Tres celulares, claves para aclarar crimen en Santa Lucía

06 de marzo de 2020 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

En los tres celulares que le hallaron al pensionado de la Armada Nacional que balearon el miércoles en la noche, en el barrio Santa Lucía, están las pistas para esclarecer los móviles de este crimen que ha dejado muchos interrogantes entre sus familiares.

Así lo confirmó ayer la Policía Metropolitana sin especificar si esas pistas están en las llamadas que hizo o recibió la víctima, o en algunos mensajes o números. Expertos de la Sijín analizan los móviles para esclarecer los hechos.

Lo que si está claro es que el atraco está descartado en el asesinato de Néstor Miguel Olivares Morón, de 35 años, y quien había sido pensionado de la Armada por enfermedad.

Lo que cuentan los testigos es que el miércoles, a las a las 8:30 de la noche, un sicario lo atacó por la espalda en un centro comercial, en Santa Lucía, sin la más mínima contemplación.

Los gritos no se hicieron esperar, y mientras algunos quedaron perplejos ante el acto del delincuente, otros auxiliaron a Olivares, quien fue trasladado a la Clínica Madre Bernarda, en donde horas después informaron que había muerto.

Los testigos aseguraron que Néstor ingresó a una droguería a comprar una botella de agua y al salir se disponía a subir unas escaleras, pero su verdugo lo estaba esperando. “Ese sujeto apareció de la nada. Solo se escucharon los disparos”, relató uno de los presentes en el lugar.

Al homicida lo esperaba su cómplice en una moto a unos cuantos metros de la entrada al centro comercial.

Cuestiones médicas

En el caso de Néstor Miguel, la Policía dejó claro que lo querían muerto y hay posibles pistas para esclarecer el hecho.

Al pensionado, dicen fuentes judiciales, lo harían seguido desde el barrio La Consolata hasta dicho centro comercial, en donde queda la unidad renal en el que a la víctima le hacían diálisis. Olivares llegó a la unidad a las 8 p. m., se registró y le dijo a la enfermera que iba por agua y regresaba enseguida, ya que la atención era por turno.

A los pocos minutos, los balazos provocaron pánico, y quienes bajaron a ver qué sucedía se percataron que quien se desangraba era Néstor.

Ayer, en las afueras de la morgue de Medicina Legal, dos mujeres se reportaron como dolientes del exmilitar, pero al ser abordadas por la prensa, manifestaron que no deseaban hablar del caso.

Algunas personas que presenciaron el hecho dijeron que el asesino ingresó por el parqueadero a pie y luego de disparar corrió hacia la entrada principal para huir con el sujeto que lo esperaba en una moto.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS