Esta es la razón por la que debes cuidar a las tortugas carey

03 de junio de 2018 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Hace mucho, mucho tiempo, en un lugar no muy lejano, la madre tierra sumó su fuerza con la energía cósmica del universo para crear una especie única, capaz de proteger los mares, los océanos y la existencia misma de los demás seres vivos. Un ser que puede recorrer las aguas alrededor del planeta y anidar en la tierra, llevando consigo a lo largo de sus extensas travesías, una sombrilla protectora que transmite energía vital y le proporciona a los arrecifes de coral y las zonas costeras un escudo que permite que la vida se desarrolle y pueda dispersarse alrededor de todo el mundo.

Esta responsabilidad fue dada a una especie de fuertes y tiernas criaturas, más antiguas que los dinosaurios, con quienes supieron siempre convivir, y nunca han aflojado en su incansable e imprescindible labor, sin la cual ninguno de nosotros podría hoy estar en la Tierra. Su silenciosa y efectiva tarea, la cual asumen desde el momento en que son concebidas, hasta el momento de su partida, permite que todos los seres que habitamos este pequeño lugar en la galaxia podamos vivir y disfrutar de las distintas etapas de nuestro desarrollo y evolución.

El nombre dado a estas gallardas y sabias guerreras es el de tortugas carey, las que en compañía de otras especies como las tortugas verdes, caná, cabezona y golfina, se han encargado de alimentar y proteger el ciclo vital de todo su ecosistema, y a partir de allí la vida de todos nosotros. Sin su tenaz y desinteresada labor toda la existencia en los océanos desaparecería, con lo que la Tierra seguiría pronto sus pasos de extinción.

En este momento, ellas, nuestras guardianas y protectoras, necesitan de todos nosotros. A pesar de habitar este mundo por miles y miles de años, mucho antes de la llegada del ser humano, es este último quien se está encargando de hacerlas desaparecer. Y somos nosotros, los colombianos, en especial los que vivimos en Cartagena, quienes debemos convertirnos en su principal apoyo y en su primera línea de defensa. Tenemos que luchar por ellas y por su supervivencia, no porque sean bonitas y valerosas, sino porque su extinción sería el inicio de la nuestra.

Debemos apoyar a estas tenaces guerreras para que puedan continuar realizando su invaluable labor de proteger y generar vida a su alrededor, llevando siempre una estela de energía vital que se dispersa alrededor de todo nuestro planeta. Ahora mismo en Cartagena, nosotros, seres humanos, niños y adultos, tenemos la oportunidad y tal vez el deber de apoyar a una especie que nos necesita y que nosotros necesitamos mucho más.

A partir de hoy, cada una de las personas que habitamos la ciudad heroica, sus costas y archipiélagos debemos enfocar nuestros esfuerzos en recuperar y proteger los lugares en los que ella recorre sus etapas de nacimiento, crecimiento y desarrollo. No importa si eres un biólogo marino, o si eres un pescador, o si vives del turismo o eres un turista, todos debemos involucrarnos en este proceso. No son 1 o 10 kilómetros los que debemos proteger, sino todas las costas, arrecifes y océanos.

Y las debemos cuidar sobre todo de nosotros mismos. De la basura que producimos y arrojamos a los mares. De la pesca indiscriminada y de la vanidad superflua que nos lleva a usarla como parte de un artículo decorativo. Tampoco se trata de alejarnos de ellas y de cerrar espacios de playas para que no les estorbemos, se trata de darles las condiciones vitales que necesitan, de respetar su hábitat y de aprender a convivir con ellas, dejándolas que cumplan su misión sin ponerles obstáculos. Qué bueno poder ser testigos del origen y evolución de la vida, así como de ver en acción a estas súper heroínas. Sé que es posible recorrer junto a ellas caminos inolvidables y momentos que quedarán por siempre en nuestras mentes sin ponernos en el camino de su deber místico. Debemos ser capaces de respetar sus espacios y tiempos, así como de mantener un desarrollo y turismo sostenibles y responsables con el ambiente.

Si por algún motivo estamos bajo el efecto de algún maleficio que nos impida ver y sentir el dolor de estas tortugas que velan por todos nosotros, al menos espero que seamos capaces de reconocer cómo la chispa de nuestra existencia se apagará cuando las tortugas desaparezcan.

Ya no hay posibilidad de decir después o mañana. O actuamos inmediatamente o las tortugas van a extinguirse, llevándose consigo el secreto y la esencia de la vida en nuestro planeta. Si las dejamos morir la vida entera se esfumará y ya no habrá nunca más un “y fueron felices para siempre”, tan solo el fin.

La liberación
El Parque Nacional Natural Corales del Rosario y de San Bernardo liberó 11 tortugas carey Eretmochelys imbricata (especie migratoria en peligro crítico de extinción) ayer, en Isla Arena. Estas tortugas fueron rescatadas de un nido de Playa Blanca, Barú, en el año 2017 y trasladadas a una zona segura para garantizar su recuperación.

En Colombia
En el mundo hay 7 tipos de tortugas marinas y todas están en algún tipo de peligro de extinción. En las costas de Colombia habitan cinco de esas especies. En el Caribe están la caná, la cabezona, la verde y la tortuga carey. En el Pacífico se puede observar la caná, en menor medida, la carey, la verde, o negra en esta zona y la golfina, la cual tiene su principal playa de anidación para Suramérica en el Chocó. En Cartagena, incluido el Archipiélago de San Bernardo y Corales del Rosario, encontramos la carey, la cabezona y la verde.

En Colombia no tenemos muchas tortugas de cada una de las especies, pero sí albergamos la mayor diversidad dentro de las tortugas marinas del mundo. Y se están reproduciendo en nuestras playas.

Desde 2007 se viene trabajando un programa de conservación de tortugas marinas en el Parque Natural Corales del Rosario.

Las tortugas marinas son especies biológicas sombrilla, porque al conservarlas a ellas y perpetuarlas, estamos también protegiendo y conservando otras especies asociadas a ellas y también a sus hábitats. Es una de las pocas especies del mar que pueden pasar su ciclo de vida, no solo cuando nace o anida en la playa, sino también en zonas costeras y oceánicas. Los flujos de energía y materia en las redes trópicas son compartidas y transportados por las tortugas y es una función esencial que cumplen.

Dice la academia
“Desde la academia se hace un llamado para que gran parte de los esfuerzos que se hagan en aras de la protección y conservación de las tortugas, tengan un componente social y sus implicaciones. Los habitantes deben constituir la primera línea de defensa. Se deben evaluar alternativas de protección sostenibles, que sean procesos que para que funcionen, más allá de lo policivo y las medidas, deben tener en cuenta a los habitantes y moradores de la zona, quienes muchas veces tienen un conocimiento fundamental, a veces incluso con datos que los académicos no tienen. Es necesario hacer del saqueador, un amigo”, dice Aminta Jáuregui Romero, investigadora docente de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, sede Santa Marta, y directora del Programa de Conservación de Tortugas y Mamíferos Marinos.

“Definitivamente, Playa Blanca y sus ecosistemas aledaños están degradados, el daño es casi irreversible. Necesitamos darle un respiro a la playa, el cierre y manejo son urgentes, pero la justificación no puede ser exclusivamente la tortuga carey”, dice Karla G. Barrientos Muñoz, directora científica de la Fundación Tortugas del Mar y Coordinadora de Widecast (Wider Caribbean Sea Turtle Conservation Network).

Amenazas para las tortugas marinas
La demanda por su carne y sus huevos. Las redes de pesca comercial y la pesca incidental. La contaminación marina. El cambio climático, ya que el sexo o género en las tortugas lo define la temperatura del ambiente; si son temperaturas altas (por encima de 29,5 grados) nacerán sólo hembras y con temperaturas por debajo, machos. La degradación del hábitat por urbanización y comercialización de sus playas. Y por último, su mayor amenaza, el ser humano.

Aquí puedes ver el video: (Video: el espectáculo de la liberación de las tortugas carey en Isla Arena).

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS