Isabel Cristina Ramírez, tras los pasos de Obregón

07 de junio de 2020 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Ella va tras sus pasos, como quien se sumerge en aguas profundas, buscando la luz que guarda la sombra.

Alejandro Obregón es siempre una sorpresa.

Su vida y obra son una sorpresa prodigiosa que despierta el interés de estudiosos del fenómeno artístico en la región Caribe y en el país y aquellos que, como la historiadora Isabel Cristina Ramírez, profundizan en su heredad y vigencia artística. (Lea también: Ministerio de Cultura declara el 2020 como Año Alejandro Obregón).

“En primer lugar, privilegio la agudeza del artista ante la naturaleza y la realidad social y política de Colombia”, precisa la investigadora, quien prepara una serie de conferencias para conmemorar el centenario del natalicio de Obregón, que se cumplió el 4 de junio.

“En segundo lugar, la rica y potente exploración pictórica en toda su obra. La contundencia de su pincelada, el manejo del color y del espacio. En tercer lugar, la capacidad de entender y apropiarse de las tradiciones artísticas. Su capacidad para beber de diversas fuentes, y de los artistas que le precedieron. Obregón transgrede lenguajes plásticos, conoce, estudia, interioriza y apropia esos lenguajes universales creando propuestas en las que universaliza lo local. En ese apropiamiento está el barroco europeo, Goya, Braque o Picasso”, explica Isabel Cristina.

Picasso y Obregón

“La gran pregunta no es que Obregón fuera influenciado por Picasso, sino cómo el joven Obregón empieza a mirar a Picasso, reacciona y lo interioriza en sus primeros años, para hacer algo diferente. En ese tiempo primaba el cubismo como lenguaje internacional. Él no se quedó en la propuesta geometrizante de Picasso, sino que retomó el lenguaje picassiano e hizo propios los lenguajes de la modernidad occidental, consolidando su propio lenguaje que no es europeo, sino que es su experiencia local que ha vuelto universal.

“‘La influencia de ‘Guernica’ (1937) la veo en su obra ‘Masacre’, del 9 de abril de 1948. Allí veo el espíritu de las figuras fragmentadas. Sin duda hay una influencia de Picasso en esa fragmentación plástica, pero Obregón se aleja y va más allá de la tradición del claroscuro, y las figuras fragmentadas en blanco y negro. Él aporta nuevos matices de color y forma. No hay que olvidar que Picasso es un referente importantísimo e ineludible para una generación de artistas en el mundo. El joven Obregón asume esos lenguajes del mundo, pero construye en su investigación una obra suya, propia, nuestra. Su obra bajo el influjo de Picasso no es picassiana sino obregoniana. Él logra crear una obra muy distinta y muy distante de Picasso”.

La revolución del arte moderno

“Obregón no es el único protagonista del arte moderno en Colombia. Él no está solo. Y asumirlo solo no le hace bien al artista. Hay una relación que él establece con otros artistas. Una relación compleja en la que problematiza lo que se está creando y produciendo en el contexto local y universal. Y hay que ver la obra del artista dentro del proceso que se vive en el arte nacional con sus antecesores. Obregón proviene de una familia cosmopolita que tiene una experiencia y una vida cosmopolita en Barcelona, Inglaterra, Boston, Barranquilla. Su formación, sus viajes por el mundo, su recorrido por los museos europeos, su vivencia cultural, todo lo hace romper esquemas. Es hijo de una generación de ruptura, al igual que Cecilia Porras o Enrique Grau, que rompen normas sociales y familiares, en la manera de actuar y pensar, vestirse, comportarse, etc. Y Obregón, junto a ellos, es de los primeros creadores del Caribe que se asume como artista moderno. Obregón estudia en colegios de la élite social de España, Estados Unidos e Inglaterra. Tiene el privilegio de ir y venir de Barcelona a Barranquilla, de Barranquilla a Boston y Londres. Eso le permite dialogar con diversas culturas y referentes tanto pictóricos como literarios. Es un actor intelectual y es un gran observador del mundo”. (También le puede interesar: Cartagena bajo el signo de Alejandro Obregón)

Marta Traba

Isabel Cristina Ramírez considera que Marta Traba fue, sin duda, una gran escritora, crítica e impulsadora del arte moderno en Colombia. Pero también fue excluyente con muchos artistas. Y se excedió al decir que Alejandro Obregón fue el inaugurador del arte moderno en Colombia, “no teniendo en cuenta que ese arte moderno fue una construcción colectiva, de Obregón y de tantos que lo antecedieron. Que esa construcción se forjó y consolidó a través de muchos actores y procesos artísticos”.

El protagonismo solitario de Obregón que promovió Marta Traba no lo ayuda ni le hace bien.

A Obregón, en este centenario de su natalicio, hay que verlo en la interlocución y relación activa con esa idea ya perdida del grupo intelectual compartido. Fue un profesor de Bellas Artes en Barranquilla y Bogotá, que además fue gestor de la idea del Museo de Arte Moderno de Cartagena y Barranquilla, lo que hace aún más vigente su obra y su legado al arte y la cultura del Caribe y el país.

Epílogo

Hablar con Isabel Cristina es viajar a la historia del arte moderno en el Caribe y el país.

Es la autora del libro ‘Obregón, geografías pictóricas’. Catedrática e investigadora de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad del Atlántico. Doctora en Arte y Arquitectura de la Universidad Nacional de Colombia en la línea de Historia del Arte Colombiano y Latinoamericano, magíster en Historia del Arte de la Universidad de Siena, Italia, y especialista en Docencia Universitaria de la Universidad de Caldas.

Entre sus investigaciones se destaca ‘La génesis de los Museos de Arte Moderno en Cartagena y Barranquilla y la búsqueda de legitimación de un arte nuevo, 1958-1965 (2012)’.

Isabel Cristina rastrea en los documentos, en los periódicos, va tras un dato que complementa e interroga y lo confronta con la obra. Mira cada pintura en distintos planos y valores, y la contextualiza con la vida, historia y circunstancia social, política y cultural del artista. (Lea también: 100 años del natalicio de Alejandro Obregón, 72 instantes de su vida).

Como quien viaja a la historia secreta de las pinceladas y a los silencios de luz y sombra que emergen de las pinturas de Obregón.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS