Facetas


Así fue como Cartagena Fútbol Club se alzó campeón en la Copa Rey Pelé

Un grupo de niños cartageneros sudaron la camiseta y salieron victoriosos del torneo nacional... Aquí te contamos todos los detalles de esta gran experiencia.

KISAY MACHACÓN ARIAS

09 de noviembre de 2022 07:14 AM

Para la categoría 2014 del equipo Cartagena Fútbol Club no fue nada fácil ser los campeones de la Copa Rey Pelé que se llevó a cabo este año en Montería. Los 10 niños que asistieron a la competencia fueron con la mente y el corazón lleno de ilusiones y regresaron a la ciudad con la alegría de ser el mejor equipó de la versión número 30 de la copa.

Este año participaron 160 equipos con al rededor de 320 categorías y un aproximado de 400 jugadores... De todos ellos, el equipo cartagenero fue el vencedor.

Cartagena Fútbol Club está conformado por 16 niños, pero solo 10 fueron a la competencia.

El proceso para llegar al torneo no fue sencillo para estos niños, pues vivieron una situación que marcó sus carreras futbolísticas: un cambio de entrenador.

Pero eso no era todo, ya que les hacía falta un jugador primordial en todo equipo, un arquero, situación que los puso en desventaja ante los demás equipos, perdiendo estrepitosamente en el torneo de primer semestre de la Liga de Bolívar con un marcado de 11-1, convirtiéndose en blanco de burlar por parte de los demás jugadores e incluso padres de familia de otros clubes.

“La búsqueda del arquero fue difícil ya que a algunos no les gusta esa posición, digamos que buscar arquero es como buscar una aguja en un pajar”, dijo Joan Cristina Berrío Ríos, mamá de David José Jinete Berrío, defensa central de Cartagena Fútbol Club.

Luego de una ardua búsqueda, llegó al club Nicolás Sagbini, que, aunque no era la posición que quería, le iba mucho mejor en ella y tenía el perfil ideal: la estatura, agilidad mental y física para ser el arquero de Cartagena Fútbol Club. Y ahí se quedó, dando siempre lo mejor de sí, tanto que se comenzó a trabajar en conjunto con el equipo y se empezaron a ver los resultados.

Los ánimos comenzaron a cambiar para este grupo de pequeños futbolistas, pues, ya con u buen arquero, la moral aumentó. Su entrenador, Tayron Rafael Puerta Gómez, se empeñó en convertirlos en los mejores jugadores de la ciudad, teniendo siempre como meta asistir a los torneos de mayor rigurosidad en el país, fue así como posaron sus objetivos en la Copa Rey Pelé, pero claro, siempre con la mente enfocada a divertirse y dar los mejores resultados.

“Sin que supiéramos, el profesor preparó mental y físicamente a los niños para que llegaran al torneo, fueron muchas veces que incluso no estábamos de acuerdo con tantos entrenamientos, partidos todos los fines de semana, exigencias, en fin, pero confiamos en el proceso”, puntualizó Joan Cristina. Lea aquí: El músico que enamoró a su esposa montado en un palo de mamón

¡Llegamos al torneo!

Al pisar el estadio Jaraguay y ver la magnitud del evento, estos cartageneros no pudieron evitar sentirse abrumados con la cantidad de clubes presentes, además, cada uno de los equipos contaba con más de 20 jugadores y ellos a penas eran 10 gladiadores, pero con una misma meta, ser los vencedores del torneo.

Un difícil inicio tuvieron nuestros jugadores, pues se enfrentaron al equipo local. Los primeros 45 minutos fueron de mucha tensión y cerraron con el marcador 2-0, perdiendo Cartagena, pero en el segundo tiempo, como un ave fénix, lograron marcar dos goles, empatando el marcador y recuperando la alegría y las ilusiones a este grupo de jugadores, padres y directivos.

“Pensar en el segundo encuentro, para los padres, era infartante, pero veíamos la serenidad con la que los niños lo tomaron”,

Joan Cristina Berrío Ríos.

Y agregó: “Nos dimos cuenta del entrenamiento mental al que habían sido sometidos sin saberlo”, contó la madre orgullosa.

En el segundo partido se alzaron victoriosos contra el primero de la tabla. Llegó el tercer día de competencia y estos niños entre el cansancio y la felicidad volvieron a ver los ganadores, posesionándose como los primero de la tabla y pasando a los cuartos de final.

‘Resiliencia’ es la palabra que define a este equipo, pues, luego de comenzar un año lleno de decepciones, no se dejaron vencer por las adversidades y se levantaron con el entusiasmo de jugar mejor en cada encuentro.

“Todos habían vuelto su mirada hacia nosotros, éramos el rival a vencer, ‘marquen al 10’, ‘no dejen pasar al 25’, eran los comentarios que escuchábamos, orgullosos y temerosos, pero firmes con nuestros niños”, aseveró Berrío Ríos. Le puede interesar: La segunda Gran Lancera de las Fiestas lleva la danza a 145 niños de bajos recursos

Una semifinal guerreada

Para muchos, estar en un torneo representa tener la presión de ganar, pero para los niños del Cartagena Fútbol Club lo verdaderamente importante siempre fue el aprendizaje, la experiencia y divertirse por sobre cualquier cosa.

La semifinal se jugó contra el equipo local, lo que significaba una gran presión para los jugadores, pues no es lo mismo jugar de visitantes.

El primer tiempo iniciaron perdiendo, pero luego, un gol impactante hizo retumbar las tribunas del estadio: lágrimas, gritos ensordecedores y aplausos se apoderaron del lugar, logrando así el empate y llevándolos a penales... Los temidos penales que en encuentros anteriores les arrebató la victoria, pero no esta vez, estos niños estaban dispuestos a darlo todo por ganar.

Tensión, miedo y muchos nervios fueron los sentimientos casi palpables de los jugadores, pero ellos confiaban los unos en los otros, tanto en la puntería de sus cobradores, como en la astucia de su arquero. Fue así como derrotaron al equipo local y pasaron a la gran final.

Final de infarto

17 de octubre del 2022. Llegó el gran día, el día que quedó marcado en la historia y los corazones de 10 pequeños jugadores cartageneros y de sus padres, quienes no dejaron de creer ni un segundo en ellos.

Un sol radiante los recibió en el campo, ese sol que no solo quema, sino que pica al sentirlo en la piel, del que seca los ríos y cansa en menos de un minuto: “el tercer rival de ambos equipos”, como lo expresó Joan Cristina.

El encuentro era contra un equipo invicto en la competencia, los nervios se apoderaron de los padres, pero no de sus hijos, pues ellos trataron de no saturarlos con información, simplemente debían jugar y divertirse.

Comenzó el juego, iban ganando 2-1 pero un gol del equipo contrario empachó un poco el panorama, sin embargo, llenos de fuerza continuaron con su mente en el juego. Llegó el último tiempo, el más tensionante de todos, pues aquí se definiría al ganador del torneo. Solo faltaban 15 minutos para que terminara el juego y Cartagena Fútbol Club anotó un tercer gol, el que significó la victoria para este equipo que vio materializado su esfuerzo, demostrando que con sacrificio, dedicación y mucho compromiso se pueden lograr los objetivos. Lea también: La época en la que el Centro Histórico fue “hogar de pobres”

Los corazones de David José Jinete Berrío, Neymar David Miranda Andrades, Martín Elías Fernández Polo, Deyler Alexander Ortega Dix, Nicolás Sagbini Franco, Nicolás Domínguez Castro, Sebastián Daniel Guerrero Atencio, Adrián Camilo Verbel Treco, Luis Camilo Aguilar Viña y Dylan Manuel Saltarín Arias saltaron de la alegría y el gozo de verse campeones del gran torneo Copa Rey Pelé en Montería.

Estos niños son la muestra de que los objetivos se pueden lograr cuando enfocamos nuetsra mente, alma y corazón en lo que queremos. Hoy, los 10 gladiadores cartageneros regresan a sus hogares con la satisfacción del deber cumplido, demostrando una vez más que en Cartagena hay mucho talento y esperan seguir cosechando victorias en este camino deportivo que a penas comienza.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS