Sucesos


Torices, Olaya y Boston, tres tragedias por incendios caseros

En los tres casos las víctimas fueron dos niñas y un niño entre los ocho meses y los 10 años. Ninguno estaba acompañado.

EDWIN TORRES PADRÓN

01 de junio de 2020 12:00 AM

Tres tragedias que no debieron ocurrir en Cartagena. En el barrio Torices, calle Santa Fe, hay consternación por la manera como murió el pequeño Daniel Valero Mendoza, de 10 años. Un incendio consumió el cuarto donde dormía solo el sábado en la mañana.

Hace 15 meses, un hecho similar dejó luto, dolor y conmoción en el barrio Olaya Herrera. El 10 de febrero de 2019, un incendio se llevó la vida de la pequeña Beilys Sofía Mena Ledesma, de 4 años, mientras dormía en una habitación en su casa, en la calle El Tabú del sector Rafael Núñez.

En la mañana del 4 de diciembre de 2018, otra tragedia envolvió al barrio Boston. El fuego devoró una casa de madera y acabó con la vida de una bebé de ocho meses.

Los tres hechos tienen una casualidad fatal: en todos las víctimas estaban sin una compañía cerca.

En el caso más reciente, en Torices, los bomberos aún no tienen un reporte oficial de las causas que originaron las llamas. Solo está claro que el fuego sorprendió al niño a eso de las 5 de la madrugada mientras dormía solo en apartamento que está en el patio de una residencia.

En medio de las investigaciones, la Policía y los Bomberos conocieron que la madre de la víctima está hospitalizada, pues hace algunos días fue víctima de un atraco en el que la lesionaron, al parecer, por resistirse a entregar sus pertenencias.

El mismo sábado, otro incendio en el barrio Nelson Mandela, sector Francisco de Paula II, consumió una vivienda de madera y dejó en la calle dos familias. Allí vivían ocho personas, entre ellas cinco menores.

En Olaya

El caso de la pequeña Beilys Sofía Mena Ledesma tiene un tinte de misterio. El domingo 10 de febrero, a las 10:20 de la noche, ocurrió la tragedia. Ese día, Bleilys estaba en su cuarto con su hermanita Yerainis Mena, de 3 años. Su habitación estaba construida en madera en el patio de la casa de su abuela. Ahí vivía junto a sus padres y hermana.

Las dos niñas habían quedado solas en la casa porque su mamá fue a hacer una diligencia. De repente, Yerainis se levantó llorando de su cama y fue a casa de su abuela, quien al verla en ese estado corrió a cargarla, creyendo que sus lágrimas eran porque su mamá no estaba. Sin embargo, su pensamiento cambió al percibir el fuerte olor a quemado que la llevó al patio. Allí se topó con el fuerte incendio.

Los gritos de auxilio no se hicieron esperar, por lo que vecinos llegaron con baldes de agua para sofocar las llamas. “Como no sentimos llanto ni gritos, pensamos que Bleilys había salido de la casa”, narró una familiar en su momento.

Un vecino que retó el peligro se metió entre las llamas y sacó a la menor. Luego, la llevaron en una moto al HUC, donde lograron estabilizarla y remitirla a la Casa del Niño. Allí murió a la 1:30 de la tarde del lunes 11 de febrero ante las quemaduras que tenía en el 90 por ciento de su cuerpo.

En Boston

Esa madrugada del 4 de diciembre de 2018, según un residente de la casa, un palo le cayó encima y lo despertó. Su vivienda se quemaba. Al caer en cuenta que adentro estaba su sobrina (una bebé de ocho meses), intentó ingresar por la puerta principal, pero cayó parte del techo.

Ante esto, el joven decidió ingresar por el patio de la vivienda, pero el techo colapsó completamente sin que se pudiera rescatar a la menor.

Jefri, tío de la menor, estaba solo con su sobrina, ya que la mamá de la bebé había ido a la tienda, mientras que los padres del joven estaban trabajando.

Cifras

En 2019, el Cuerpo de Bomberos de Cartagena atendió 2.519 emergencias. El mayor número atendidas fueron los casos de abejas africanizadas, con un total de 751 casos, correspondiente a un 29.81% de todos los requerimientos atendidos por las unidades bomberiles.

En segundo lugar se encuentran los incendios forestales con 631 casos, que representan el 25.5%. En tercer lugar aparecen los incendios de 232 transformadores de energía eléctrica, que representan un 9.21% de las emergencias atendidas en la anterior anualidad. Cortaron 217 árboles en riesgo y caídos y atendieron 179 incendios en viviendas, convirtiéndose en la quinta llamada más recurrente al 119 con 7,11% del total de las operaciones desplegadas.