Sucesos


Van 74 hurtos en 2020 y la mayoría los cometieron en motos

Pese al decreto que impide la circulación con parrillero hombre, este delito sigue dando dolores de cabeza. Aunque hay una disminución frente a la misma fecha con relación al 2019, no deja de preocupar.

JAVID MARTÍNEZ M.

16 de febrero de 2020 12:00 AM

Cuando el decreto que prohibía la circulación de motos con parrillero en ocho barrios de Cartagena (Castillogrande, El Laguito, Bocagrande, El Cabrero, Crespo, Manga, Pie de La Popa y Alto Bosque), fue un hecho en el 2016, inició una gran controversia, pues para muchos esta no era la medida definitiva para acabar con el flagelo del hurto en la ciudad; mientras tanto, otros -los residentes de los beneficiados celebraron la medida.

Ahora cuando la prórroga de la medida fue firmada por el alcalde William Dau y en la que permite, además, la circulación de motos con parrillero mujer, tampoco fue bien recibida por una parte de los barrios del decreto, pues aseguraban que esto incrementaría la inseguridad.

Lo cierto es que la comunidad sintió que tuvo la razón, pues en menos de una semana hubo tres atracos a mano armada en dos de los barrios cobijados por el decreto. Lo alarmante del caso es que quienes cometieron los delitos fueron hombres que iban como parrilleros.

¿Ha menguado el hurto tras el decreto?

Según las cifras del Cosed, el barrio con más hurtos en moto aún con el decreto durante el 2019, fue Alto Bosque donde se reportaron 22 casos de atraco a personas, seguido por Pie de La Popa con 17.

Estos números comparados con el 2018 dejan claro que la delincuencia está en ascenso, pues el barrio con mayor hurto fue el Pie de La Popa con 15, seguido del Alto Bosque donde se reportaron 14.

La cifra total de hurto a personas en 2019 para los ocho barrios del decreto fue de 71, es decir, presentó un aumento de 3 casos con relación al 2018.

Las cifras de 2020

De acuerdo a lo reportado por la Policía Metropolitana de Cartagena, durante el 2020 se han registrado 74 hurtos, de los cuales 19 han sido desde una motocicleta.

Estas cifras, aunque alentadoras y que son mucho menores que las del año anterior, no son las esperadas por la comunidad, aunque comparadas con el mismo periodo del 2019 -hasta los primeros 10 días de febrero- hay una diferencia de 24 casos, es decir, el año pasado fueron reportados por la institución 43 hechos de este delito. Hubo una importante reducción pero con tendencia al aumento.

Ahora bien, estas cifras son basadas en los hurtos cometidos en toda la ciudad, es decir, no hay acepción de barrios, lo que significa que al menos, en materia de seguridad, la delincuencia sigue azotando a los sectores más ‘vulnerables’ y que no cuentan con una medida restrictiva para las motocicletas.

De igual manera, en lo que va corrido del año -hasta los 10 primeros días de febrero-, solo uno de los ocho barrios con restricciones, se ha visto afectado en repetidas ocasiones y es Bocagrande.

La Metropolitana indicó que en este sector, que además es turístico, se reportaron tres hurtos, uno menos que en 2019. “En estos barrios donde no se puede ingresar con parrillero, el pasajero llega a pie hasta el sitio y luego de cometer el delito huye a pie hasta donde está la moto que lo espera para escabullirse”, manifestó el general Henry Sanabria, comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena.

Teniendo en cuenta esto, en 2020 se presentaron 10 hurtos en los que el ladrón fue el conductor de la moto, mientras que el año anterior fueron 15; y de aquellos actos delincuenciales en los que el ladrón se bajó del vehículo -moto- y cometió el hurto, fueron 9, es decir, se presentaron 19 casos menos que en 2019, lo que sería un 69% en la reducción de este flagelo.

Aunque las autoridades señalaron que este año se han registrado 74 casos de hurto, es preocupante, pues todo el 2019 fueron 143 los delitos reportados, algo en lo que las autoridades deberán trabajar para que no siga incrementando.

¿Sirve o no el decreto?

Para las personas que viven dentro de la zona cobijada por el decreto de la no circulación de motos con parrilleros, es una medida acertada, pues según ellos se nota el descenso de la delincuencia. Sin embargo, para el resto de la comunidad cartagenera -aquellos que no están bajo el decreto- esto se convierte en algo “clasista”.

“Da la impresión que desde que se modificó el decreto de circulación de motos con acompañante en 8 barrios de la ciudad, los casos de asalto en esos sectores parecen los más importantes y recurrentes, haciendo casi creer que en el resto de la ciudad no estuvieran pasando.

A mi modo de ver, Cartagena tiene (cómo en todo el país) un problema serio de inseguridad que afecta la calidad de vida de todos los ciudadanos, pero eso no puede ser argumento para restringir la movilidad de miles de personas, solo por el “pecado” de tener una motocicleta.

Duro contra el hampa, no a la estigmatización”, dijo Carlos Rivera, periodista y usuario de moto.

El debate está abierto. Para los que a diario utilizan la moto como medio de transporte o como sustento a su familia, creen firmemente que esta medida solo es para excluir y señalar a todos los motociclistas como delincuentes, lo que es rechazado de manera tajante.