Sucesos


Sobrevivió a masacre en El Bagre, Antioquia

REDACCIÓN SUCESOS

17 de febrero de 2013 12:01 AM

Faltaban pocos minutos para que el reloj marcara las 4 de la tarde, el 30 de enero pasado, cuando Víctor Andrés Parra Caballero se acaba de bañar y vestir. Estaba en una  vieja casa, en una vereda de nombre Bamba Arriba, en Antioquia, cerca del municipio de El Bagre. Ese día, por lo que describe él como un milagro, se salvaría de ser una de las cinco personas masacradas, cuatro de ellas oriundas de Cartagena, en el municipio de El Bagre, al parecer, por parte de las Farc. Dos de los muertos vivían en Nelson Mandela y los otros dos en San Pedro Mártir.
A Víctor lo acompañaban ese día otros cinco cartageneros, entre los que estaba una mujer, que el 6 de enero partieron de la Heroica, dos del barrio Nelson Mandela, uno de La Reina -la mujer- y el resto de San Pedro Mártir, animados por las promesas de un conocido de ganar mucho dinero trabajando en una mina de oro. En el lugar estaban otros tres hombres y una mujer, oriundos de otros lugares del país.
Víctor, un mototaxista de 29 años, dice que de repente el mismo conocido que les prometió trabajo llegó corriendo a la vivienda, como alma que lleva el diablo, y le dijo que saliera rápido del lugar.
Corrió por horas
“Minutos antes nos había dicho que no nos bañáramos porque íbamos a salir, pero no prestamos atención y nos bañamos. Yo lo hice de primero y luego los otros, pero cuando estos se bañaban, él llegó corriendo, diciendo que huyéramos porque venían a atacarnos. Avisé a los demás y empezamos a correr.
“Nos dividimos en dos grupos. Yo corrí junto a cuatro personas, entre las que estaba el conocido y Diana, que vive en La Reina. Atravesamos montañas más altas que la Popa y mucho monte. Solo una hora y media después, cuando llegamos a un lugar en el que había señal de celular, el conocido llamó a la casa de donde habíamos escapado y le dijeron que guerrilleros de las Farc habían capturado a un hombre que nos acompañaba, que era de Puerto Claver- Antioquia-, y a cuatro cartageneros, entre los que estaban Andrés y José- de Nelson Mandela-, y Leonardo Osorio Castillo y Fidel- de San Pedro Mártir-”, relata Víctor Parra.
Avisa al Ejército
El hombre cuenta que el día del hecho caminó hasta las 10 de la noche, y llegó a una casa en donde le dieron posada. Al día siguiente, siguió caminando y a las 3 de la tarde llegó hasta la población de Los Mellizos. Allí el conocido prestó plata a una mujer de dicha población y fue entonces cuando Víctor se fue en una mototaxi hasta El Bagre, a donde avisó a un batallón del Ejército lo sucedido.
Los militares fueron por las otras cuatro personas que lo acompañaban, cerca de la población Los Mellizos. “Duré tres días en el batallón y luego partí. Después me enteré por los noticieros que a los que se llevaron las Farc los habían encontrado muertos en El Bagre, en estado de descomposición. Los mataron a tiros. Nosotros fuimos a Antioquia por trabajo, pero nunca empezamos porque en las minas había enfrentamientos. Nunca fuimos a hacer parte de un grupo de atracadores, como estaban diciendo”, concluye Víctor Parra.
Los muertos de San Pedro Mártir
Leonardo Osorio, de 25 años, una de las víctimas mortales, vivía en San Pedro Mártir, a solo unas calles de Fidel, otro de los muertos. Nació en Venezuela, pero a los pocos meses de vida su madre lo trajo de vuelta a Colombia, al municipio de San Andrés de Sotavento, en Córdoba. Luego, su papá adoptivo, Pedro Osorio Cañate, lo trajo a Cartagena. “Era mototaxista y trabajaba mucho. Todo empezó porque un amigo le dijo que se fuera para Antioquia a trabajar en una mina. Al él no le faltaba nada, pero lo colmó la ambición de lo que le decían y se fue. Después nos enteramos por la televisión de lo que había pasado. Nos duele mucho porque era un buen muchacho”, relata entre lágrimas Pedro Osorio.