. Amigos de este último salieron y le dispararon al agresor, alcanzando a herirlo, pero este escapó con la mujer que lo acompañaba.

Por otra parte, está el crimen de Dairo Heredia. El reporte inicial de las autoridades indica que a las 11 p. m. del domingo salió de una discoteca que está en el sector Los Ángeles, junto a la Avenida Pedro de Heredia, y que luego discutió con un sujeto. Dicen que el sujeto lo amenazó y se fue, pero luego regresó con un revólver, a bordo de una camioneta. Apenas vio a Dairo, le dio un balazo en el abdomen y huyó. El herido cogió un taxi y llegó a la Clínica Madre Bernarda, donde posteriormente falleció.

De otro lado, está el asesinato de Jorge Florencio Gómez Ramos, de 36 años. Vivía en la calle 26 de La Quinta. Era reciclador y también cargaba bultos en el Mercado de Bazurto. “Le decían ‘el Nene Ra’ y le gustaba mucho la música, y siempre lo estaba acompañando una perrita a la que crió desde que nació”, recordó Pedro León Gómez, hermano de Jorge.

Dicen que Jorge prefería andar en la calle y que el domingo se acostó en la terraza de su casa, en donde casi siempre dormía. Cerca de las 2 de la madrugada de ayer, sus hermanos sintieron sus gritos. “Ayúdenme mis hermanos, ayúdenme”, decía. Cuando sus familiares salieron lo hallaron ensangrentado y con una gran herida en el pecho, causada con un arma blanca. “Me dijo que no se había dado cuenta de quién lo hirió porque estaba dormido. Lo cargamos y llevamos al CAP de La Esperanza y luego lo remitieron a la Clínica Crecer, donde casi una hora después murió”, contó el hermano de la víctima. Este cree que a Jorge lo mataron sin razón. “Eso fue pura maldad, seguro lo vieron dormido y alguien drogado le dio la puñalada al verlo como un loco. Instantes después que mataron a Jorge la Policía capturó a un hombre en La Quinta al que le hallaron un cuchillo ensangrentado. Lo tienen que soltar porque los resultados de la comparación entre la sangre de Jorge y la que tenía el cuchillo dura en llegar unos tres meses”, dijo otro familiar del difunto.

Por último, está el asesinato de Elkin Simancas Herrera, a quien llamaban ‘el Fule’.

Vivía en la calle 44 de La María y deja dos hijos. Hasta hace dos días laboró en una empresa en Mamonal, pero se le acabó el contrato y por eso empezó a trabajar de mototaxista. Dicen que ayer, a las 11 de la mañana, le dijo al dueño de la moto que manejaba que la iba a llevar a un taller para que le hicieran una reparación y que regresaba de inmediato. Sin embargo, la tragedia se le cruzó en el camino.

Al tomar la entrada de la Vía Perimetral, del lado de San Francisco, varios sujetos se le cruzaron en el camino. “Le dieron un balazo en el pecho y cuando cayó de la moto le dispararon en una pierna. Le robaron los zapatos y también su celular”, indicó un allegado. A Elkin lo llevaron al CAP de La Esperanza, pero allí llegó sin signos vitales. Aunque los parientes del mototaxista dicen que la muerte fue por motivo de un atraco, eso aún no se esclarece. Se cree que quien mató a Elkin es un joven que vive en San Francisco.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS