Tribunal ratificó condena contra asesinos de Kellys Zapateiro

15 de junio de 2018 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Una pena ejemplar, por un hecho macabro que causó muchísima indignación y dolor. Ayer, luego de un largo proceso judicial, la magistrada Patricia Corrales, quien hace parte de la Sala Penal del Tribunal Superior de Cartagena, ratificó la condena de 60 años de cárcel contra el expolicía Andrés Díaz Zabaleta y su excompañera sentimental Josefa Cardona Ortega, por el vil asesinato de Kellys Zapateiro Guzmán.

La condena había sido apelada por los defensores de los procesados, pero la justicia demostró que estos mataron a la embarazada, le sacaron al niño que llevaba en el vientre (que sobrevivió), y luego descuartizaron y quemaron el cuerpo de la mujer. Por esa atrocidad, la máxima condena fue ratificada.

El crimen ocurrió en el año 2014, junto a la estación de la Policía que está en Manzanillo del Mar, donde el entonces patrullero Díaz prestaba sus servicios. La sentencia marca un hito en la historia judicial de Cartagena, pues es la primera máxima condena que se ha proferido en la ciudad. Fue emitida por el Juzgado Segundo Penal del Circuito y quien lideró la investigación fue el fiscal primero especializado Pedro Díaz Pacheco, con apoyo de efectivos de la Sijín de la Policía Metropolitana.

“Con la confirmación del fallo condenatorio emitida por el Tribunal Superior de Cartagena, se ratifica que la justicia de los hombres llegó al límite, la imposición de la pena máxima, 60 años de prisión, satisface nuestra expectativa. Pero es evidente que no existe nada en el mundo que sofoque el daño causado, más aún cuando no se pudo establecer la razón por la cual los condenados actuaron de esa forma cruel y despiadada. Es lamentable que aún cuando se conocen estás condenas  justas y ejemplares, las personas sigan cometiendo delitos de este tipo, lo que refleja, en alguna medida, el quiebre de la finalidad de prevención general de la pena”, indicó Enrique Del Río González, abogado defensor de la familia de Kellys.

Hay que recordar que la condena fue proferida por el juzgado mencionado el 30 de agosto de 2016. Díaz purgará sus culpas en la cárcel para funcionarios de Sabanalarga, Atlántico, mientras que Josefa está internada en una cárcel para mujeres en Barranquilla. Estuvo en un principio en la cárcel de mujeres de San Diego en Cartagena, pero descubrieron que subía fotos a redes sociales con un celular dentro de la prisión, y por ello fue trasladada a Barranquilla.

El homicidio de Kellys ocurrió el 11 de julio de 2014. Ese día, Josefa, vecina de la mujer de 28 años, la sacó de su barrio El Libertador con engaños, aprovechando además que su víctima tenía un pequeño retardo mental.

Trasladó a Kellys, quien tenía 8 meses de embarazo, hasta la estación de la Policía en Manzanillo. Allá las recibió Andrés, quien era el comandante encargado de la estación.

A Kellys la mataron en el lugar y se sospecha que le habrían dado un balazo en la cabeza. Luego, con una cuchilla en hoja, le sacaron al bebé del vientre. Su cuerpo fue descuartizado y quemado en una hoguera. Josefa llegó a un centro médico indicando que acababa de parir al bebé de Kellys, pero la farsa quedó al descubierto al día siguiente, cuando un perro halló una mano de Kellys y empezó a jugar con ella.

Uniformados del CAI de Manzanillo se percataron de ello y entonces se abrió la investigación. Días después, Josefa fue capturada y enviada a la cárcel. Andrés huyó a Venezuela, pero al poco tiempo lo deportaron y fue capturado y encarcelado. El cráneo de Kellys no fue hallado, solo algunos restos. Y los culpables nunca han develado el porqué del aberrante acto. Ahora tendrán que pagarlo con 60 años de cárcel sin beneficios, pues entre las víctimas está un menor al que quisieron hacer pasar como suyo.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS