Tres muertos dejan atraco y dos ataques directos

22 de mayo de 2015 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La familia Tangarife Restrepo llegó hace tres meses a Cartagena con la aspiración de una nueva y mejor vida. Hoy, se van de la Heroica con las manos vacías y envueltos en dolor. Vuelven a su natal Pueblo Rico (municipio de Risaralda), con uno de sus integrantes de un ataúd.

Se trata del tendero Cruz Wilson Tangarige Restrepo, una de las dos personas a las que mataron a balazos la noche del miércoles, en Arroz Barato y Fredonia. Ayer en la tarde, otro hombre fue asesinado, en La Quinta.

“No se dejó atracar”

Cruz Wilson tenía 39 años y nació en La Virginia, Risaralda. Se crió en Pueblo Rico y sus parientes cuentan que era un hombre de campo: cultivaba café y caña. Hace unos meses uno de sus patrones le propuso que se fuera con él para Cartagena, para que administrara una tienda, que está en la calle Los Ciruelos de Arroz Barato. El campesino aceptó y el 15 de marzo llegó a la Heroica junto con su hermano mayor.

Entre los dos administraban el negocio, de nombre tienda Duyer. Todo parecía marchar bien para los hermanos, tanto, que hace un mes se vino a trabajar con ellos su madrastra, María Elsy Pérez. También vinieron varios sobrinos.

“Entre Cruz, su hermano y yo nos turnábamos para atender la tienda. Siempre estábamos dos en el negocio por seguridad. Desde el martes estaban dos tipos pasando en una moto y analizando la tienda y la casa en la que vivimos, que está junto al negocio”, relató María Elsy.

Los delincuentes estaban analizando cómo dar el golpe y el martes, a las 9 p.m., vieron una oportunidad. A esa hora, Cruz Wilson estaba con su hermano mayor a punto de cerrar el negocio, cuando quedó solo porque su pariente se fue a buscar su cena. “Los sujetos estaban pendiente y al ver que Cruz quedó solo se le metieron a la tienda. Él como que no se dejó atracar y forcejeó con ellos, hasta le dislocaron un brazo. Se sintieron cuatro disparos, pero Cruz solo recibió dos balazos, uno en la cabeza y otro en el abdomen”, relató la madrastra de la víctima.

Los ladrones huyeron en una moto, marca Boxer y de color negro, mientras que al baleado lo llevaron al CAP de Arroz Barato, donde confirmaron que ya estaba muerto. Los parientes del tendero reclamaban ayer su cadáver en la morgue de Medicina Legal y esperaban llevarlo hoy a Risaralda.

“No se pudo trabajar, no nos dejaron trabajar. Así uno no puede quedarse aquí y por eso nos vamos todos”, dijo con tristeza la madrastra del difunto. La Policía Metropolitana señaló que aunque no hay capturas, hay un indiciado.

Suplicó por su vida

Por otra parte, está la muerte de Luis Javier Rojas, de 33 años. Al hombre lo veían caminar por las calles de Fredonia, y siempre iba a almorzar en el sector Isla de Belén, donde lo conocían por el apodo de ‘Zico’. Sin embargo, allá nadie sabe dónde vivía.

Las autoridades indicaron que el miércoles, a las 9:30 de la noche, estaba en una vía destapada, entre las calles 7 y 8 de Fredonia. Dicen que un sujeto llegó al lugar y que increpó a Rojas. Cuentan que hubo una discusión y que cuando el sujeto sacó un arma de fuego Luis le suplicó que no lo matara. Pero el agresor no tuvo compasión.

Su víctima trató de protegerse con las manos y por eso recibió dos impactos de bala en una de ellas. Luego, el sujeto le dio dos balazos en el tórax y huyó. Al herido lo llevaron a la Clínica Madre Bernarda, donde murió instantes después. Hasta ayer en la tarde, nadie se acercaba a la morgue de Medicina Legal a preguntar por el cadáver de Rojas.

Por drogas

La racha de asesinatos continuó ayer, a las 5 de la tarde. En un patio de la calle Tercera de Las Flores, en La Quinta, cerca del sector Las Escaleras, cayó muerto Larry Johnnatan Jaramillo Angulo, tras ser agredido con un arma cortopunzante. Las primeras indagaciones de la Policía Metropolitana indican que el crimen de Larry sería una retaliación por la pérdida de una droga en el sector.

Jaramillo, quien era indigente, era conocido por el alias de ‘el Calimeño’ y la Policía señaló que tenía antecedentes por los delitos de porte ilegal de armas de fuego y además lo señalan de ser el presunto responsable de varios hurtos.

Pero su prontuario no termina allí. También era investigado por su presunta responsabilidad en el asesinato de David Alfonso Cienfuegos Mattos. A este lo mataron el 18 de abril pasado en la llamada Loma del Crack, en La Quinta.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS