San Andrés Islas, Contra viento y tormenta huracanada

25 de noviembre de 2012 12:01 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Después de 17 años de ausencia y varios de discusiones sobre la necesidad de revivirlo, se logró este año realizar de nuevo el Green Moon Festival. Espacio vital para un archipiélago  cada vez más lejano para   el Gobierno central, amenazado en su propia identidad  y desintegrado por el fallo inapelable de la Corte Internacional de Justicia de la Haya, un territorio que parcial e  irónicamente recibe el nombre de “Luna verde”
Todas las personas que hemos tenido experiencia en la organización de eventos y procesos culturales, sabemos de las dificultades que surgen cada vez que alguien pretende realizar una idea: están los que no participan y critican, los que participan y también critican, los que participan desde afuera para oponerse, y los que finalmente realizan lo que se proponen.
Había varias razones fundamentales para reinaugurarlo en esta fecha: la conmemoración del centenario del Archipiélago como Intendencia Nacional , la recuperación urgente y necesaria de un espacio central para la cultura isleña reducida y arrinconada en su propio territorio como una minoría étnica, y la necesidad de reafirmar su pertenencia de 200 años al país.
Fue muy emocionante la primera noche cuando en la Gobernación se Proyectaron las imágenes de los últimos festivales y la Gobernadora, el presidente de la Cámara de Comercio el representante del BBVA y el Director de la Fundación Green Moon Festival y muchas otras instituciones nos contaron su alianza para apoyar este evento de tanta transcendencia. Se trata de pensar la inversión en cultura como inversión social y no como simple divertimento y esto lo están entendiendo los gobernadores. Recientemente asistí a Mompox  a un Festival de Jazz organizado por el Gobernador de Bolívar.
El programa musical se inició en la emblemática iglesia Bautista de la Loma con un extraordinario concierto donde solistas y coros de las iglesias acompañados por músicos locales interpretaron los cantos Góspel y Negro spirituals que acompañan su liturgia religiosa. Estaban allí distintas iglesias, diferentes nacionalidades, turistas continentales,  isleños raizales y no raizales, todos en mismo espacio escuchando de manera respetuosa y aplaudiendo el talento de los artistas. Yo me preguntaba mientras observaba la emoción en los rostros, cuantos espacios de encuentro como estos existen en la vida cotidiana de la isla?
El concierto del Estadio la primera noche fue una muestra del talento y desarrollo de jóvenes y consagrados artistas locales: Creole, Shungu, Jiggy Drama, Grove82, Magical Beat, Job Saas & The Heartbeat Reggae Band, la renaciente Celis Sisters and The Rebels Band, Hety And Zambo que acaban de ganar un importante premio en la capital y  Obie P un excelente grupo de uno de los mejores músicos de la Isla,  a quien le sobra la coreografía erótica-.circense.
La segunda noche el Estadio vibró con la presencia de Kassav un alucinante conjunto con una existencia de más de tres décadas que ha recorrido el mundo divulgando el Souk de Martinica. Sus extraordinarios músicos, cantan , danzan, actúan y se mueven por el escenario con una elegante estética y una precisión de un rigor casi matemático. Hubieran podido estar toda la noche en el escenario y para rematar después de la hazaña cinematográfica apoyada por el Hotel Decamerón en cabeza de su Gerente , pudo llegar a la Isla a pesar de que la tormenta tropical había hecho cancelar todos los vuelos , Gyptian el ídolo Jamaiquino del Dance Hall y el Reggae, cuyas canciones se saben de memoria los isleños .  Lo acompañaron cantando y bailando con una devoción casi religiosa. A Gypsian le alcanzó el tiempo hasta para componerle una canción a Jade Lunazzi Celis que pueden escuchar en Facebook.
Pero no todo fue música,  la Fundación Green Moon Festival  hizo una alianza con la Corporación The Light House  para realizar en el marco del Festival  el Sea flower fest Cine Foro con la presentación de tres documentales magistrales que nos ayudaron a comprender la historia y la cultura del caribe anglófono tan cercano a las tradiciones del archipiélago: Black Creole  un documental etnográfico que nos reveló las prácticas antiguas de supervivencia desde la llegada de los esclavizados al caribe nicaragüense hasta la vida cotidiana del presente con sus memorias, sueños, ritos, identidades y desafíos; Calypso Dreams narrada por los músicos de Trinidad Tobago que cuentan con sus canciones  la historia de este género que transcendió sus fronteras y llegó a todas las islas del caribe; Sing yours song documental narrado por Harry Belafonte sobre su vida y obra como un artista y activista político, que usó su fama y su talento para luchar contra el racismo en EU , el colonialismo en Africa y la defensa de la justicia global. Un verdadero ejemplo de vida.
No terminaría si narrara todo lo que pasó en estos días, todos los que asistimos esperamos que este espacio para la reconstrucción de las identidades colectivas de nuestras islas no vuelva jamás a interrumpirse.
Nunca pensamos que la verdadera tormenta huracanada vendría en esta semana con el fallo de la Corte Internacional de La Haya. Fallo inapelable que nos produce un intenso dolor.


* Gloria Triana. Antropóloga. Documentalista

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista dominical

DE INTERÉS