Facetas


El renacer del ARC Caribe

Tras dos años atracado en aguas cartageneras, el ARC Caribe zarpó hacia el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina para formar parte de la Operación Renacer.

LAURA ANAYA GARRIDO

31 de enero de 2021 10:20 AM

La misión se acercaba con cada minuto que moría y aquellas decenas de hombres y mujeres que trabajaban bajo el sol, sin dejar lugar para el cansancio, lo sabían muy bien. Era jueves y el buque ARC Caribe zarparía en menos de veinticuatro horas por el mismo mar que lo nombra: llegaría hasta el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina con un propósito, el de remediar el desastre ocasionado por el huracán Iota en noviembre de 2020. Se convertiría en la octava unidad en la Operación Renacer de la Armada de Colombia.

Que el ARC Caribe participe justo en la Operación Renacer no es una casualidad. Primero, porque las casualidades son cosas del azar y en operaciones como esta cada detalle se planea, no hay lugar para el azar. Segundo, porque, si se quiere, el mismo buque acaba de renacer: la embarcación fue construida hace dos años en China y costó más de 44.000 millones de pesos, pero en su largo periplo hacia Cartagena sufrió averías que lo obligaron a estar atracado durante meses en el muelle de la Base Naval, mientras personal contratado por los mismos chinos trabajaba el 2020 en repararlo. (Le puede interesar: El costoso buque ARC Caribe que espera por su reparación)

Jesús Andrés Zambrano Pinzón es capitán de fragata y es, justamente, uno de los hombres que trabaja para la misión, el primero: “Soy el comandante del Buque Hidrográfico Multipropósito ARC Caribe”, me decía, con su voz siempre firme.

Si cualquier persona le preguntara para qué sirve el buque, ¿qué respondería usted? -le dije.

-El ARC Caribe es una de las plataformas más versátiles que tiene la Armada hoy en Colombia. Es un buque con capacidades para proteger el medioambiente marino, así como el patrimonio cultural sumergido; para apoyar y transportar carga al granel, etc.; para la señalización marítima, para levantamientos hidrográficos y batimétricos (estudio de las profundidades marinas); para hacer campañas oceanográficas, desarrollar transporte de personal y apoyo a la fuerza; para operaciones de búsqueda y rescate, apoyar cualquier misión orientada a la defensa y seguridad nacional y a las actividades de seguridad integral marítima, o sea, es un buque con muchísimas capacidades.

Mientras el comandante Zambrano nos dirigía al cuarto de máquinas, explicaba que el ARC Caribe tiene un sistema diferente de posicionamiento. “Se posiciona de manera dinámica, esto quiere decir que recibe señal de satélites de alta precisión y él, con la señal que recibe de los satélites, la información de sensores meteorológicos y su maquinaria, puede mantener la posición en el mar en espacio de metros. Estamos hablando del mar y decir que el buque no se va a mover metros es un sistema de posicionamiento dinámico redundante.

“Importante el sentido del desarrollo tecnológico y les voy a decir por qué. El buque tiene mucha máquina: cuatro generadores, dos propulsores, tiene dos bow thrusters (hélices de proa), el buque podría operarse casi que en la mitad, pero, como está diseñado para mantenerse en posición en zonas complejas, en donde la maniobra es difícil y no puede moverse, eso lleva a que se cuente con sistemas donde podemos perder una máquina, dos operadores y un bow thruster y que mantenga su posición”.

El fin es servir

El comandante Zambrano caminaba e iba explicando cada detalle del buque, mientras las decenas de hombres seguían cargando pacas de arroz, cajas y mucho más.

“Tiene muchas capacidades: es un buque nuevo, dos años de construido; tiene una capacidad de carga... la más grande que tiene cualquier unidad de la Armada Nacional, una capacidad de 30 toneladas, con una cubierta de carga que tiene 300 metros cuadrados, eso le permite llevar algo así como 400 toneladas de carga sobre cubierta. Tiene una cubierta de vuelo capacitada para recibir cualquier helicóptero mediano que exista, es decir, de hasta 8,8 toneladas”, apunta y la razón de ser de todo este andamiaje se orienta a un solo fin: servir.

La misión para la que tanto se preparaban, la razón de tanto ajetreo, sería especialmente importante y no solo porque se realizaría en el marco de la Operación Renacer, sino porque también marcaría el renacer mismo del buque. Tras dos años de reparaciones, por fin se echaría a las aguas a servirles a los colombianos. (Lea también: Zarpó desde Cartagena buque ARC “Caribe” con ayudas para San Andrés y Providencia)

“Me siento feliz, muy feliz —decía Zambrano—, porque yo recibí el comando del buque en enero del año 2020 y lo asumí con el compromiso de ponerlo operativo, fue una tarea que nos tomó un año. Hoy, que está operativo y que hemos hecho pruebas con él y hemos entrenado a la tripulación, siento que ese sueño de navegar mi buque como comandante se cumple, se hace realidad. Uno lo que aspira es poder navegar, cumplir la misión que se le asigna. Servir”.

¿Por qué es tan importante esta misión?

-Porque vamos al Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, el mismo que quedó arrasado, particularmente la isla de Providencia y Santa Catalina. Se trata de un lugar en donde la asistencia que está dando el Gobierno, particularmente, Gestión de Riesgos, la Armada, la Dimar, las Fuerzas Militares, requiere de una logística importante alrededor de materiales, de equipos, de vehículos, alimentación, relevos de personal, espacios para suministrar alimentación a gente que está en tierra e, incluso, un lugar donde dormir.

Estamos llevando un contenedor refrigerado para proveer comida a la gente que tenemos allá. Todos son elementos que van al servicio de la fuerza, de reconstrucción, llevamos contenedores que son el establecimiento de la nueva Capitanía de Puerto, que fue destrozada por Iota, y ese es un servicio que se tiene que brindar a la comunidad. Estamos llevando un carro-taller que apoyará en la reconstrucción de las casas de la isla. Estamos muy contentos de poder servir en esta misión, porque esta es una plataforma espectacular. Un buque con unas características muy buenas para servir propiamente en este momento: su diseño y su calado permiten que sea muy funcional entrando a lugares donde otros buques quizá no pueden entrar.

¿Cuánto tiempo van a estar en el archipiélago?, Zambrano dice no manejar esa información, porque depende de muchos factores, como las condiciones operacionales y los mismos requerimientos de la zona.

  NOTICIAS RECOMENDADAS