Sucesos


Tragedia en edificio de El Laguito: quiso entrar por el balcón y cayó del piso 8

Javier Sotelo Espinosa tenía 22 años y vino de Zipaquirá (Cundinamarca) con su novia y ocho amigos para disfrutar de las vacaciones. Es la segunda muerte accidental de esa manera en este año.

EDWIN TORRES PADRÓN

13 de enero de 2021 12:00 AM

El alcohol ha estado presente en las dos tragedias que han ocurrido en edificios de la ciudad este año y que han dejado como víctimas mortales a dos turistas del interior del país.

El último de esos hechos sucedió el lunes festivo en la noche. Javier Esteban Sotelo Espinosa tenía 22 años y había viajado de Bogotá a Cartagena para pasar vacaciones con su novia y ocho amigos, todos ellos residentes en Zipaquirá, Cundinamarca.

Estaban hospedados en el edificio Playa Mar, en el sector turístico de El Laguito, en la Avenida Primera. Desde la tarde departían en un apartamento del octavo piso tras pasar el día en Cholón.

Tal parece que en medio de los tragos, dice una de las versiones que se conoce por parte de testigos, Sotelo discutió con su pareja y por eso decidió salir un rato. Al percatarse que se le habían quedado unos objetos personales, decidió regresar poco después con un amigo. Al encontrar la puerta cerrada, los dos jóvenes optaron por ingresar al apartamento por el balcón.

El amigo de Javier lo logró, pero a él los reflejos quizás le fallaron y cayó al vacío, muriendo en el instante. Su cuerpo quedó en el parqueadero interno. Esa versión contrasta con una de las de que se conoció inicialmente en el sitio de los hechos y que dejaba entrever un aparente suicidio.

Javier Sotelo era de Zipaquirá y ayer en la mañana su cuerpo era reclamado por sus parientes en la morgue de Medicina Legal, en Zaragocilla.

Las circunstancias son similares en la muerte accidental de la antioqueña Francia Marlene Prada, de 33 años, cuando apenas habían transcurrido ocho horas del 2021.

Ella y su hermana llegaron al conjunto residencial Rincón del Alto Bosque, frente a la Avenida Crisanto, a eso de las 7 de la mañana del primero de enero para ir a un apartamento de dos plantas en los pisos 4 y 5, en el bloque 7. Tal parece que a la dueña del apartamento se le partió la llave cuando pretendía abrir y por eso su hermana, Francia, decidió subir a la azotea para llegar al balcón del quinto piso y así entrar al apartamento.

Los testigos aseguran que la mujer habría perdido el equilibrio y por eso cayó al vacío. Su cuerpo quedó dentro del complejo residencial, frente a la piscina. Pese al impacto, la mujer tenía algunas señales de vida y por esos sus allegados trataron de llevarla a la portería para esperar una ambulancia. Los esfuerzos resultaron en vano a los pocos minutos.

Francia había llegado de Medellín para pasar fin de año con su hermana residente en Cartagena. Su cuerpo fue trasladado a esa ciudad.

Dos muertes en el 2020

El año pasado, hasta el 30 de noviembre, hubo en Cartagena 53 casos de muertes accidentales, dos de ellas con caídas al vacío. En Colombia los casos fueron 2.468 y dejaron como víctimas a 445 mujeres y 2.002 hombres.

El 6 de agosto, a las 7 de la mañana, Glenis Baloyes Pérez cayó del piso 11 del edificio Torre Isabella, en el barrio Castillogrande. Tenía 52 años y era oriunda de Turbo (Antioquia). La mujer trabajaba como empleada doméstica en un apartamento de ese edificio en la carrera 7 con calle 6. Estaba en sus labores cuando ocurrió el accidente.

Glenis limpiaba uno de los vidrios del balcón del piso 11 y habría perdido el equilibrio, cayendo al vacío. El cuerpo quedó en la zona del antejardín de ese complejo residencial.

Meses antes, el 24 de marzo, el alemán Mach Klaus Dieter, de 74 años, cayó del piso 13 del edificio Altamar del Cabrero, en el barrio El Cabrero, en circunstancias no claras para las autoridades. La Policía solo informó que la víctima tenía 10 años de estar viviendo en esta ciudad. Residía solo en su apartamento y sus vecinos dicen que siempre lo notaron tranquilo, que nunca vieron en él algo extraño.

  NOTICIAS RECOMENDADAS