Sucesos


Riña entre “amigos” dejó un muerto en el barrio Monserrate

Con este hecho de sangre son 12 los homicidios en lo que va de mayo en Cartagena, nueve por violencia interpersonal, uno en atraco, un linchamiento y un caso de sicariato.

ENEYDA CASTRO

22 de mayo de 2021 12:00 AM

Las riñas por actos de intolerancia cobraron otra vida en Cartagena, la novena en lo que va de mayo. Lewis Hueto Palomeque, de 20 años y residente en el barrio Monserrate es la última víctima.

En este mes han sido asesinados en riñas José David Herrera (Nelson Mandela), Carlos Alberto Gamarra (La Esperanza), Gustavo Adolfo Castro Rodríguez (El Nazareno) Gustavo Silva González (Olaya Herrera) Jesús Galvis Durán (Bayunca) James Zúñiga (El Líbano), Óscar Romero (El Prado) y Yolier Balanta Moreno (El Campestre).

Por esos hechos de sangre, la Policía Metropolitana ha reportado cuatro capturas. En lo que va del 2021, según la Policía, son 68 los asesinatos en la capital de Bolívar, 46 de ellos por violencia interpersonal y solo un caso por pelea entre jóvenes en riesgo (pandillas).

Los otros tres homicidios en mayo tienen que ver con un linchamiento (La Providencia), atraco (San Fernando) y sicariato (El Carmelo).

La Policía, en acciones conjuntas con la Fiscalía, ha logrado el esclarecimiento de 33 de esos casos, lo que representa el 48 por ciento.

Amigos y rivales

Lo que al parecer era una noche amena entre amigos de infancia, en una calle entre los barrios Las Lomas y Monserrate, se convirtió en tragedia.

Lewis Hueto Palomeque murió el jueves en la noche luego que uno de sus amigos más cercanos lo acuchillara en medio de una discusión.

“Ellos estaban tomando trago, tipo 11 de la noche del sábado (15 de mayo), se fueron a palabras y uno de ellos lo convidó a pelear, y ahí fue cuando le dio una cuchillada debajo del brazo izquierdo”, cuenta un familiar del joven.

Hueto Palomeque y su victimario, al parecer, se encontraban bajo los efectos del alcohol.

“Nosotros vivimos en un barrio muy influenciado por las drogas, lamentablemente muchos jóvenes caen en esos caminos, incluyéndolos a ellos dos, por lo que con cualquier cosa pierden los estribos”, afirma el abuelo de la víctima cuando se encontraba, ayer en la mañana, en las afueras de Medicina Legal, en el barrio Zaragocilla.

A Lewis lo llevaron a su casa, en Las Lomas, al no encontrar transporte para llevarlo al hospital, debido al toque de queda que rige en la ciudad en las noches.

“A él lo trajeron a la casa para que nosotros buscáramos la manera de llevarlo a una clínica, fue muy difícil y él se estaba desangrando”, comentó un familiar.

A Hueto Palomeque lo trasladaron a la Clínica Crecer, donde permaneció por cinco días debatiéndose entre la vida y la muerte. El jueves murió.

Con dolor y lágrimas, familiares del joven expresan que “nosotros pedimos que se haga justicia divina, porque aunque los familiares del supuesto amigo de Lewis dicen que lo van a entregar a las autoridades, aún así dudamos”.

Su primo hermano cuenta que “él era muy querido en el barrio a pesar de que cuando tomaba se transformaba. Le gustaba bailar, era muy recochero, era muy amante de la champeta. Así lo queremos recordar”.

  NOTICIAS RECOMENDADAS