Sexo y dinero: los deseos de un extorsionista

26 de marzo de 2018 07:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Fue a finales de febrero cuando empezó la pesadilla para una joven de 22 años. Un acoso sexual que terminó con extorsión incluida, pero que por fortuna el presunto responsable de ello fue aprehendido por la justicia. Y todo empezó por un viejo video íntimo que se había “perdido” en las redes sociales.

Según manifestó en su denuncia a las autoridades, su dolor de cabeza comenzó con la invitación de amistad que le llegó a su cuenta de Facebook el 21 de febrero. Un hombre, que se identificaba como “David  ENF”, quería ser su amigo.

Sin embargo, como no lo conocía, la estudiante de 22 años decidió rechazar la invitación. Pero el desconocido estaba lejos de darse por vencido.

Al otro día, al ver el rechazo, le envió a la joven un mensaje directo a la misma cuenta. Le decía que quería conocerla. Le explicaba que él era ingeniero mecánico y que trabajaba en una reconocida empresa, por lo que ganaba mucho dinero.

La joven le indicó que eso no le importaba, que su familia estaba bien económicamente y que ella no necesitaba su dinero. Le recomendó que creara una fundación para que ayudara a mujeres extranjeras necesitadas.

Durante varios días el hombre le envió mensajes hasta que logró que la joven le hablara. “Al saber que no tenía trabajo, el hombre aprovechó y le dijo que le enviara una hoja de vida, que él sabía que había una vacante en su empresa y que la podía ayudar a conseguirle ese empleo”, indicó un investigador del Gaula de la Policía de Bolívar.

Animada por la supuesta oportunidad de trabajo, la joven preparó la hoja de vida y se la envió al hombre. Este, aprovechando los datos que estaban en el documento, copió el número del celular de la joven y empezó a llamarla y a enviarle mensajes de texto.

Le decía que le gustaba mucho y quería tener una relación con ella. La joven empezó a ignorarlo y el 15 de marzo, según la denuncia, el hombre empezó a llamarla por Whatsapp. Como no le contestaba, a la una de la tarde de ese día le envió un mensaje diciéndole que tenía unas fotos suyas en donde aparecía desnuda, en las que se veía muy bonita.

La víctima manifestó que de inmediato recordó el infierno que había vivido hace dos años: hizo un video íntimo con su novio y cuando terminaron la relación este decidió subirlo a Facebook en un acto de rabia.

Ella le pidió al sujeto que le mostrara la imagen, pero este se negó. Por el contrario, le exigió que le tenía que mandar diez fotos donde se le viera el rostro y ante las presiones, la joven le envió dos, pero en las que no se le veía la cara.

La idea de un suicidio

La estudiante estaba nerviosa, recordaba lo que había vivido hace dos años y entró en shock emocional. Resolvió bloquear al sujeto en su Wahtsapp.

Sin embargo, este le mandó un mensaje de texto y luego una captura de pantalla del video del que tanto temía la joven volviera aparecer. “Ahí te mando esta foto donde te ves hermosa”, le escribió.

La joven terminó desbloqueándolo y le pregunto qué quería. El extraño le decía que quería sexo, pero ella le indicaba que no podía hacerlo y entonces vinieron las amenazas. El sujeto le indicó que si no lo hacía, subiría a las redes sociales el video.

“La joven sufrió mucho eso. Recordó otra vez todo lo que había vivido hace dos años y empezó a deprimirse. Ella dice que estaba tan desesperada y asustada por volver a pasar por lo mismo, que pensó en suicidarse”. Luego, empezó a hacer capturas de pantalla de las conversaciones con el extraño.

Sin embargo, luego este empezó a borrar rápidamente lo que le enviaba al Wahtsapp para no dejar pruebas.

Las amenazas y las peticiones siguieron. Y ante la situación, la joven no pudo contenerlo más y terminó contándole todo a su madre. Su progenitora le dijo que le siguiera el juego al sujeto.

Entonces, llegó el momento resolutivo. El 15 de marzo, el hombre le pidió que se encontraran en la entrada de Los Caracoles, porque quería tener sexo. Ella le dijo que no podía, que mejor se encontraran al día siguiente pero en la tarde, porque en la mañana estaba estudiando. “No sé, ya te dije lo que quiero, tú eres la que sabes”, la amenazó el sujeto.

El 16 de marzo, desde las 7 de la mañana, el sujeto empezó a escribirle a la víctima y a acosarla. Le indicaba que tenía que cumplirle la cita o que iba a subir el video a las redes. Además, le dijo que por la demora, ahora ella debía llevar dinero para pagar todos los gastos del encuentro sexual.

Ante la presión, la joven se fue con su madre a las instalaciones del Gaula de la Policía de Bolívar y denunció lo que pasaba. Fue así como investigadores de esa unidad solicitaron permiso a la Fiscalía para hacer una entrega controlada. “La joven nos entregó 100 mil pesos que era los que iba a llevar a la cita para los gastos del encuentro sexual que esperaba tener el sujeto. Le dimos algunas indicaciones a la víctima y fue así como fuimos a realizar la entrega controlada”, señaló un investigador.

Cerca de la una de la tarde del mismo 16 de marzo, la joven llegó a la entrada de Los Caracoles, junto a la Transversal 54 para encontrarse con el sujeto que la amenazaba.

Llegó al sitio pactado, mientras en los alrededores se camuflaban los investigadores del Gaula, para protegerla. El sujeto no aparecía, pero a los pocos minutos llamó a la víctima al celular y le indicó que se moviera unas cuadras más adelante, pero esta se negó.

Al rato, el presunto extorsionista apareció con un niño de dos años en sus brazos. “La víctima le pidió que le mostrara su celular para ver el video y borrarlo. Él le dijo que no lo tenía allí, que lo acompañara porque debía ir a buscarlo. Ella le dijo que no iría, que lo buscara él solo. El hombre se fue y al rato volvió, otra vez con el niño de 2 años en los brazos, y con su celular. Le mostró los videos a la joven y luego esta le entregó 100 mil pesos para los gastos de la esperada salida”.

Pero allí quedó todo, porque solo unos instantes después, los efectivos del Gaula aparecieron y capturaron al presunto extorsionista. Se trata de Carlos Raúl Carmona Castillo. Los funcionarios le incautaron el celular desde el que habría estado haciendo las llamadas intimidantes a la víctima y el dinero que esta le entregó. El niño que llevaba en brazos fue entregado a personal de Infancia y Adolescencia y luego se lo entregaron a su madre.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS