Coronavirus... ser chino en Colombia por estos días

09 de febrero de 2020 12:00 AM
Coronavirus... ser chino en Colombia por estos días
Hace unos días - me cuenta un amigo- en un centro comercial, un amigo de él vio que se acercaba un grupo de personas asiáticas tras lo cual salió corriendo. Era broma, ¿no?

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

How Pang nació en Cartagena en 1994. Su padre, muchos años atrás y antes de pisar suelo colombiano, decidió migrar ilegalmente desde su ciudad natal hasta Hong Kong. Nadó por 7 días junto a su hermano, a quien detuvieron en el camino y posteriormente encarcelaron.

Vivir en Hong Kong, sin embargo, no fue fácil para el padre de How Pang así que decidió venirse a Colombia, con una maleta de sueños y esperanzas a flor de piel. Comenzó vendiendo las típicas empanadas chinas en el antiguo Mercado de Getsemaní y, como dice How Pang, “la necesidad le enseñó el idioma español”.

Con el tiempo, pudo empezar a construir su propio restaurante. Hizo las paredes antes que el techo y allí dormía, prácticamente en el suelo. Con las ventas que poco a poco alcanzó, pudo parar su ‘muralla’, un restaurante que lo ha resguardado de malos tiempos.

Pero llegó el coronavirus.

“¿Sabes?, ayer vendimos una sola comida”, me dice How Pang cuando le pregunto si ha sentido algún cambio en las ventas del restaurante familiar con todo este cuento del coronavirus. “Hemos tenido que botar mucha comida, por eso desde hace unos días solo hacemos poco, lo necesario, para no desperdiciar tanto”.

Ya una vez estos establecimientos chinos sufrieron un impacto en sus ventas porque a la gente se le metió que en Cartagena se hacía arroz chino con carne de perro. Rumores, virus... todo parece espantar el contacto con China.

“Cuando empezó ese rumor de la carne de perro, las ventas de todos los restaurantes chinos bajaron drásticamente. Los integrantes de la Colonia China tuvieron que hacer una reunión de emergencia, recuerdo. Querían que los periódicos aclararan la situación para que los negocios no se vieran más afectados”, me cuenta How Pang.

Por cierto, según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, por lo general, los medios de comunicación centran las noticias sobre las minorías étnicas, culturales y religiosas, en lo negativo, problemático y delictivo.

“Después de mucho tiempo las ventas empezaron a mejorar y eso es debido a que los chismes pues con el tiempo se olvidan”, sigue How Pang.

“No le echamos esos animales, eso es lo que la gente dice pero en el fondo saben que no es verdad. Ningún restaurante chino puede tomar perros y usarlos como ingrediente, eso obviamente se sabría y afectaría el negocio (en muchos restaurantes chinos son colombianos quienes cocinan las recetas que les da el dueño), así que es un poco tonto pensar eso”.

¿Le temes al virus?

“Pues ojalá no llegue a Colombia. Mi papá sí le teme. Está comprando mascarillas por si acaso”- ríe.

How Pang ríe mucho y habla con un acento ‘golpeao’ que en ocasiones cede para darle paso a un chico que parece que aprende conjunciones en español (idioma que habla perfectamente).

How Pang fue a China hace varios años a aprender chino mandarín y cantonés, pero también para conocer a sus abuelos. Haber nacido en Cartagena le da una especie de dualidad que a veces no entiende.

“Qué te digo, cuando estoy aquí me dicen chino y cuando estuve en China me decían colombiano”.

Estereotipos más estigmas

En la investigación ‘Estereotipos: Constitución de la imagen de la sociedad china a través de los medios de masas’, la socióloga Rui Ma toca un tema interesante y al que hay que prestarle atención, “los medios de comunicación de masas, ya sean digitales o no, contribuyen a un conocimiento no real de una cultura y favorecen los estereotipos”, dice.

Así, el solo hecho de compartir un meme sobre ‘la rata en el arroz chino’ le echa más carbón a este fuego.

La investigadora apunta a que un nuevo uso de estos medios de masas, digitales o redes sociales, donde se fomente el conocimiento de las tradiciones y aspectos positivos de esta comunidad, contribuiría a un cambio de mentalidad. Pero a How Pang eso de los memes no le quita el sueño. “En realidad las personas que ven los memes en su mayoría son jóvenes y nosotros, como jóvenes, lo tomamos de la manera más normal posible”.

“¿Te has sentido observado por estos días”, le pregunto, y parece que huele la curiosidad.

“Realmente no. Creo que aquí, en Cartagena, no se está sintiendo la xenofobia. Aunque estos días una señora que estaba al lado mío en el TransCaribe se cambió de puesto. La llamaron por teléfono y pidió permiso porque dijo que se iba a bajar, pero realmente se sentó un poco más atrás”.

¿Será que en Cartagena se estará despertando esa xenofobia o, como la han llamado los medios internacionales, ‘chinofobia’ a raíz del coronavirus? Hace unos días - me cuenta un amigo- en un centro comercial, un amigo de él vio que se acercaba un grupo de personas asiáticas tras lo cual salió corriendo. Era broma, ¿no?

A How Pang, por cierto, todavía en la calle lo llaman Jackie Chan, Jet Li o Bruce Lee. “Antes era peor, cuando niño sí me hacían bullying en el colegio”, cuenta. “Había ese típico grupo que nos buscaba pelea sin razón a mi hermano y a mí”.

En muchos países los asiáticos conviven bajo la mirada y los susurros de la gente. Siguen siendo ‘los chinitos’, o ‘el chino del restaurante’. Son una minoría ‘estereotipada’ y al menos aquí en Colombia, no hablan de ello.

Que no despierte la xenofobia

En Europa, hijos de inmigrantes chinos del mundo empezaron a rotar el hashtag #IamNotAVirus y #JeNeSuisPasUnVirus.“Coronavirus o xenofovirus: niños que han sido acosados en la escuela, noticias y programas con lenguaje xenofóbico, altercados en transportes públicos, negación de entrada a bares y restaurantes”, denunció Quan Zhou Wu, conocida escritora e ilustradora española, de padres chinos.

How Pang espera no llegar a esos extremos aquí. “Si alguien llega a decirme algo malo, de maldad voy a toser muy duro”, afirma, y vuelve a reír.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS