Redes sociales, claves para liberar a juez secuestrado en Cartagena

23 de noviembre de 2016 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Las redes sociales mueven el mundo y ni la delincuencia escapa de ellas. Y fue con ayuda de estas, en gran parte, que miembros del Gaula de la Policía Metropolitana de Cartagena lograron ubicar la casa donde tenían secuestrado al juez estadounidense Benny Cornelio Osorio Mejía, en Daniel Lemaitre.

Efectivos del Gaula que participaron en el operativo de rescate indicaron que la noticia del secuestro se conoció el sábado 12 de noviembre, un día después de consumado el delito en Cartagena. Se supo porque ese sábado la madre del jurista recibió una llamada al teléfono fijo de su casa en Barranquilla por parte de uno de los secuestradores, quien se hacía llamar ‘Omar’. Este sería Erick Samir Hoyos Delgado, de 23 años y oriundo de Valledupar.

La mujer hizo contacto con el Gaula del Atlántico y luego la investigación fue asumida por miembros del Gaula en Cartagena, coordinados por el fiscal primero especializado Pedro Díaz Pacheco. “Nos contactamos con la Embajada de los Estados Unidos y allí nos informaron que no tenían conocimiento de la estancia de este funcionario en el país. Empezamos a investigar y descubrimos que el 11 de noviembre el juez Osorio llegó a Cartagena para una actividad en un hotel en el Centro Histórico, junto a otros jueces. Se quedó en un hotel distinto a donde se hacía el evento. Ese día se registró en el hotel y dejó todas sus cosas. Poco después de mediodía se comió un pedazo de torta con un café en un establecimiento en el Centro y luego se fue al lugar del evento. Sus compañeros dicen que a las 10:30 de la noche salió y les dijo que se iba a dormir”, indicó uno de los miembros del Gaula que participó en la investigación.

Sin embargo, al revisar los videos de las cámaras de seguridad de la zona (además de los testimonios dados por el juez y testigos), constataron que no fue así. Benny salió a comer a un restaurante y luego caminó. Cogió por el Parque Fernández Madrid, luego pasó por la iglesia Santo Toribio y finalmente llegó a la Torre del Reloj.
Allí, se encontró con una mujer que vestía blusa negra con una falda blanca. Los testimonios del juez y los videos de las cámaras de seguridad dejan ver que esta era Massiel González Páez, una joven de 18 años con la que el juez ya había hablado por teléfono en julio, cuando estuvo en Barranquilla visitando a su familia. Esta es oriunda de Cúcuta.

Con la joven entró a una discoteca del sector, donde estuvo por una hora. Luego, tomaron un taxi y llegaron a un negocio de comidas rápidas en Bocagrande, donde compraron una hamburguesa, dos gaseosas y unas papas fritas. De allí el juez tomó un taxi y llegó con la joven a una casa en la carrera 18 con calle 68A-20 de Daniel Lemaitre.

Al llegar, otras dos personas sorprendieron al juez y le amarraron las manos y los pies con cordones. Estas dos personas serían Erick Samir Hoyos Delgado y Lina Alexandra González Rodríguez, de 24 y 23 años, respectivamente. Lina también es oriunda de Cúcuta y, al parecer, sería pareja de Massiel. Vivirían en unión libre. Lina es técnica en oftalmología y tiene un curso de manipulación de alimentos.

Plan entrega

“Alias ‘Omar’ -que sería Erick- seguía llamando a la mamá del juez para coordinar la entrega de los 15 mil dólares que había conseguido la señora. El martes -15 de noviembre- interceptamos el celular desde el que llamaban a la señora y el teléfono de Erick. Era difícil porque constantemente cambiaban de Sim Card. Logramos ubicar el lugar desde donde se hacían las llamadas, que era en Daniel Lemaitre, pero no teníamos el punto exacto. Empezamos a poner a agentes encubiertos en esa zona y logramos hablar con gente del barrio y preguntábamos si habían visto al juez o a la joven con la que estuvo por última vez, mostrándoles fotos. Nos dieron algunas pistas de Massiel, Erick y Lina y empezamos a ubicarlos en sus redes sociales. Tenían conexiones y buscamos en sus cuentas en Facebook y descubrimos que se tomaban fotos en el barrio, en las calles. Así tratamos de ubicar la casa y teníamos dos residencias sospechosas”, indicó el mismo investigador.

El jueves 17 de noviembre se organizó un plan entrega en Barranquilla. Allá, mientras recibían $50 millones por parte de un familiar del juez, fueron capturados Massiel y Erick. Casi de manera simultánea, se hizo el operativo de rescate en Daniel Lemaitre. “Teníamos las dos casas custodiadas, así como dos helicópteros rondando la zona. Teníamos la duda de en cuál casa tenían a Osorio, pero en Barranquilla Erick colaboró y dijo que lo tenían en una casa rosada. Entramos a la vivienda y en el último de los tres cuartos hallamos al juez, sentado en una cama y atado de pies y manos. Lina estaba adentro e intentó escapar por el patio, pero la atrapamos. Cerca de la casa atrapamos al mototaxista Andrés Estivenson Ramos Pastrana, de 21 años. Este acababa de salir de la casa cuando lo cogimos”, puntualizó el investigador del Gaula.

Tras ser capturados, los dos hombres y las dos mujeres fueron llevados audiencia. Les imputaron el delito de secuestro extorsivo agravado, cargo que no aceptaron. Pese a ello, la Jueza Tercera Penal Municipal de Garantías los aseguró con cárcel por petición del Fiscal Primero Especializado. Las autoridades buscan a una quinta persona que habría participado en el secuestro.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS