Bienvenidos a la ruta turística de San Jacinto

25 de noviembre de 2019 02:33 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Estamos a 30 grados, pero el sol le da un aire nítido al municipio. Las calles del pueblo reciben a los visitantes con algunas mejoras en las vías, por lo cual ya se puede llegar en auto a casi todos los rincones.

San Jacinto, famoso por sus gaiteros y artesanías, tiene a dos anfitriones: Edward Guerrero y Edinson Guzmán, ellos se idearon la operadora San Jacinto Travel para que los turistas y locales puedan conocer más de su cultura, a través a cada una de las ‘estaciones’ que han identificado, en contacto con personajes de la música y las artes. Pero no solo hacen recorridos dentro, sino afuera del casco urbano, donde los matorrales esconden los petroglifos que hace cientos de años estamparon los indígenas zenúes y también al Cerro e Maco, la altura máxima de los Montes de María.

El 27 de septiembre pasado, su ruta San Jacinto Cultura & Tradición de los Montes de María, se llevó el primer lugar en la Categoría Bolívar, Más por Descubrir de los ‘Premios departamentales de calidad turística’, entregados por la Gobernación de Bolívar, por impulsar y consolidar el turismo comunitario sostenible.

1. En la Cruz de Mayo

El recorrido comienza en la conocida Cruz de Mayo (donde está una estatua de la Virgen María), un punto de altura y una de las entradas al municipio, desde donde se ve el imponente Cerro de Maco. Hoy, este sitio está engalanado con luces, plantas de colores y el nombre del pueblo. Aquí, San Jacinto Travel recibe a los visitantes a punta de gaitas y baile, de la mano del grupo Auténticos gaiteros de San Jacinto.

La obra con el nombre del municipio ya es un importante atractivo que resume en cada letra la cultura y atractivos del pueblo. La cuidan fervientemente los vecinos del barrio.

2. Homenaje a los gaiteros

La segunda estación es en el Parque de los Gaiteros, que en julio de 2018 fue remodelado y hoy luce una imponente estatua que hace honor a la música de gaita. El monumento no alude a un gaitero en particular, pero a la vez agrupa a todos aquellos que tocan el instrumento y han dejado en alto el nombre San Jacinto gracias a su talento y a esta música de origen campesino. En el centro de este renovado espacio, hay tiempo para hablar, bailar y conocer por qué es que la gaita macho y hembra llena de emoción tantos corazones en el mundo. Al son de tambora se arman ruedas de gaita, que no solo los visitantes, sino los habitantes del barrio disfrutan.

3. Un Maestro del macramé

El recorrido continúa con artesanías. Sonriente, nos reciben Dionisio Salgado y su esposa, Carmen Martínez Gaviria. Ambos son tejedores. Su casa está muy cerca al Parque de los Gaiteros.

Él, a sus 87 años, es un querido maestro del macramé. Lo encontramos en un taburete, reposando el calor del mediodía, al lado tiene el telar que desde hace unos 15 años se ha convertido en su compañero. “A veces le preocupaba que no hubiera quién continuara esa tradición de los bolsos y bufandas que hace. Gracias al proyecto que tenemos, hoy tiene 6 aprendices (y Edinson) y con la ruta traeremos a los turistas, como una manera de potencializarlo y para que conozcan el proceso de su tejido”, explica Edward Guerrero.

Colgadas, están las hermosas creaciones que hace: colores cálidos se combinan con tonos fríos... Un amarillo reluce entre un café oscuro, y unos flequillos sobresalen. “Mis hijos y nietos no quieren aprender mucho -ríe-, así que estoy muy agradecido con todo esto. Un muchacho me enseñó a hacer estos bolsos hace 15 años, él se fue para el Valle”, nos cuenta el maestro.

Pero el tejido ha sido parte de la vida de esta familia, como refiere la señora Carmen: “De jóvenes, trabajábamos en las compañías de tabaco, pero eso era un oficio de temporada, así que mientras llegaba el momento, nos metíamos en lo que era el tejido de la hamaca, de divisorias y todo lo que era artesanías tejidas”.

Antes de despedirnos, le pregunto al señor Dionisio qué lo inspira. Él solo dice, ‘cualquier cosa’.

4. El arte de las tejedoras

La cuarta estación tiene mucha tradición y la protagoniza una maestra del tejido en telar vertical. El Taller Escuela Olivia Carmona Museo Vivo se abre para enseñar a los visitantes el proceso de tejer una hamaca.

Desde aquí, las personas pueden ver cómo se crea el producto desde sus inicios (echado de la hamaca), cómo es que esa mezcla de hilos puede dar lugar a figuras, letras, e incluso cómo se adapta en las manos de la artesana un estilo labrado o en relieve, hasta que aparece propiamente la artesanía.

Lo que más les gusta a los visitantes, según la maestra Olivia, es “ver el proceso y hacer ellos mismos la hamaca. Uno les explica y ellos cogen el peine y paletean. Eso es satisfactorio”, sostiene.

Pero más allá del recorrido, quienes vean el trabajo que tiene tejer una hamaca, destacarán la valía del producto. Y es que uno de los problemas a los cuales se enfrentan todas las artistas del municipio, es lo reacios que son los revendedores y algunas personas, en reconocer el verdadero valor de tejer.

“Realmente se necesita saber lo que gasta un artesano en hacer, por ejemplo, un bolso. Son datos que los artesanos no sacan, ni siquiera saben muchas veces cuánto invierten en lo que hacen y hay que educar a visitantes y a la población”, afirma Edinson Guzmán. El equipo agradece el apoyo del Ministerio de Cultura, y a su Programa Nacional de Estímulos, capitulo de Economía Naranja, por su apoyo en todo este proyecto.

5. El sonido de la gaita

Seguimos con Rafael Pérez García, uno de los gaiteros ganadores del Grammy, quien nos recibe en la casa que ha adecuado como escuela. Por todos lados hay tambores, gaitas y maracas. En esta ‘estación’, el maestro interactúa con los visitantes, les explica todo el proceso de elaborar los instrumentos musicales, cómo se hace décima, los pone a recitar y ¡hasta los pone a tocar gaita! Uno de los puntos a favor del proyecto San Jacinto Travel es que no buscan ser guías, sino meter al visitante de lleno en las expresiones del pueblo.

“Los visitantes, cuando les hablo de todo esto, sienten que es una vida nueva, relaciono eso con el nuevo mundo. Todo lo que están viendo y oyendo es nuevo. Nuestra música no viene de otro lado, se origina aquí, desde acá y se ha dado de manera empírica. Los maestros gaiteros han conservado esta música rica, desde el monte, donde ellos han vivido toda la vida”, dice Rafa, como es conocido de cariño. Él es el autor de ‘Fuego de sangre pura’, la hermosa canción con la que los Gaiteros de San Jacinto se llevaron un Grammy Latino.

Un nuevo atractivo

Como última estación en este recorrido está el Museo Comunitario de San Jacinto, el lugar donde reposa la cerámica de fibra vegetal, considerada la tecnología alfarera más antigua de toda América y hallada gracias a una investigación liderada por el arqueólogo Augusto Oyuela-Caycedo desde 1896.

***

Mientras caminamos, el equipo cuenta que quiere hacer un museo en la casa de uno de los gaiteros mayores: Toño Fernández. Este proyecto, que ya va tomando forma, pretende rendirle homenaje a uno de los primeros músicos del pueblo, quien murió hace 31 años y es que San Jacinto Travel, busca que los visitantes sean verdaderos participantes de la cultura sanjacintera, enseñándoles crochet, macramé, telar vertical, baile de gaita, danza e instándolos a la interpretación de instrumentos musicales. ¡Un verdadero paseo!

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS