Un herido a machetazos deja riña en Turbaco

19 de mayo de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Desde hace 5 años los residentes del barrio Las Cocás, en el municipio de Turbaco (Bolívar), están padeciendo las incursiones de un grupo de jóvenes que hacen parte de una pandilla, quienes buscan agredir a los miembros de una familia con los que tuvieron un altercado.

Todo se inició en medio de una fiesta en la que la víctima, Ricardo Lorett León, de 24 años, departía con unos familiares y algunos amigos. Las cosas marchaban bien y los invitados disfrutaban de la música y del baile, pero ignoraban que el ambiente cambiaría de manera drástica, y que quedarían marcados con la tragedia.

De un momento, a otro lo que era risas y alegría se convirtió en desesperación y temor para los presentes en la fiesta, pues intempestivamente se originó una trifulca en la que se vieron involucrados Ricardo Loret, sus familiares, sus amigos y los pandilleros, quienes también estaban en el evento.

No lo dejaba entrar

La razón de la pelea fue, según relató un pariente del lesionado, que uno de los pandilleros no quería dejar entrar a la fiesta a el Mau, quien es uno de los amigos de Ricardo.

La situación causó un cruce de palabras entre los dos hombres, quienes se gritaban e insultaban de manera recíproca.

Seguidamente pasaron de las palabras a los golpes y presuntamente el Mau le propinó varias patadas a quien no lo dejaba entrar a la fiesta, a pesar de que esta se realizaba en medio de la calle.

Cuando Ricardo y sus amigos se dieron cuenta de la trifulca, corrieron e intentaron apartarlos, pero ya era demasiado tarde: el agredido y sus amigos dijeron que eso no se quedaría así, mientras que el Mau se fue del lugar.

Pagando por otro

Aunque eso ocurrió hace 5 años, la espinita por la ofensa de aquella ocasión seguía clavada en la mente de los rivales de el Mau, quienes decidieron desquitársela con Ricardo y sus primos.

Fue así como el lunes, aproximadamente a las 7 de la noche, según los denunciantes, alias el Sebastián, el Cara Negra, Ever y el Gordo, vieron a Ricardo caminando en la calle del barrio y de inmediato lo persiguieron.

El joven intentó refugiarse en casa de su abuela, creyendo que sus perseguidores se detendrían, pero no fue así.

Los presuntos agresores también ingresaron a la residencia y, tras alcanzarlo, le propinaron machetazos en la cabeza, en la espalda, en el hombro izquierdo y en la mano izquierda. Una vez lo vieron bañado en sangre, huyeron del lugar con rumbo desconocido.

La abuela de Lorett lo auxilió y llevó al hospital de Turbaco, donde lo atendieron y le suturaron las heridas, en especial la de la cabeza, donde le cogieron 80 puntos.

Además, se espera el dictamen del ortopeda para saber cuándo pueden operarle la mano, pues, al parecer, tiene tendones comprometidos.

Más control
No solo los familiares del lesionado, sino todos los residentes del barrio Las Cocás, solicitan a las autoridades y al alcalde de Turbaco que tomen el control de la situación, pues denunciaron que cuando los pandilleros llegan al sector, la policía supuestamente no llega, por lo que se sienten desprotegidos. Piden que los ayuden porque están cansados de estos abusos por parte de los jóvenes agresores.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS