Sucesos


[Video] Así mataron a alias ‘JJ’ en el sector El Amparo

En cámaras de seguridad quedó registrado el ataque a bala del presunto jefe de ‘los Rastrojos’.

REDACCIÓN SUCESOS

27 de mayo de 2021 10:31 AM

El cuarto sicariato en cuatro días en Cartagena, y el quinto en mayo, ocurrió ayer a las 2 de la tarde cerca de la Bomba El Amparo, una zona que por lo general es muy concurrida a cualquier hora del día.

La víctima era Javier Enrique Insignares Toro, de 51 años y oriundo de Barranquilla, considerado presunto jefe de la banda criminal ‘Los Rastrojos’ en la capital del Atlántico y desmovilizado de las extintas Auc.

La Policía Metropolitana informó que alias ‘JJ’ o ‘el Gordo’ tenía un extenso prontuario criminal tras ser señalado presuntamente de los delitos de terrorismo, narcotráfico, porte ilegal de arma de fuego, rebelión, concierto para delinquir y homicidio agravado.

La Policía dejó entrever que la primera hipótesis que se investiga en torno a este hecho de sangre es un posible ajuste de cuentas entre bandas criminales que delinquen en la Costa Caribe.

Insignares, quien tenía detención domiciliaria en Soledad, un municipio vecino de Barranquilla, fue víctima de un atentado hace poco, por lo que se habría trasladado a Cartagena para esconderse.

Ayer en la tarde estaba dentro de un auto particular, frente a un local de repuestos para vehículos en el sector de El Amparo, cuando cuatro hombres se le cruzaron y dos de ellos se le acercaron y a quemarropa le dispararon varias veces sin mediar palabras.

El hombre fue trasladado rápidamente a un centro asistencial cercano, pero los esfuerzos fueron en vano. Testigos dicen que le dispararon más de 12 veces con pistola con silenciador.

La Policía Metropolitana, en una rápida reacción y un plan candado que se extendió a la Villa Olímpica y a la Vía Perimetral, en Olaya Herrera, capturó a dos sospechosos como presuntos responsables, uno de ellos de origen antioqueño que habría llegado de Medellín para ejecutar el atentado. También fue inmovilizado un carro de color blanco.

Este nuevo sicariato se suma a otros hechos similares que ocurrieron entre la tarde del domingo y la mañana del martes en los barrios El Silencio, San Fernando y La Providencia. Por uno de esos hechos (El Silencio), la Policía capturó a los presuntos sicarios, dos hermanos que llegaron a esta ciudad procedentes de Córdoba para ejecutar el crimen.

Sin amenazas

El último de los sicariatos había ocurrido el martes a las 10:40 de la mañana en el barrio La Providencia. A James Junior Méndez Sarabia lo balearon frente a sus compañeros mototaxistas en la estación donde se parqueaba todos los días para recoger pasajeros, frente a la sede administrativa de una EPS.

Ayer sus familiares hablaron y resaltaron que no tenía enemigos y amenazas. “Él salió esa mañana tranquilo, todo parecía normal, porque él nunca ha tenido problemas”, dijo ayer con aparente calma la esposa del fallecido.

La mujer aseguró que no tiene conocimiento de ninguna amenaza en contra de su difunto esposo: “James nunca me dijo algo de estar amenazado o de que alguien estuviera detrás; que yo sepa, él no debía nada”.

Cuando la viuda de James habla de su versión como papá de dos niños pequeños se le entrecorta la voz y las lágrimas aparecen. “Daba todo por sus hijos, tenía tantos sueños y metas por cumplir”, dice.

El hombre murió a sus 29 años y, además de ser mototaxista, estudiaba contaduría pública. La mujer asegura que su esposo era muy trabajador y buscaba siempre la forma de salir adelante.

Su familia en el barrio República de Venezuela lo extrañará y recordará siempre. De sus homicidas aún no se tiene información.