Jóvenes que buscan dignificar el trabajo de los recicladores

24 de mayo de 2020 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Los vemos con un saco al hombro o rodando su carretilla por toda la ciudad sin importar el inclemente sol, frío o lluvia. Muchos son mayores de 70 años, muchas son madres y cabeza de hogar. Muchos viven en comunidades vulnerables y por eso son reconocidos por la Corte Constitucional de Colombia como sujetos de especial protección.

Solo en Cartagena hay 1.782 trabajadores y 191 bodegas, según un censo realizado en 2016 por el Distrito en alianza con la Fundación Mamonal, la asociación Compromiso Empresarial para el Reciclaje (Cempre) y Esenttia.

Tras ese aspecto desaliñado de aquellos que recogen los desperdicios de gente como usted o como yo, está un trabajo importante para el ambiente y un ser humano que ha escogido este oficio para subsistir.

Estefanía Ángel es politóloga y, como se describe, tiene alma de ecóloga. Ha adquirido experiencia en educación, específicamente en Gestión de Proyectos con comunidades, resolución de conflictos y pensamiento crítico. Es coordinadora de Cumbres Blancas Colombia, proyecto que genera consciencia sobre el deshielo de los glaciares tropicales y de Return Home en NOMO Waste, proyecto de economía circular y dignificación de la labor de recicladores.

Con NOMO Waste, junto a su fundador, Gerónimo Basille, Diego Cortés y Juan Felipe Betancourt, hace parte de las iniciativas que los jóvenes líderes de One Young World están promoviendo en sus países para enfrentar la pandemia, sumados a más proyectos en América Latina.

Y es que para dignificar la labor del reciclador se necesitan garantías y compromiso del Gobierno, el sector privado y nosotros como comunidad.

“El objetivo de NOMO Waste es que los recicladores tengan una labor digna, en la cual los ciudadanos valoren lo que ellos hacen y tengan condiciones suficientes para ejercer su labor, desde la protección de sus derechos, hasta el trato que se les da. Hay un estigma contra esta comunidad; no saben que son recuperadores ambientales. Son personas que viven de una economía informal y que no tienen las suficientes garantías”, explica Estefanía.

NOMO Waste actualmente trabaja en un proyecto de retornabilidad de botellas de vidrio y Estefanía dice que la percepción de la comunidad es negativa frente a ellos.

“Sabes, cada persona debería conocer al reciclador que pasa por su casa o por su edificio, debería saber las condiciones en las que labora, si no tiene elementos de protección, apoyarlos y brindarles respeto”, dice la emprendedora.

Aunque están en Bogotá, la realidad para estos trabajadores es casi la misma en todas las ciudades colombianas, por lo cual desde NOMO Waste se invita a:

- Conocer las asociaciones de recicladores de su barrio, o ciudad.

- Donar mercados a esta población.

- Colaborarles con implementos de aseo.

- Valorar su trabajo.

- Tener mejores hábitos al momento de emitir desechos.

La comida escasea para ellos por estos días; necesitan mercados porque muchos son mayores de 70 años y se han tenido que quedar en sus hogares. Asimismo, debido al cierre de la industria y el comercio, han visto una disminución significativa en los materiales de los cuales viven.

Refiere Estefanía que esta población necesita apoyo en cuanto a implementos de aseo y bioseguridad, “porque están en contacto con materiales y se exponen más, pues las personas no hacen una clasificación adecuada de los residuos, lo que conlleva a que ellos puedan contaminarse, sobre todo en esta época de COVID- 19”.

En cada ciudad existen asociaciones que difícilmente tendrán dinero para comprar los elementos de bioseguridad que necesitan para todos los que pertenecen a ellas.

Otro de los problemas que afrontan los recicladores tiene que ver con su movilización, “porque, si nos damos cuenta, ellos cargan con lo que recogen, en lo que llamamos zorras, o se echan los sacos al hombro, lo que les ha generado afectaciones en sus espaldas”, complementa.

Es tiempo de mejorar

Para Estefanía, en Colombia el esquema de recolección de residuos debe avanzar y por otro lado en los espacios públicos no tenemos una diferenciación adecuada de residuos, por lo que todo lo consideramos ‘basura’. Y es que si el producto tiene un buen empaquetado, puede aprovecharse para el reciclaje o se puede compostar.

“Por eso importante tener mejores hábitos de consumo, que aprendamos a dejar de usar plásticos de un solo uso. Los recicladores de oficio cumplen una labor muy importante: son los encargados de recoger los residuos que producen los ciudadanos, empresas, restaurantes, compañías, para poder hacer el debido aprovechamiento de estos recursos. Sin los recicladores, más residuos llegarían a rellenos sanitarios que actualmente en muchas ciudades ya están colapsados. Reciclar es fundamental para una economía circular en la que lo que se produce se puede volver a aprovechar”, afirma Estefanía.

Desde NOMO Waste han buscado el apoyo del privado y es así como unidos a ABinBev, Bavaria, Fundación Bavaria y Wata, junto a la Secretaría de Integración de Bogotá hace poco donaron 400 mercado, en una acción de doble impacto, pues estos mercados se los compraron a tenderas que se han visto afectadas por el COVID- 19.

“Donamos los mercados a los recicladores, además de guantes y tapabocas. Hemos recibido donaciones de particulares que han querido apoyarlos y la meta es seguir apoyando a esta población con más mercados y más aliados. Por ejemplo, nos unimos con Wata, que por cada tapabocas que les compren, le donan uno a un reciclador y esto demuestra la disposición a ayudar que existe en medio de esta crisis”, agradece.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS