Revista dominical


Las historias que fluyen en San Andrés

GUSTAVO TATIS GUERRA

07 de junio de 2015 12:00 AM

El viento del mar con sus siete matices de azules alumbra en la ventana de su oficina. Detrás de la puerta, está un hombre joven, discreto, sencillo, memorioso y con una gran sensibilidad social y cultural. Es Raúl Román Romero, el historiador cartagenero que dirige la Universidad Nacional sede Caribe en San Andrés. Con él conversamos sobre la vida de la isla.

Los tres tormentos

Raúl dice que San Andrés vive en la actualidad tres encrucijadas: la paradoja de ser destino turístico, la inseguridad y los conflictos étnicos.
“Hay tres problemas fuertes  y contradictorios que afectan el desarrollo de la isla”, precisa.
“Uno, es su condición de destino turístico que atrae como un imán una avalancha de dos millones de turistas  al año. Todo eso genera ingresos pero grandes depredaciones a las condiciones naturales y ambientales. Se produce en la isla un agotamiento del agua en tiempos de sequía, se afectan los volúmenes del agua y la energía. El turismo propicia un fenómeno de empleabilidad que desplaza prácticas de producción tradicionales como la pesca y la agricultura.
El segundo problema en San Andrés, es la inseguridad, generado por el tráfico de estupefacientes. La isla es un punto estratégico en el circuito y tráfico en el Caribe, especialmente en el circuito centroamericano. Esto ha generado la aparición de bandas criminales o emergentes que siembran el terror y la inseguridad entre los habitantes.  Esa es una de las razones de la violencia, de las muertes sistemáticas y los  panfletos amenazantes.
El tercer problema son los conflictos étnicos y culturales, entre raizales y habitantes ancestrales, entre migrantes continentales, sirios- libaneses y otras nacionalidades”.

La isla desmembrada

Luego del fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya en 2012,  “se creó una involución  de los isleños en el proceso de confianza con el Estado central”, confiesa Raúl Román Romero.
“Se agudizó la desilusión y la desconfianza frente al gobierno,  se fortaleció la desesperanza y la incertidumbre frente al futuro. Las tensiones de los pescadores que abandonaron sus antiguos espacios de pesca, continuaron, pese a que  se diga que se ha normalizado la situación, la realidad es otra. Los sanandresanos sienten que el Estado los abandonó. Esto motivó desde la Universidad la puesta en marcha del Proyecto de Vecindades con el objetivo de fortalecer la integración fronteriza”.

La U. Nacional en la isla

La creación de la sede Caribe de la Universidad Nacional en San Andrés, surgió como una necesidad de resistencia académica, formativa y científica, y como una voluntad de hacer presencia en la frontera.  Cuenta que la Universidad Nacional tiene cuatro sedes de fronteras: En el Amazonas (Leticia), Arauca en la frontera con Venezuela, en el Caribe en su sede de San Andrés, con frontera con cinco países: Jamaica, Nicaragua, Honduras, Costa Rica y la Isla Caimán. Finalmente, la sede de Tumaco.
Esta sede de San Andrés tiene 8 profesores en áreas de Biología, Historia del arte, Economía, Ambiente, Estudios del Caribe, Educación.  Su oferta incluye más de 70 programas y posgrado (Maestría en Estudios del Caribe; Maestría en Medio Ambiente y Desarrollo; Maestría y Doctorado en Biología Marina; y varias especializaciones en Derecho, entre otras).
La universidad administra un Jardín Botánico de 8 hectáreas, que está bajo la dirección de Adriana Santos. En la actualidad exhibe la exposición “El jardín de Gabo”, una muestra interactiva y didáctica para niños y jóvenes, basada en la naturaleza, flores y árboles que figuran en Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez. La exposición ha tenido 3.500 visitantes. La directora ha deseado sembrar en el Jardín Botánico el árbol de Macondo en San Andrés.
Raúl está inmerso en dos eventos que se realizarán en el segundo semestre de 2015: El Seminario de Literatura del Archipiélago, la Feria Caribeña del Libro y el V Simposio de Historia del Archipiélago, cuyo eje temático es la Configuración social y políticas de las islas. Ha sido invitado un experto genético que estudiará muestras de sangre para la indagación histórica de los orígenes de los habitantes de la isla. Raúl recomienda leer para conocer los secretos de la isla, un incunable histórico: “Archipiélago lejano”.

El historiador

Raúl Román Romero es autor de “Celebraciones centenarias. La construcción de una memoria nacional en Colombia” (2011), “Cultura, sociedad, desarrollo e historia en el Caribe colombiano” (2011). Actualmente es líder del grupo de investigación «Nación, región y relaciones internacionales en el Caribe y América Latina».  Se doctoró en historia de America Latina  y realizó sus estudios de maestría en Estudios del Caribe en la Universidad Nacional de Colombia, sede Caribe después de graduarse como Historiador en la U. de Cartagena.  Actualmente es presidente de la Asociación Colombiana de Estudios del Caribe y contribuido con la formación de nuevos espacios de discusión en el archipiélago de San Andres Providencia y Santa Catalina.
Las historias fluyen dentro y fuera de su ventana.