Guillermo Quintana cura el cuerpo y el alma

05 de julio de 2020 12:00 AM
Guillermo Quintana cura el cuerpo y el alma
Guillermo Quintana compone champetas y también es médico.//Foto: Cortesía.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Uno se puede escapar de todo, menos de las cosas que nacen del alma y a mí me nace, de manera genuina, componer champetas y cómo no me va a suceder eso si me crié en un barrio donde la música es como la brisa, está en todas partes, se mete a las casas de día, de noche, de madrugada, incluso, a veces no deja dormir. Con tanta brisa cualquiera termina atrapado en un torbellino de sentimientos y sueños”.

Eso me dice Guillermo Quintana Salcedo mientras hablamos de su gran amor por la champeta.

Este cartagenero, que se escucha sereno y emotivo desde la bocina de mi teléfono, nació y se crió en el barrio La María, rodeado del amor de sus seres queridos y del afecto de los vecinos que muchas veces se vuelven como miembros de la familia. En las calles polvorientas y llenas de historias, algunas felices, otras muy tristes, encontró las pasiones que le dan luz a su vida. Guillermo es uno de los mejores compositores que ha dado el género y que escuchamos mencionar en clásicos con frases como: “Doctor Guillermo Quintana, si el enfermo se mejora no es para rendirse, pero en cuestiones de amores..”, “Doctor, dedique mi canción”, “Doctor, la mujer se escoge de raza...”.

Sí, Guillermo es un reconocido ginecólogo y obstetra, de 42 años, que de bebé no tuvo canciones de cuna, sino champetas y sonidos africanos que aún retumban en los picós y calles. “Cerca de mi casa vivía la familia Iriarte y su emblemático picó Rey de Rocha, así que desde niño tuve una cercanía con ellos y con el picó. Siempre veía cuando lo preparaban para un toque, iba a los lugares donde serían los bailes, pero nunca entraba. No podía hacerlo porque mi familia se oponía, y es que ellos querían que fuera un profesional, tenían miedo de que algo malo me pasara, que perdiera mi horizonte. Tenían las esperanzas puestas en mí y solo hasta el año 2000 logré entrar a un toque”, me cuenta, mientras al fondo se escucha un ventilador y pasos rápidos.

Imagen 692afec5-2ae7-4b9b-bba9-b402825451cf

Con Mr Black.//Foto: Cortesía.

Nada lo detuvo

Aunque intentaron alejarlo de esa pasión, Guillermo siguió siendo un fanático. Comenzó a jugar fútbol y para muchos tuvo el talento necesario para ser jugador profesional, sin embargo, un problema de salud lo alejó de las canchas, y es así como decidió comenzar a estudiar Medicina. Entre clases, parciales y trabajos se ‘quemaba las pestañas’, pero seguía pendiente a los nuevos sonidos, artistas y los avances del género.

“Gracias a mi cercanía con los Iriarte pude conocer a muchos cantantes. El primero fue ‘Álvaro, El Bárbaro’, seguido por ‘Edwin, El Maestro’, después ‘El Afínaito’ y ‘El Jhonky’. Así fue como fui entrando a este mundo no como seguidor, sino como alguien cercano, entonces comencé a componer, algo que siempre me ha fascinado. En este proceso me ayudó mucho el desaparecido cantante Sergio Liñán, ‘El Afinaíto’. Él era mi compadre, mi amigo y es un orgullo saber que aprendí de uno de los mejores artistas y compositores de la historia de la champeta”, señala.

Lo escucho muy atenta. Sus relatos están cargados de emoción, satisfacción y nostalgia. Las imágenes llegan a su mente frescas y parecen no tener fin. Con tristeza habla de la muerte de ‘El Afinaito’ y la de ‘El Jhonky’, el primero en diciembre del 2012 y el segundo, en julio del 2005. “Nadie está preparado para perder un amigo, nadie quiere que se vayan tan pronto y en el mejor momento de sus vidas”, expresa.

Dice que al escribir los temas se inspira en todo, en especial en la cotidianidad de los barrios y que precisamente ese ha sido el éxito de sus letras. “Con Álvaro grabamos ‘La cláusula’, que fue un hit regional; con ‘El Afinaíto’ hicimos 20 temas que son clásicos, entre los más recordados ‘Te va a doler’ y ‘La suerte está echada’. Con ‘Edwin, El Maestro’ grabamos ‘Mala racha’; con Mr Black está ‘Me manda papelitos’. Junto a ‘El Jhonky’ hay varias como ‘La mecedora’, ‘La rasquiñita’ y ‘La vaina está delgadita’. Fuimos coautores en estas canciones. En verdad son como 50 las composiciones grabadas por artistas, todas son éxitos. También conté con la ayuda de mi compadre y guitarrista Luis García. (...) Me había alejado de esta faceta para hacer mi especialización y otras cosas, pero he vuelto y junto a ‘Edwin, El Maestro’ estamos promocionando ‘El laberinto’. En cuarentena he escrito 10 canciones y tres ya se han grabado”, cuenta orgulloso.

Imagen 84df29ad-a70b-4e18-bfe1-1550671e9c1b

Con ‘Álvaro , El Bárbaro’.//Foto: Cortesía.

Nobles gestos

Y mientras me cuenta anécdotas como el día que le dijo ‘en la cara’ a ‘El Jhonky’ que no le gustaba cómo cantaba, pero luego terminaron siendo amigos y componiendo grandes éxitos en un consultorio donde trabajaba en Olaya Herrera. O, una tarde, cuando ‘El Afinaíto’ le dijo que las canciones que escribía parecían un libro, que tenía que ‘inspirarse menos’, incluso, los paseos en moto con ‘Álvaro, El Bárbaro’ por el barrio Chiquinquirá, yo no puedo dejar de imaginar cómo es su vida en medio de la pandemia. “Es difícil, pero hay que tener fe y creer en Dios. Yo trabajo en la Clínica Maternidad Rafael Calvo y siempre llegan decenas de pacientes, con un sinnúmero de problemas, pero ser médico también es una pasión y me permite ayudar, es algo que me gusta”, recalca.

Comenta que se ha perdido 8 kilos por el estrés que le genera la emergencia sanitaria, pero agradece porque en la clínica la situación es menos compleja que en otras entidades de salud locales. “Por fortuna, las mujeres embarazadas no tienen muchas complicaciones con el COVID-19 y los recién nacidos tienen pocas posibilidades de contagio, sin embargo, mantenemos todos los protocolos. En mi casa seguimos unas medidas sanitarias también”.

Dice que ha ayudado a muchas mujeres venezolanas y de escasos recursos de la ciudad y lo hace porque se siente “útil y buen ciudadano”. También, que hace poco organizó una campaña para donar mercados a artistas de champeta y deportistas, además, se apersonó del caso de ‘Álvaro, El Bárbaro’, quien tiene un problema en las cuerdas vocales y necesita ser operado. “Estamos haciendo una colecta con una emisora local para pagar su cirugía y que no pierda su voz”, añade.

Usa el ahora común vestido de ‘astronauta’ para cuidarse del virus, mientras sigue ayudando personas tanto en la clínica como en otros lugares de la ciudad. A su vez, va escribiendo frases que llegan su mente para una próxima canción y es que para el ‘Doctor Guillermo Quintana’ la música es medicina para curar el alma y todos necesitamos una dosis.

Imagen ae3a20d7-b736-4d33-b3df-b8ceb45676e1

Junto a Chawala.//Foto: Cortesía.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS