Tres capturados por doble crimen en La Candelaria

10 de octubre de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Dos muertos, un herido y tres capturados. La madrugada de ayer fue violenta en el barrio La Candelaria, sector Omaira Sánchez, tras el ataque de una pandilla de Boston contra varios jóvenes que tomaban cervezas en una tienda.

Yefrin Pérez Atencio y José Luis Valdés Estrada, de 26 años, murieron en el sitio de los hechos al ser baleados y acuchillados por presuntos miembros de una banda conocida como los de ‘el Pueblito’.

Norma Atencio Moreno y Gloria Valdés Estrada, madres de las víctimas, ya saben que es lo que es perder un hijo en medio de la violencia callejera. A las dos les asesinaron hijos en diferentes circunstancias.

“Sorprendidos”

Según testigos, “había una fiesta por -el sector- el Yonki y los muchachos esos bebían en la tienda. Cuando llegaron esos pelaos fue disparando y acuchillando sin pelear ni nada”. El primero en ser baleado fue Yeison Espinosa Altamar, amigo de las víctimas mortales. Yefrin y José habrían intentado ayudarlo, pero también recibieron los balazos y murieron en el acto.

“Los que llegaron buscando problema los conocemos como ‘Nelson’, ‘Walter Lobita’, ‘el Chiquito’, ‘el Luis’ y ‘el René’. Le dispararon a Yeison que iba caminado y luego a los otros”, aseguró un allegado a las víctimas.

Norma cuenta que iba camino a casa, tras asistir a un velorio, y cuando pasaba por la tienda de la esquina -cerca del punto conocido como El Yonki- vio a su hijo Yefrin tomando y lo convidó a casa. Sin embargo, el muchacho decidió quedarse unos minutos más.

Esos minutos significaron su partida para siempre. “Ya estaba en casa cuando escuché los gritos. Cuando salí alguien me dijo ‘corre que le dieron’. Miré hacia la tienda y por el suéter supe que era ‘el Negro’ -como le decía cariñosamente a Yefrin-. A unos metros de él estaba José y del otro lado Yeison, a quien se llevaban para una clínica”, recordó con voz entrecortada la mamá de Pérez.

Ese dolor de Norma es el mismo de Gloria. Para ella, la muerte de su hijo es injusta, pues no estaba haciéndole daño a nadie. Solo se tomaba unos tragos con su amigo de toda la vida, Yefrin. “Mi hijo no salía de la casa. Él era paciente psiquiátrico, no se metía con nadie”, contó Gloria.

Un pasado de dolor

La vida de Norma y Gloria la enmarcan la zozobra y la muerte. Ellas reconocen que Yefrin y José pertenecieron a pandillas, pero con el tiempo salieron de ese mundo. A Norma le asesinaron a John Jairo Patiño en el barrio Las Palmeras. Ella dice que no sabe quién ni por qué, pero la Policía en aquel entonces aseguró que el hombre era atracador y que habría sido su víctima quien le disparó.

De José Valdés Estrada, la Metropolitana reportó que tenía anotaciones por los delitos homicidio, hurto, tráfico y porte de estupefacientes.

Retenidos

La Policía dice que en el mismo barrio capturó en una rápida reacción a tres sujetos conocidos como ‘el Uva’, de 21 años; ‘el Walter Lobito’, de 23 y ‘el Quiquito’, de 20. Les hallaron una pistola Pietro Beretta, calibre 9 mm.

“Uno de los capturados simuló una confrontación para atraer a las víctimas, integrantes de una pandilla rival, y en una curva en un sector con poca iluminación lo aguardaban otros dos atacantes, quienes con arma de fuego y cortopunzantes lesionaron a los tres jóvenes”, dice la Policía Metropolitana sobre lo ocurrido en La Candelaria.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS