Jóvenes en política, un cambio necesario

09 de agosto de 2019 06:34 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Abogamos por incluir jóvenes en la política porque necesitamos sangre fresca para disipar ese olor a corrupción que conservan la mayoría de dependencias públicas.

Solemos ver en los cargos gubernamentales los mismos apellidos, a las mismas personas y, aunque no se puede decir que la política es Colombia es un fracaso en todos los departamentos, a nivel general (sea en una ciudad o pueblo), se siente que después de cada mandato la situación sigue igual o empeora (eso sí, quedamos con alguna calle pavimentada).

Los partidos y movimientos políticos colombianos enviaron 131.312 solicitudes, de las cuales se aprobaron 121.194 por parte de la Registraduría Nacional del Estado Civil.

En su orden, donde más se inscribieron aspirantes fue en Antioquia (13.968); Cundinamarca (11.361); Santander (8.418); Boyacá (8.207); Valle (7.548) y Bolívar (5.170).

El 27 de octubre de 2019 se elegirá en Colombia a los próximos alcaldes, gobernadores, concejales y juntas administrativas locales, pero contrario a apoyar, muchos se quejan de la gran cantidad de caras jóvenes que se han lanzado a algunos cargos. Es aquí cuando nos preguntamos: ¿Pueden lograr ellos un verdadero cambio en la política?

Con 27 años, Paula Trilleras es docente y directora del programa de Gobierno y de Relaciones Internacionales de la Universidad La Gran Colombia. Es Internacionalista de la Universidad del Rosario, con enfoque en Transformaciones Globales y Desarrollo, especializada en derecho internacional, con maestría en ‘Construcción de paz y Desarrollo’. Ella está segura de que incluir a los jóvenes en la política es un paso hacia una gran transformación.

“Los jóvenes son el futuro, el motor. Creo que con esta mayor consciencia que hemos tomado podemos aportar un grano de arena para cambiar todas esas situaciones complejas que se ven en nuestro país”, destaca.

En entrevista con El Universal, la directora del programa de Gobierno y de Relaciones Internacionales de la Universidad La Gran Colombia responde algunos interrogantes respecto a este movimiento juvenil en la política:

Las razones de los jóvenes en la política...

- Las razones por las que los jóvenes tienen más participación dentro de la política a grandes rasgos son tres. Primero, cansancio; segundo, por un aspecto inspiracional; y, tercero, al volverse conscientes de su participación e identidad colectiva.

Los jóvenes se han vuelto más conscientes de que son un pulmón, representan un montón de cambios sociales y se dieron cuenta de que siendo una colectividad pueden transformar lo que no les gusta: la desigualdad, la corrupción, la inconformidad social. Al entender en qué consiste esta colectividad y esta participación, ellos dejaron de ser unos consumidores de mensajes políticos y ahora son productores de unos nuevos mensajes inspiracionales. Por otro, lado la construcción de juventud ha cambiado, hay una concepción más occidentalizada dentro de la política.

¿Tener un presidente joven está influyendo en este movimiento?

- En occidente se ven muchos más jóvenes no solo en la política, sino asumiendo cargos directivos en el sector privado y en lo público.

En cuanto a la participación, ya son mucho más visibles, así que eso ha sido importante para que más personas se animen. Adicional a eso, vemos que los líderes mundiales cada vez son más jóvenes.

Tenemos el caso de Emmanuel Macron, presidente de Francia con 41 años; el mismo Justin Trudeau, primer ministro de Canadá (47 años) o, por qué no decirlo, tenemos a Iván Duque (43 años), el presidente más joven de Colombia. Esa parte inspiracional ha alentado esta transformación política.

También se ha tomado muchísima más consciencia sobre el derecho a ser escuchados. Se ha tomado más consciencia sobre las políticas sociales que se viven en nuestro país en temas como la inequidad, los derechos y deberes.

También ha cambiado la concepción que tienen ahora los adultos sobre los jóvenes. Antes escuchabas que un adulto decía que los jóvenes eran inexpertos, personas que estaban en una etapa de transición entre la adolescencia y la vida adulta, mas no eran tenidos en cuenta como agentes de cambio, pero ahora lo son.

Los jóvenes son por eso tan importantes dentro de la participación política y en cualquier escenario.

¿Qué cualidades o características debe tener un joven que se lance a un cargo público?

- Primero, debe conocer de primera mano y muy bien cuál es la realidad que quieren cambiar. Ellos no van a ser una continuidad, sino agentes de cambio. Precisamente por el ímpetu que traen quieren llegar a transformar, así que se debe tener claro qué es lo que se va a transformar.

También deben tener claras cuáles son las políticas públicas que se pueden implementar, cuáles no y sobre todo debe ser una persona que sea escuchada y de cierto modo que se deje guiar por la experiencia de los que ya tienen un recorrido y un bagaje.

¿Puede cambiarse esa concepción de corrupción del imaginario colombiano?

- Una de las razones por las que los jóvenes decidieron participar es precisamente porque quieren combatir esa corrupción que han vivido y específicamente hablo del caso colombiano.

Antes estaban acostumbrados a dejar las riendas del país en manos de unos actores que simplemente perseguían sus intereses. Ahora, como agentes de cambio, precisamente quieren llegar a combatir esa corrupción y de cierta manera cambiar la noción que se tiene de la política, lo cual es muy sano, porque hay que abrirles paso a las nuevas generaciones.

Las nuevas generaciones son innovadoras, emprendedoras, tienen otra perspectiva del mundo, han viajado, han visto cómo funciona el mundo en otros ámbitos, hay que abrirles espacio a las nuevas generaciones y precisamente la corrupción es una de las causas por las que hay más participación política de jóvenes.

Compra de votos, ¿un fenómeno que puede cambiar?

- Creo que se puede cambiar cualquier imaginario. Si nos unimos en una misma colectividad, luchando por un mismo bien común y una misma causa, es posible denunciar esta compra de votos y entrar en razón. No tienen culpa solo los que los venden sino los que los compran. Entonces se debe implementar una concepción de no vender y no comprar votos. Los jóvenes podrían ser agentes de cambio para esta problemática.

***

Para famosos pensadores, como Aristóteles o Tomás de Aquino, la política es continuidad de la ética, pues hay una necesaria relación entre la polis (ciudades) y la formación del ciudadano virtuoso y la vida buena.

Todos deberíamos participar en política, si bien no en cargos públicos, por convicción de aportar al bien común. Eso se logra eligiendo por nosotros mismos y apartando los prejuicios.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS