Sucesos


“Sebastián era una promesa del vallenato”

La madre del joven que falleció tras sufrir un aparatoso accidente en el túnel de Crespo, aseguró que su hijo quería ser un gran músico. Su amiga Keyla Cásseres, que iba con él, también murió.

En San Pedro Mártir, sector La Gloria II, hay amigos y familiares que se acercan a Ana Milena Pretel, la madre de Sebastián José Villalba Pretel, para darle una voz de aliento en medio del dolor por la temprana partida de su hijo, de 21 años.

No deja de llorar y con mucho dolor recuerda que en alguna oportunidad Sebastián le dijo que sentía que moriría a temprana edad, por lo que le manifestó a ella, y a su novia, que de llegar a pasar eso que lo despidieran con música y no con lágrimas.

En un instante todo queda en silencio y de repente se escucha el sonar un acordeón que sale de un teléfono celular de uno de los asistentes. Está viendo uno de los videos que grabó Sebastián José interpretando ese instrumento a orillas del Río Magdalena, en Zambrano (Bolívar).

De inmediato, doña Ana Milena se vuelve a quebrantar. “Hijo mío, esas notas tuyas ya no las voy a escuchar”, dice llorando mientras es abrazada por un familiar.

Vuelve a sacar fuerzas y reconoce que Sebastián José, cuando era niño mostraba sus cualidades con la música, y ella no quería que su hijo se fuera por ese camino.

“Desde muy niño le gustó la música; yo tenía mucho temores y por eso no lo apoyaba, por temor a que se me desviara. Sin embargo, como para quitarle la idea le compré una guitarra. Aprendió, pero lo que él quería era una acordeón. Por parte de su familia paterna muchos son músicos, eso lo llevaba en la sangre”, precisó.

Agrega que todo lo que aprendió de música lo hizo solo, leyendo y con tutoriales, con lo que desarrolló de manera sorprendente ese don.

Había grabado

Y es que la vida de este joven, que perdió la batalla contra la muerte el domingo por la noche tras sufrir un aparatoso accidente en el túnel de Crespo ese mismo día a las 7 de la mañana, cuando iba con su mejor amiga, quien también falleció en el lugar de los hechos, iba escalando rumbo al éxito.

El pasado 1 de noviembre, junto a su tío Jhonny Villalba, un destacado cantante de música vallenata, grabó una canción llamada ‘La última voz’, que hace parte del trabajo musical ‘Gracias a Dios.

“Era mi sobrino, pero era como mi hijo. Tenía un gran talento para tocar el acordeón y para componer. Lo vamos a extrañar mucho, era una gran persona”, dijo su tío Jhonny Villalba.

Su madre recordó que Sebastián estudiaba administración empresas en la Universidad de Cartagena, estaba en al último semestre y ya estaba preparando su tesis. Allí en el alma máter encontró amigos músicos e integró un grupo llamado Corinche y otro que también se llama Forenca.

De allí hizo una gran amistad con Keyla Patricia Cásseres Portela, quien además de ser su compañera de estudios se convirtió en su compinche y su mejor amiga.

De esta joven se supo que también estudiaba administración y residía en la manzana 6 con la etapa 5 del barrio Blas de Lezo, tenía 23 años y deja una niña. Ella también integraba un grupo folclórico en la universidad. Familiares de la mujer se abstuvieron de dar declaraciones.

El joven músico será despedido mañana el cementerio Jardines de Paz, de Turbaco, con un homenaje en donde estarán varios artistas.

El accidente

La madre del acordeonero dijo que el sábado Sebastián fue a visitar a su padre en el barrio La India, y allí se encontraría con un tío que había llegado de visita. “No se si allá llamó a Keyla, o la recogió. No sé. Ellos salían en la moto con frecuencia”.

Lo que informó el DATT es que la pareja de amigos habrían perdido el control de la moto, que era conducida por el joven en sentido La Boquilla-Marbella, y al ingresar al túnel de Crespo fue que chocaron, una vez perdió el control. No hay una hipótesis clara, por lo que se verifican las cámaras del lugar.

Keyla perdió la vida en el sitio, mientras que Sebastián falleció en horas de la noche de ayer domingo.